Anuncios

Las negociaciones sobre el alto el fuego en Gaza concluyen sin avances mientras se acerca el Ramadán

Un soldado israelí operando en la Franja de Gaza en medio del conflicto en curso entre Israel y el grupo islamista palestino Hamás

Por Nidal al-Mughrabi y Bassam Masoud

EL CAIRO/RÁFAH, FRANJA DE GAZA, 5 mar (Reuters) - Las conversaciones sobre el alto el fuego entre Hamás y los mediadores se interrumpieron el martes en El Cairo sin que se produjera ningún avance, y solo quedan unos días para detener los combates a tiempo para el comienzo del Ramadán.

Bassem Naim, alto cargo de Hamás, dijo a Reuters que la milicia había presentado su propuesta de acuerdo de alto el fuego a los mediadores durante dos días de conversaciones, y que ahora esperaba una respuesta de los israelíes, que se mantuvieron al margen de esta ronda.

"(El primer ministro Benjamin) Netanyahu no quiere llegar a un acuerdo y la pelota está ahora en el tejado de los estadounidenses" para presionarle a favor de un acuerdo, dijo Naim.

Israel se ha negado a comentar públicamente las conversaciones de El Cairo.

Una fuente dijo anteriormente a Reuters que Israel se mantenía al margen porque Hamás había rechazado su exigencia de facilitar una lista de todos los rehenes que siguen vivos. Naim dijo que esto era imposible sin un alto el fuego previo, ya que los rehenes estaban dispersos por la zona de guerra y en manos de grupos separados.

Las conversaciones de El Cairo se habían anunciado como el último obstáculo para alcanzar el primer alto el fuego prolongado de la guerra, una tregua de 40 días durante la cual se liberaría a decenas de rehenes y se destinaría ayuda a Gaza para evitar una hambruna provocada por el hombre, antes del Ramadán, que comenzará a principios de la próxima semana.

Fuentes de seguridad egipcias afirmaron el lunes que seguían en contacto con los israelíes para permitir que las negociaciones continuaran sin la presencia de una delegación israelí.

Washington, el aliado más cercano de Israel y uno de los patrocinadores de las conversaciones de alto el fuego, ha afirmado que ya hay sobre la mesa un acuerdo aprobado por Israel y que depende de Hamás aceptarlo. Hamás refuta esta afirmación como un intento de desviar la culpa de Israel si las conversaciones fracasan sin acuerdo.

Estados Unidos también ha pedido a Israel que haga más para aliviar la catástrofe humanitaria de Gaza, donde más de 30.000 personas han muerto por el asalto israelí, lanzado tras los ataques de Hamás que mataron a 1.200 personas en octubre.

EL HAMBRE ACECHA GAZA

La hambruna se está extendiendo en la asediada Franja de Gaza, ya que los suministros de ayuda, ya muy reducidos desde el comienzo de la guerra, se han reducido a apenas un goteo en el último mes. Franjas enteras del territorio están completamente privadas de alimentos. Los pocos hospitales de Gaza que funcionan, ya saturados por los heridos, se están llenando de niños que mueren de hambre.

Ahmed Cannan, un niño con los ojos hundidos y la cara demacrada, yacía en una cama de la clínica al-Awda de Ráfah, envuelto en una rebeca amarilla. Había perdido la mitad de su peso desde el comienzo de la guerra y ahora solo pesa 6 kg (13 libras).

"Su situación empeora cada día. Que Dios nos proteja de lo que se avecina", dijo a Reuters su tía, Israa Kalakh.

La enfermera Diaa al-Shaer dijo que un número sin precedentes de niños demacrados como él estaban llegando a la clínica: "Nos enfrentaremos a un gran número de pacientes que sufren esto, desnutrición", declaró.

La situación es peor en el norte de Gaza, fuera del alcance de las agencias de ayuda o de las cámaras de los informativos. Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que 15 niños han muerto de desnutrición o deshidratación en un hospital.

Israel afirma que está dispuesta a permitir la entrada de más ayuda a Gaza a través de los dos puestos de control en el extremo sur del territorio que ha permitido abrir, y culpa a la ONU y a otras agencias de ayuda de no distribuirla más ampliamente.

Las agencias de ayuda afirman que esto se ha vuelto imposible con la ruptura de la ley y el orden, y que depende de Israel, cuyas tropas han asaltado las ciudades de Gaza y las patrullan, proporcionar acceso y seguridad para la distribución de alimentos.

"La sensación de impotencia y desesperación entre los padres y los médicos al darse cuenta de que la ayuda vital, a solo unos kilómetros de distancia, se mantiene fuera de su alcance, debe ser insoportable", dijo Adele Khodr, directora regional de UNICEF para Oriente Próximo y el Norte de África.

(Información de Nidal al-Mughrabi en El Cairo y Bassam Massoud y Mohammed Salem en Rafah; redactado por Peter Graff; editado por Angus MacSwan; editado en español por Javi West Larrañaga)