Anuncios

Mientras navegantes y funcionarios de Miami Beach luchan, la legislatura pretende restringir el anclaje

Puede que navegantes de Miami-Dade se enfrenten a más limitaciones respecto a dónde pueden anclar sus barcos y yates debido a una propuesta que se aprobó en la Cámara de la Florida y se está moviendo favorablemente en el Senado.

La legislación pretende limitar el anclaje nocturno en la Bahía de Biscayne, lo que, según los legisladores, ayudaría a resolver las preocupaciones sobre los daños medioambientales en la zona y la seguridad de los navegantes recreacionales.

Pero los críticos de la legislación dijeron que infringe los derechos de los propietarios de embarcaciones, deja a los navegantes con menos opciones y los culpa injustamente de los problemas citados por los legisladores.

La versión de la Cámara de Representantes se aprobó el jueves por la noche. Impediría a los navegantes anclar sus barcos de noche en las vías navegables entre Venetian Islands y alrededor de Palm Island.

El proyecto del Senado se votará la semana que viene, pero difiere ligeramente del de la Cámara. El lenguaje tendría que ser ordenado entre los dos proyectos de ley con el fin de llegar a la mesa del gobernador.

“La zona a la que se refiere el proyecto de ley es un área muy popular para la navegación recreacional, tal vez la más transitada del estado, pero en este momento los barcos amarrados permanentemente están creando una situación de peligro para los navegantes recreacionales”, dijo la republicana del sur de la Florida y patrocinadora del proyecto de ley del Senado Ileana García.

“Y, lo que es más importante, se está causando un daño considerable al medio ambiente en esta parte de la Bahía de Biscayne, ya que los desechos humanos y la basura no son eliminados adecuadamente por los navegantes irresponsables. El proyecto de ley no cierra completamente el área geográfica”, dijo García.

Quienes se oponen al proyecto de ley dijeron que los navegantes no son la causa principal de los problemas.

Tensión entre los navegantes y la comisión de Miami Beach

Los aficionados a los cruceros y la Comisión de Miami Beach llevan enfrentados desde finales del año pasado, después de que la comisión votara a favor de retirar un muelle muy popular entre los aficionados a los cruceros que, de acuerdo con ellos, les ayudaba a conseguir comida y agua de tierra firme.

El comisionado David Suárez ha encabezado la iniciativa para aplicar medidas más estrictas a los navegantes de la zona y se mostró “decepcionado” por el hecho de que la legislación se haya suavizado y abarque menos zona de la inicialmente prevista.

“Solo va a ayudar a esas zonas concretas y no soy partidario de darle mordiscos a la manzana. En mi opinión, todo el mundo debería beneficiarse de una buena legislación”, dijo Suárez en una entrevista con Miami Herald.

Si bien dijo que las cuestiones ambientales y de seguridad eran grandes preocupaciones que tenía con los navegantes que viven en sus botes en la Bahía de Biscayne, también dijo que cree que los alquileres vacacionales a corto plazo en embarcaciones de este tipo están creciendo en popularidad en Miami Beach.

“No hay absolutamente nada que podamos hacer como ciudad para regularlo, por lo que es una gran preocupación para la comisión, porque ahora no es solo una comunidad que vive a bordo de sus embarcaciones, sino que va a ser una situación de alquileres a corto plazo y de negocios que, lamentablemente, no podemos regular y que estará fuera de control”, dijo Suárez.

Carlos León, organizador de Miami Beach Boaters Association, señaló que en enero la policía de Miami Beach y Florida Fish and Wildlife Conservation Commission (FWC) llevaron a cabo un registro de varias embarcaciones de vida a bordo que demostró que solo dos de las 39 embarcaciones fueron citadas por deshacerse indebidamente de sus residuos y dijo que el verdadero daño a la bahía lo causan las roturas de las tuberías de aguas residuales.

“Esa narrativa de que dañamos la bahía no es cierta. Este es nuestro patio trasero. Aquí es en donde vivimos. Aquí es en donde nadamos. ¿Cree que si arrojáramos nuestros residuos en ella estaríamos nadando en el agua?”, dijo León en una entrevista con Miami Herald.

Suárez dijo que no consideraba significativo el control de saneamiento, afirmando que solo cubría una pequeña parte de la comunidad de habitantes en la zona y que cree que hay formas sencillas de cubrirse las espaldas si se han estado vertiendo aguas residuales de forma inadecuada.

León dijo que no está de acuerdo con la legislación. Dijo que bloquear las zonas alrededor de las islas es “comprensible”, dada la costosa propiedad en esas secciones, pero teme que la legislación dé paso a más leyes en el futuro que podrían restringir más zonas de la Bahía de Biscayne.

“Creo que solo queremos que la gente nos vea como seres humanos”, dijo León. “Es muy triste que nos etiqueten como delincuentes. Soy habitante de South Beach desde hace 10 años, así que, para mi comunidad, en la que trabajé, en la que viví, que me digan ‘Oh, no eres bienvenido aquí’ es muy triste”.

¿Qué contienen los proyectos de ley de la Cámara de Representantes y del Senado?

El HB 437 designa efectivamente porciones adicionales de la Bahía de Biscayne como “zonas de limitación de anclaje”.

El proyecto de ley establece que una persona no puede anclar un buque en cualquier momento durante el periodo comprendido entre media hora después de la puesta del sol y media hora antes del amanecer en las vías navegables entre San Marino Island y Di Lido Island, Rivo Alto Island y Di Lido Island y entre Palm Island y MacArthur Causeway.

Establece que, si una embarcación es interrogada por las fuerzas del orden por encontrarse en una zona de limitación de anclaje, deberá aportar pruebas de su localización con documentación que demuestre que la embarcación se encontraba en otro lugar a una distancia mínima de “una milla náutica” en un periodo inferior a 45 días antes de la investigación.

El proyecto de ley también dijo que para ello pueden usarse pruebas electrónicas, incluidos, entre otros, dispositivos de navegación o de seguimiento, pero deben estar fijados permanentemente a la embarcación. Si el propietario de la embarcación no aporta pruebas a las fuerzas del orden o se niega a hacerlo, se le puede expedir una citación.

Los estatutos estatales actuales establecen las siguientes excepciones para el uso de las zonas de limitación de anclaje: Si la embarcación tiene un fallo mecánico que supone un riesgo excesivo de daño para la embarcación o las personas a bordo, si las condiciones meteorológicas inminentes o existentes en las inmediaciones suponen un riesgo para la embarcación o las personas a bordo o si la embarcación asiste a “una regata, carrera, desfile marítimo, torneo, exhibición u otro evento especial”.

La versión del Senado del proyecto de ley no incluye la zona entre Rivo Alto Island y Di Lido Island como zona de limitación de fondeo.