Najib continúa su calvario judicial con la esperanza de un indulto

·3  min de lectura

Kuala Lumpur, 25 ago (EFE).- El exprimer ministro de Malasia Najib Razak volvió este jueves a los juzgados para hacer frente a un segundo juicio por corrupción dos días después de que ingresara en prisión tras ser condenado a una pena de 12 años, mientras se mantiene en su entorno la esperanza de un indulto.

En su primera aparición pública desde que entrara en prisión el pasado martes, Najib acudió al Tribunal Federal de Putrajaya donde ahora se enfrenta a cuatro cargos por usar su posición para recibir sobornos por un total de 2.300 millones de ringgit (513 millones de dólares) del fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB) y otras 21 acusaciones de lavado de capitales.

Según la agencia de noticias Bernama, Najib entró sin esposar al Tribunal Federal de Malasia, tras llegar escoltado por vehículoss policiales.

Desde su ingreso en prisión tras el rechazo unánime de los jueces a su apelación contra la condena por la apropiación indebida de 42 millones de ringgit (9,9 millones de dólares o 8,8 millones de euros) del fondo 1MDB, se han multiplicado las especulaciones sobre un posible indulto o una rebaja de pena para el exmandatario.

INDULTO ALTAMENTE PROBABLE

El exprimer ministro Mahathir Mohamad declaró hoy en un comunicado que es "altamente probable que (Najib) sea indultado después de ser encarcelado", especialmente si su partido, UNMO, gana las elecciones previstas para 2023.

La víspera, unas 200 personas se congregaron frente al Palacio Nacional de Kuala Lumpur, sede del gobierno, para reclamar un indulto para Najib, que ocupó la jefatura de gobierno durante nueve años, hasta que fue reemplazado por Mahathir en 2018.

Según el abogado constitucional New Sin Yew, Najib tiene 14 días desde el momento de la sentencia para hacer una petición de indulto y poder conservar así su puesto de parlamentario, que por el momento mantiene.

"Si la petición es aceptada, se mantendrá como parlamentario, y dependiendo de lo que diga el indulto puede quedar libre de todas las sentencias que se han pronunciado en su contra", declaró el experto constitucional a la cadena de radio BFM.

El exmandatario, de 69 años, gobernó el país desde abril de 2009 a mayo de 2018 y se declara inocente de las acusaciones relacionadas con el 1MDB, también deberá pagar una multa de 210 millones de ringgit (46 millones de dólares o 47 millones de euros).

Los delitos que se achacan al exdirigente son abuso de poder y de confianza y lavado de dinero por el desvío millonario a sus cuentas privadas.

CALVARIO JUDICIAL

Además, Najib afronta otros cuatro juicios y decenas de cargos por este caso de corrupción del fondo soberano, que salpicó a exbanqueros de Goldman Sachs acusados de aceptar sobornos y blanquear miles de millones de dólares del 1MDB, según una investigación judicial en Estados Unidos.

La trama de corrupción de 1MDB salió a la luz en 2015, cuando una investigación periodística expuso el desvío multimillonario desde el fondo estatal a las cuentas privadas de Najib, fundador del fondo y por entonces primer ministro de Malasia.

Según las investigaciones policiales, Najib y sus asociados desviaron a sus cuentas privadas 4.500 millones de dólares (4.532 millones de euros) procedentes del brazo inversor del Estado malasio, un escándalo que propició su caída del poder tras perder las elecciones de mayo de 2018.

Najib, el primer mandatario malasio que ingresa en prisión, pertenece a un importante clan político al ser hijo de uno de los padres fundadores de Malasia, Abdul Razak Hussein, primer ministro entre 1970 y 1976.

(c) Agencia EFE