Anuncios

Mundial de skate en Argentina: la inspiradora vida de Martín Pibotto, constructor de 120 pistas y coach de la selección

Martín Pibotto en acción construyendo una pista de skate en San Juan
Martín Pibotto en acción construyendo una pista de skate en San Juan

Martín Pibotto mira a los costados, menea la cabeza y parece no poder creer lo que está viviendo, un verdadero sueño, después de todo lo que sufrió en su vida y protagonizó dentro de su deporte. A los 49 años está parado en el medio de la pista olímpica que diseñó y construyó, a días de disputarse el torneo más importante de skate que haya pisado el país. La semana que viene, en San Juan, tendrá lugar la tercera fecha del circuito olímpico -con puntos para París 2024-, nada menos que en el skatepark que el director técnico de la selección hizo en tiempo récord durante 2022. Nada es casualidad. Una doble función que tiene que ver con su talento, dedicación y compromiso. Y, sobre todo, con su resiliencia. Una capacidad muy especial que tuvo para levantarse ante traumas familiares que a tantos otros los habrían puesto nocaut.

Oscar Ruggeri encaró a un excompañero de la selección y le preguntó por su ausencia en México ‘86: “No me acuerdo”

Nada le fue fácil a Pibotto en su vida. Al contrario. Todavía le impacta recordar la tumultuosa infancia que vivió con una madre con problemas con el alcohol y un padre propenso a la violencia, que se terminó suicidando cuando él tenía 24 años. “Fueron épocas difíciles, con hechos muy marcantes, con peleas, golpes, sangre…. Luego, cuando se separaron, hubo un poco de paz, pero nunca del todo”, recordó Martín, quien aún dormía una mañana cuando escuchó el teléfono y un mensaje en el contestador.

Era la mujer de la limpieza en la casa de su padre, que requería su presencia de forma urgente por un hecho grave en aquel domicilio. Pensó lo peor porque conocía a su padre, con el que había vivido hasta hacía meses. Y cuando llegó, lo confirmó: se había suicidado con una escopeta. “Nunca me voy a olvidar la escena cuando entré al baño…”, rememora, evitando los detalles que todavía dan vueltas en su mente.

Martín Pibotto dando clases a jóvenes interesados en el skate
Martín Pibotto dando clases a jóvenes interesados en el skate

El skate, entonces, pasó a ser su salvación desde los cinco años, cuando un vecino le regaló una tabla traída de Estados Unidos. “Desde ahí competí en todas las categorías, incluso entre profesionales, hasta los 18 años. Pero, claro, era otra época: el skate era muy marginal, casi que no era considerado deporte. Había grandes prejuicios, nos gritaban por la calle y nos echaban de todos lados, hasta con la Policía… Sponsors, si tenías, era por canje. Claramente, no podías vivir de eso. Hoy también es muy difícil, pero antes era directamente imposible”, subrayó.

La furia de Alfa de Gran Hermano por el exabrupto que le gritaron en la calle: “No me lo voy a bancar de nadie”

Martín siguió andando como hobbie hasta que la vida lo puso en una encrucijada. “Cuando mi padre se suicidó, tuve que hacerme cargo de todo. Hasta ahí yo laburaba de hijo, estudiaba y andaba en skate. Mi viejo no nos dejó casi nada y tuve que empezar a trabajar. Daba clases particulares para el secundario y laburé en campañas de vacunación. Hasta que tuve que tomar una decisión: me buscaba un laburo como cadete o algo parecido, o le buscaba la vuelta por el lado de mi deporte, el skate”, dijo.

La decisión fue seguir en lo que conocía bien, su deporte. Se armó un buen currículum y a los dos meses era el team manager de una empresa importante. Armó equipos de skate, BMX y roller para hacer acciones y eventos. Y, a la vez, organizó diversos eventos y exhibiciones en escuelas de Capital Federal durante tres años. Luego se le ocurrió ser pionero en la enseñanza. “Me pregunté por qué no podía haber escuelas de skate, cuando el resto de los deportes tenían. Y arranqué, con un éxito tan grande que llegamos incluso a clubes y countries. Estuve 14 años dando clases (2000-2014) y todavía hoy me encuentro con gente que me cuenta que yo le enseñé”, relató, con orgullo.

Pibotto en plena construcción de una pista de skate en San Juan
Pibotto en plena construcción de una pista de skate en San Juan

En 2016, Pibotto llevaba años gestionando el espacio público y pensando que era esencial tener más pistas en el país. Y, con su experiencia, empezó a diseñar. La primera fue en 2009, en Catamarca. Era apenas la cuarta en el país, en aquel momento. “Estuve cuatro meses allá y tuve la suerte de cruzarme con un constructor que me enseñó mucho”, contó. De esta manera, pasó del diseño y documentación, como por ejemplo planos, a ocuparse también de la construcción. “No cualquiera puede hacerlas, se cometen muchos errores si no conocés del deporte y crees que porque construiste edificios, podés armar pistas de skate”, relató el protagonista de esta historia.

El emotivo video de la AFA en homenaje a Lionel Scaloni por su cumpleaños

Hoy tiene, entre diseñadas, supervisadas y construidas más de 120 pistas, con cuatro en proceso, una olímpica en Avellaneda, dos de Street en Vicente López e Ingeniero Maschwitz y una de ambas especialidades en la República de los Niños. Las más importantes ya hechas son la de Tecnópolis, Pachá, Converse, Mataderos, Parque O’Higgins en Mendoza y, la de Pocito (San Juan), la primera olímpica de ambas modalidades en el país, con la homologación mundial para Park.

“En lo personal es un reconocimiento enorme que me la hayan dado a mí, que haya quedado tan bien en tan poco tiempo -50 días- y que hoy pueda albergar una fecha del Mundial. Este torneo en el país es un hecho sin precedentes y poder estar acá, como técnico y constructor, que en esta pista estén los mejores del mundo es una sensación muy especial”, reconoció.

Terminó la jornada en San Juan y Martín mira para atrás. En la pista que construyó. “Es muy especial estar acá. Después de todo lo que pasé el poder haber salido adelante en la vida y haber logrado transitar mi camino y ganarme la vida haciendo lo que me apasiona, es un gran orgullo”, admitió. Por último, remarcó su evolución en la materia: “Era la única salida en un deporte con un mercado chico. Ha sido un placer enseñar, difundir, sembrar, construir… Y casi que tocar el cielo con las manos poder vivir de lo que me gusta”.