Anuncios

Mujeres en la historia: mecenas, promotoras y coleccionistas de arte

La formación de las colecciones del Museo del Prado está estrechamente ligada a la labor de promoción artística que desarrollaron algunas de las mujeres más representativas de la monarquía hispánica desde Isabel I de Castilla (La Católica) a Isabel II (siglo XIX).

Reinas, princesas, regentes y gobernadoras que desempeñaron un papel fundamental no sólo en el ámbito de la promoción de obras de arte, sino en los principales escenarios del poder, siendo responsables, en gran medida, de la internacionalización de la Monarquía Hispánica. Sin embargo, a menudo, paseamos por ejemplo en las salas del Museo del Prado, por citar alguno, sin reparar en ello, sin advertir que muchas de sus obras maestras son fruto de un patronazgo en femenino.

De ahí que esta institución del arte en España reflexiona sobre el papel de la Mujer en el ámbito de las Bellas Artes, como mecenas o coleccionistas de las obras del arte, protagonistas incluso como pintoras que fueron algunas reinas o hijas de pintores afamados como se ve a través de la abundancia de las obras adquiridas por algunas de ellas.

Así lo explica la profesora Beatriz Blasco Esquivias de la Universidad Complutense de Madrid, en su conferencia de introducción sobre las mujeres promotoras de las artes, entendiendo hasta como elemento de poder, de presentación y hasta de propaganda, una ocasión, de hacer protagonistas a las mujeres.

En “El Prado en femenino”, un relevante itinerario bajo la batuta de la profesora García Pérez, dirige nuestra mirada a una treintena de obras de mujeres que promocionaron, coleccionaron e inspiraron algunas de las obras más emblemáticas que finalmente terminaron en este museo nacional o que conformaron su origen, el Real Museo de Pintura. Promotoras artísticas, patronas de las artes, mujeres en suma que impulsaron en el caso de España el Museo del Prado como lo fue la reina Isabel de Braganza, y contribuyeron poderosamente a formar sus colecciones de Isabel I de Castilla a Isabel Clara Eugenia.

Retrato de busto corto, de Isabel de Braganza (Lisboa, 1797-Aranjuez, 1818). Segunda esposa de Fernando VII (1784-1833), a quien se atribuye la iniciativa para la creación del Museo de Pinturas, pero falleció sin ver abierto el Real Museo de Pinturas. Por Vicente López Portaña.
Retrato de busto corto, de Isabel de Braganza (Lisboa, 1797-Aranjuez, 1818). Segunda esposa de Fernando VII (1784-1833), a quien se atribuye la iniciativa para la creación del Museo de Pinturas, pero falleció sin ver abierto el Real Museo de Pinturas. Por Vicente López Portaña.

Este 2023, y tras el primer simposio celebrado el año pasado, dedicado al mecenazgo, esta nueva cita, titulada “Protagonistas femeninas en la formación de las colecciones del Museo del Prado II. De Isabel de Borbón a Mariana de Neoburgo” está dirigida por Noelia García, indagó el mismo tema pero con ejemplos del Barroco.

Y no pasa desapercibido que estas conferencias (de escucha libre en internet) han servido para subir a las salas del museo muchas obras que permanecían relegadas en los depósitos de los museos, como por ejemplo, los retratos de Isabel Clara Eugenia y Alberto de Austria de Rubens y Brueghel el Viejo; el de Isabel de Valois de Pantoja de la Cruz o Ana de Austria de Bartolomé González. También reconsiderar obras como los bustos como Leonor de Austria o el de la reina María de Hungría, intentando eliminar elementos descriptivos pero muy ubicativos como el de “esposa de, hermana de, hija de...”

María de Austria, por Diego Rodríguez de Silva y Velázaquez.
María de Austria, por Diego Rodríguez de Silva y Velázaquez.

Desde el Prado destacan dos de sus peculiaridades que lo convierten en un modelo para difundir el destacado papel desempeñado por las mujeres en el ámbito del patronazgo artístico.

“La primera, vinculada a su creación y consolidación, con dos ejemplos tan relevantes como el de su fundadora y promotora, la reina Isabel de Braganza, segunda esposa de Fernando VII, siendo la hija de éste, la reina Isabel II, ya en el siglo XIX, quien logró mantener unidas las obras del entonces antiguo Real Museo de Pintura. La segunda de estas peculiaridades alude a la estrecha vinculación que existe entre la formación de sus colecciones y las mujeres de las casas reales”, señalan responsables del simposio.

La reina doña Mariana de Austria, esposa de Felipe IV por Diego de Velázquez 1653.
La reina doña Mariana de Austria, esposa de Felipe IV por Diego de Velázquez 1653.

Para este encuentro científico el Museo del Prado ha reunido a un destacado elenco de investigadores internacionales que analizarán la labor desarrollada por nuevas protagonistas femeninas, esta vez por mujeres que van desde el período de Isabel de Borbón (1603-1644) y la de Mariana de Neoburgo (1667-1740).

Cristina de Suecia a caballo, por Sébastien Bourdon, 1653-1654.
Cristina de Suecia a caballo, por Sébastien Bourdon, 1653-1654.

Se trataron conceptos como la “reginalidad o queenship” en la cultura visual de la Edad Moderna, la construcción de la imagen de poder de la mujer, la instrumentalización de arte al servicio de intereses políticos o devocionales y sobre todo el papel femenino en el desempeño como mediadoras artísticas y culturales de gran repercusión en lo relativo al intercambio de obras y promoción de artistas.

Reinas, princesas, regentes y gobernadoras

Reinas, princesas, regentes y gobernadoras que desempeñaron un papel fundamental no sólo en el ámbito de la promoción de obras de arte, sino en los principales escenarios del poder, siendo responsables, en gran medida, de la internacionalización de la Monarquía Hispánica.

Mujeres cuyas actuaciones coinciden con los años comprendidos entre el nacimiento de Isabel la Católica y la muerte de Isabel Clara Eugenia enmarcadas entre 1451 y 1633.

La presentación y visita al itinerario expositivo “El Prado en femenino. Promotoras artísticas de las colecciones del Museo (1451-1633). Un recorrido a través de la colección permanente que nos invita a explorar nuevas narrativas, que subyacen detrás hecho por mujeres de repercusión histórica como María de Hungría, Juana de Austria o Isabel Clara Eugenia.

La reina regente María Cristina junto a su hija la Infanta Isabel, futura reina Isabel II, pasando revista a las tropas, por Mariano Fortuny.
La reina regente María Cristina junto a su hija la Infanta Isabel, futura reina Isabel II, pasando revista a las tropas, por Mariano Fortuny.

Otro ciclo de conferencias “Mujeres artistas en el Prado. El siglo XIX y el tránsito a la modernidad”, dirigido por Encina Villanueva, analiza los lugares que hicieron posible que algunas mujeres de esta época pudiesen dedicarse profesionalmente al arte y en las formas en las que las artistas trabajaban.

En definitiva, poner en primera fila a estas mujeres y quienes fueron y cómo sus responsabilidades políticas tuvieron una repercusión decisiva en las obras de arte que comisionaron, las principales líneas de investigación que se derivan del patronazgo artístico de estas promotoras las obras relación a las colecciones del Museo, destacando su papel como mediadoras artísticas y culturales entre las cortes europeas.