Anuncios

Mujeres buscan acelerar los cambios y ganar más espacio en la arena política de Paraguay

Por Lucinda Elliott y Daniela Desantis

ASUNCIÓN, 29 abr (Reuters) - Soledad Núñez, una ingeniera y exministra paraguaya de 40 años, busca un espacio en la arena política del país dominada por hombres como la primera vicepresidenta electa en los comicios del domingo.

El país, una sociedad tradicionalmente machista y patriarcal, ha sido difícil para las mujeres en materia política. Solo el 15% de los legisladores son mujeres, una cifra que se sitúa por debajo del promedio regional latinoamericano de alrededor de un tercio.

En las últimas elecciones generales de hace cinco años, solo hubo una candidata a presidenta o vicepresidenta, pero hay signos de que la situación ya no es la misma porque esta vez el número subió a siete candidatas de un total de 26.

"Algo está cambiando, aunque sea lentamente", dijo Núñez en una entrevista con Reuters en la que recordó cómo, cuando era una estudiante, un profesor universitario le dijo en su clase de ingeniería de ocho mujeres y más de 90 hombres que las mujeres deberían cocinar y limpiar los pisos.

"Desde muy joven vi a muy pocas mujeres en roles de liderazgo, en la política y en la industria", dijo Núñez, quien a los 31 años se convirtió en la ministra más joven de la historia en 2014.

"Tener una mujer en la cima tendrá consecuencias", sostuvo. "El simple hecho de estar allí es importante porque inspira confianza en las demás para que participen".

Núñez es candidata a la vicepresidencia de la principal coalición opositora que va a desafiar en las urnas al gobernante Partido Colorado.

Si es elegida, Núñez y su compañero de fórmula presidencial, Efraín Alegre, se comprometieron con la paridad de género en el gabinete, que actualmente tiene apenas una cuarta parte de mujeres. El Partido Colorado también aprobó planes de paridad de género para el gabinete.

Lea Giménez, exministra de Hacienda de Paraguay y candidata a senadora por el Partido Colorado, dijo a Reuters que hubo un proceso "duro y reñido" para que las mujeres ingresaran a la política local.

"Muchas veces las mujeres que empezamos a incursionar en política somos más nuevas en relación a los varones y eso implica un proceso de aprendizaje", dijo. "Pero yo quiero llegar por haber hecho un buen trabajo y no por un cupo".

Las mujeres paraguayas fueron de las últimas en América Latina a las que se les permitió votar o registrarse como candidatas en las elecciones, en 1961. En 1992, cuando se restableció la democracia después de una dictadura de 35 años, la igualdad de género fue consagrada en la Constitución.

El progreso ha sido irregular.

En las elecciones generales hace cinco años no se eligió ni una sola gobernadora entre los 17 jefes regionales. En las votaciones municipales de 2021, alrededor de una cuarta parte de los cargos fueron para mujeres.

Ese año se implementó un cambio en el sistema de votación que significa que los votantes deben clasificar a sus legisladores favoritos, a diferencia de una elección de lista cerrada, con el objetivo de crear un campo de contendientes más amplio y competitivo.

Algunas mujeres están preocupadas de que pueda funcionar en contra de las candidatas, que a menudo tienen un aparato político más frágil y menos financiamiento de campaña.

"Cada candidato tendrá que hacer campaña solo, creando costos enormes para las personas, lo que es perjudicial para las candidatas", dijo la senadora Esperanza Martínez, de 63 años.

Martínez, de la alianza de izquierda Frente Guasu, se encuentra entre los 45 senadores que se postulan para la reelección. Solo ocho escaños en el Senado, alrededor de una quinta parte, están ocupados actualmente por mujeres, un número que se espera disminuya después de las elecciones.

"Puede haber una larga lista de candidatas para elegir, pero no serán votadas si no tienen visibilidad y viajan por todo el país", dijo. "Lo poco que representamos en el Senado empeorará con este sistema".

La activista de derechos y política Lilian Soto estuvo de acuerdo: "A partir de ahora, vas a necesitar más recursos para darte a conocer", señaló.

Martínez dijo, sin embargo, que la política de paridad de género del gabinete fue un paso importante, que se produce en medio de debates más amplios en universidades y empresas sobre los derechos de las mujeres, a menudo impulsados por las generaciones más jóvenes.

"Al insistir en la paridad de género, se abre aún más el debate", dijo Martínez. "Sin embargo, las barreras de entrada a la política todavía son demasiado onerosas para ignorarlas".

(Reporte de Lucinda Elliott y Daniela Desantis. Editado en español por Javier Leira)