Una mujer corrió desnuda por la calle y se tiró al río tras consumir hongos alucinógenos

·2  min de lectura
La mujer fue grabada mientras corría por la calle desnuda
Gentileza La nueva

La calma habitual de las tardes en la ciudad de Ituzaingó, en Corrientes, se vio interrumpida esta semana por una sorpresiva escena. Una mujer corrió desnuda por la calle y luego se arrojó al Río Paraná. La protagonista confesó haber consumido hongos alucinógenos conocidos como cucumelos, luego de haber sido rescatada por agentes de la policía correntina.

La sucesión de los hechos se dieron el último domingo y quedaron registradas por incrédulos testigos. La mujer fue grabada corriendo sin ropa por la ciudad correntina y -alertada por la presencia policial- se dirigió a la zona de la playa, según informó el medio local LT7 Noticia.

La mujer oriunda de la ciudad de Ituzaingó se arrojó al Río Paraná y fue rescatada por autoridades policiales junto a pescadores que se encontraban en la zona.

En este contexto, se procedió a solicitar asistencia al personal de Salud, quienes se hicieron presentes en el lugar y encabezaron el traslado de la mujer al hospital local. Allí fue donde la protagonista confesó haber consumido los hongos alucinógenos conocidos como cucumelos.

En diálogo con LA NACION, Carlos Damin, Jefe de la División Toxicología del Hospital Fernández y presidente de Fundartox, precisó: “Los cucumelos son una variedad de hongos nativos de nuestro país que tienen efectos alucinógenos, que tienen -básicamente- dos principios activos, que son las psilocina y la psilocibina”.

“Producen un cuadro de alucinación bien característico”, continuó el experto, y precisó: “La persona se encuentra absolutamente fuera de su estado de conciencia, con alteraciones visuales, auditivas, de ubicación de tiempo y espacio”.

En este sentido, Damin advirtió que el consumo de este tipo de hongos conduce a no tener orientación sobre lo que uno hace. “Por eso pueden cometer cualquier tipo de acción que no pueden reconocer para sí mismos”, indicó.

Según precisó la joven, el consumo del hongo se había dado horas antes del hecho. Así, el consumo del mismo le habría provocado una alteración mental transitoria. “Es un hongo con un pobre efecto sobre todo el aparato cardiovascular, pero produce una gran alteración del estado de conciencia”, advirtió Damin.

La mujer es mayor de edad y permanecía en observación en el Hospital Billinghurst.

Hongos; cucunmelo
Shutterstock


Hongos; cucunmelo (Shutterstock/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.