Mujer que asesinó a su pareja iba a terapias por violencia doméstica

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 21 (EL UNIVERSAL).- Hace un mes, el esposo de María del Rosario desapareció. El lunes por la noche la mujer confesó que mató a su compañero y metió el cadáver en un tambo al que vertió sosa cáustica para disolverlo y ocultar el crimen.

La mujer, una adulta mayor, le dijo a su familiar que había guardado el cadáver del hombre dentro de un tambo con químicos en su domicilio de la colonia Arenal, alcaldía Venustiano Carranza. La razón que expuso fue la de ser víctima de los golpes e insultos de su esposo.

Por eso, Carolina, la hija de la mujer, acudió a la policía para denunciar lo ocurrido. Ante los agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Carolina dijo que su madre era una costurera que solía asistir a terapias psicológicas por la violencia que vivía en su casa ubicada en la alcaldía Venustiano Carranza.

Pero hace un año, las terapias terminaron. Desde entonces, María debió enfrentar la violencia sin ayuda de nadie. La mujer, costurera de oficio, confesó que hace un mes mató al hombre y entambó el cuerpo.

La propietaria de la accesoria donde María del Rosario tenía su taller corroboró que un hombre de tez morena, complexión delgada, solía visitarla y a menudo discutían porque el sujeto llegaba en estado de ebriedad.

Cuando los policías acudieron a la vivienda de la calle Xocoyote hallaron el tambo con los restos del cadáver.