Anuncios

Mujer que le arrojó un plato de comida a una empleada de Chipotle fue sentenciada a trabajar 2 meses en un puesto de comida rápida

(CNN) -- La mujer que le arrojó un plato de comida caliente a una empleada de Chipotle en la cara fue sentenciada a un mes de cárcel y dos meses de trabajo en un puesto de comida rápida.

Los videos de la mujer, Rosemary Hayne, cuando reprende a la trabajadora de Chipotle, identificada como Emily Russell, y luego le arroja la comida a la cara el 5 de septiembre se volvieron virales después del incidente. Hayne, de 39 años y madre de cuatro hijos, se declaró culpable de un delito menor de agresión y recibió la sentencia la semana pasada en el tribunal municipal de Parma, Ohio. El juez Timothy Gilligan le dio la opción de una sentencia de cárcel de 90 días o una sentencia de 30 días además de 60 días trabajando en un negocio de comida rápida.

Chipotle presenta un diseño de restaurante totalmente eléctrico con energía renovable

“¿Quieres ponerte en sus zapatos durante dos meses y aprender cómo debe tratarse a las personas, o quieres cumplir tu condena en la cárcel?” le preguntó Gilligan a Hayne en la audiencia.

“Me gustaría estar en sus zapatos”, respondió Hayne.

Hayne aún debe encontrar el empleo, dijeron Gilligan y su abogado a CNN este miércoles. El abogado defensor, Joseph O'Malley, dijo que su cliente no tenía antecedentes penales antes del incidente y que realmente ella lamenta sus acciones de ese día.

"Démosle la oportunidad de no dejar que este día en específico defina el resto de su vida", dijo a CNN.

Gilligan dijo que el empleo de Hayne lo deberá aprobar el tribunal y tendrá que trabajar allí 20 horas a la semana. Por su parte, O'Malley señaló que Hayne no tiene trabajo actualmente.

El juez Gilligan le relató a CNN que pensó en la posible sentencia inusual un par de días antes de la audiencia de noviembre.

“Cada vez que ves el video, te enojas más y más”, dijo. “Estaba pensando: '¿Qué más puedo hacer en lugar de dejarla en la cárcel?'”.

Ante la pregunta de si él contraría a Hayne en caso de dirigir un restaurante de comida rápida, el juez respondió que no cree que ella tenga problemas para encontrar trabajo.

"No la veo como un riesgo mayor que cualquier otra personas", dijo. "La vi como alguien que perdió la calma".

Gilligan dijo que es la primera vez que dicta este tipo de sentencia, pero desafortunadamente no es el primer incidente de esta clase que se le presenta. Mencoinó que hubo un caso hace un par de años en el que un cliente que no recibió una galleta en un Happy Meal en un McDonald's alcanzó la ventanilla del autoservicio y comenzó a golpear a un trabajador. Ese acusado recibió 90 días de cárcel, dijo.

La ciudad de Nueva York demanda a Chipotle

“Veo estos casos más de lo que me gustaría”, dijo Gilligan, quien ha sido juez durante 30 años.

Cuando se le pidió un comentario sobre el caso, Chipotle respondió: "La salud y la seguridad de nuestros empleados es nuestra mayor prioridad, y nos complace ver que se haga justicia para cualquier persona que no trate a los miembros de nuestro equipo con el respeto que merecen".

Hayne rechazó una solicitud de entrevista realizada a través de O'Malley. Russell dijo al tribunal que todavía está lidiando con el estrés del incidente y que dejó el trabajo en Chipotle después del ataque y encontró otro empleo. Añadió que le gustaría comenzar a recibir terapia para lidiar con el trauma que todavía está experimentando por el ataque.

Uno de los amigos de Russell está recaudando fondos en las redes sociales para ella, alcanzando US$ 7.300 hasta el momento, y la mayor parte de ese dinero proviene de las primeras noticias sobre la sentencia de Hayne la semana pasada. Russell le dijo a WJW en Cleveland que estaba satisfecha con la sentencia de Hayne.

“Ella recibirá lo que se merece”, dijo a la estación. “Ella no recibió ni una palmada en la muñeca. Ella aprenderá a trabajar en comida rápida y, con suerte, le irá bien”.

Además del tiempo en prisión y el que pasará trabajando en comida rápida, Hayne tendrá que pagar una multa de US$ 250 y estará en libertad condicional por dos años. Gilligan le dijo a CNN que no está seguro de que Hayne esté tan arrepentida como afirmó en la corte, y señaló que todavía se quejaba de la comida durante la audiencia.

"Ella todavía no se ha dado cuenta de que esto no es apropiado", dijo Gilligan a CNN el miércoles.

“¿No obtuviste tu plato de burrito como te gusta y así es como respondes?”, le dijo a Hayne durante la audiencia. También insinuó que ella no estará contenta con la comida que está a punto de recibir en la cárcel.