Anuncios

Mujer acusa en Miami a Leon Medical Centers y fabricante de lágrimas artificiales por la pérdida de un ojo

Una demanda de una mujer de Miramar afirma que perdió su ojo derecho y ahora está legalmente ciega después de una infección bacteriana causada por lágrimas artificiales infectadas con bacterias.

La demanda de Clara Olivia también alegó que tuvo que cambiar las lágrimas artificiales de EzriCare porque esa marca fue “proporcionada” por la rama de seguros de Leon Medical Center en Doral, HealthSpring.

Tanto Leon Medical Center como HealthSpring fueron acusados en la demanda, junto con Global Pharma Healthcare, empresa india que fabricó las lágrimas artificiales, y las empresas implicadas en la importación, distribución y venta de las lágrimas artificiales, EzriCare, EzriRx y Aru Pharma.

La demanda fue presentada el martes en el 11no Circuito Judicial de Miami-Dade por Ryan Yaffa, del bufete Grossman, Roth, Yaffa y Cohen, de Coral Gables.

Ninguno de los demandados respondió a los correos electrónicos ni a las llamadas del Miami Herald.

Lágrimas artificiales y un problema real

La FDA ha anunciado cuatro retiradas del mercado anunciadas en el último mes. Las gotas oftálmicas Purely Soothing fueron retiradas por falta de esterilidad. Los tapones agrietados podrían afectar a la esterilidad de la solución oftálmica de tartrato de brimonidina, retirada por Apotex de Weston.

Pero las retiradas más importantes fueron las de Global Pharma, que retiró todos los lotes de las gotas oftálmicas lubricantes de lágrimas para los ojos de EzriCare y Delsam Pharma (carboximetilcelulosa sódica) después de una investigación de los CDC sobre un brote de “cepa de pseudomonas aeruginosa extremadamente resistente a los medicamentos”.

Más tarde, Global también retiró del mercado la pomada oftálmica Delsam Pharma.

“La mayoría de los pacientes informaron haber usado lágrimas artificiales”, señaló la investigación del brote de CDC. “Los pacientes informaron de más de 10 marcas de lágrimas artificiales y algunos pacientes usaron varias marcas. Las lágrimas artificiales de EzriCare, un producto sin conservantes de venta libre envasado en frascos multidosis, fue la marca más comúnmente reportada. Este fue el único producto de lágrimas artificiales común identificado en los cuatro grupos de centros de salud”.

La demanda de Olivia citó una declaración de EzriCare del 1 de febrero, el día en el que los CDC anunciaron por primera vez el brote: “Hasta hoy no tenemos conocimiento de ninguna prueba que vincule definitivamente el [...] brote con las lágrimas artificiales de EzriCare; no obstante, hemos tomado medidas inmediatas para detener la distribución y venta de lágrimas artificiales EzriCare. En la medida de lo posible, nos pusimos en contacto con los clientes para aconsejarles que no siguieran usando el producto”.

Una caja deconstruida de lágrimas artificiales EzriCare
Una caja deconstruida de lágrimas artificiales EzriCare

EzriCare, EzriRx Aru Pharma y Walmart fueron los acusados en una demanda presentada en febrero en un tribunal federal en la Florida por la abogada de Coral Gables Rebecca Vinacour, y Jory Lange, de Houston, de The Lange Law Group, a nombre de Teresa Phillips, vecina de Starke. La demanda de Phillips alega que contrajo una infección por pseudomonas aeruginosa.

Según la última actualización de los CDC, el brote ha afectado a 64 personas en 13 estados: Florida, California, Texas, Nueva York, Colorado, Connecticut, Illinois, Nueva Jersey, Nuevo México, Nevada, Utah, Washington y Wisconsin. De las 64, 37 estaban en cuatro grupos de centros de salud. Una persona murió y ha habido ocho informes de personas que perdieron la visión.

La demanda de Olivia indicó que ella debería estar incluida en esa cifra.

Perdió l ojo derecho

La demanda indicó que Olivia, de 68 años, usó lentes de contacto durante 30 años, lo que le provocó sequedad ocular. Para solucionar ese problema, usaba gotas que obtenía a través del plan de seguro de HealthSpring junto con los lentes de contacto que le proporcionaba LEON Medical Center.

“HealthSpring normalmente proporcionaba a Olivia gotas lubricantes para los ojos fabricadas por la compañía Bausch & Lomb”, expresó la demanda. “Sin embargo, en mayo de 2022, Olivia se dio cuenta que los colirios autorizados por su aseguradora habían cambiado. Esta vez, le proporcionaron lágrimas artificiales EzriCare”.

El 1 de agosto, con el ojo derecho “notablemente enrojecido, hinchado y anormalmente lloroso”, un oftalmólogo de LEON Medical Center y otras personas le dijeron a Olivia que tenía un arañazo en la córnea. Tres días de antimicrobianos y antibióticos no impidieron que el ojo empeorara, según la demanda, por lo que Olivia acudió a Bascom Palmer Eye Institute el 4 de agosto.

Allí los médicos aumentaron la potencia y la frecuencia de los fármacos ya prescritos y le hicieron un examen que detectó una “úlcera corneal periférica”. Se hizo un raspado diagnóstico de la córnea y tres días después, según la demanda, un examen mostró que la visión de Olivia disminuía y que el tamaño de la úlcera había aumentado: un hongo se había unido a la úlcera. Los médicos añadieron medicamentos antimicóticos y antivirales.

Cuando Olivia volvió a Bascom Palmer el 10 de agosto, de acuerdo con la demanda, le dijeron que los cultivos tomados el 4 de agosto mostraban un “crecimiento moderado de pseudomas aeruginosa”.

Un cambio de tratamiento no detuvo el problema, según la demanda. Los médicos intentaron una queroplastia penetrante, un trasplante de córnea, el 29 de agosto, pero, durante la operación, “el cirujano observó abscesos esclerales” que impidieron la extracción segura de la córnea. La operación se dio por terminada.

La demanda informó que los médicos el día de la cirugía abortada y dos especialistas en cirugía plástica y reconstructiva oftálmica vistos en los días siguientes tenían la misma opinión: con lo que ya había sucedido en el ojo derecho, el tratamiento ya intentado y “el riesgo de que la infección se extendiera sistemáticamente creando una condición potencialmente mortal”, extirpar el ojo derecho de Olivia era la mejor opción.

“El 1 de septiembre de 2022, el ojo derecho de Olivia fue extirpado quirúrgicamente y sustituido por un implante de plástico”, comunicó la demanda. “Dada su agudeza visual disminuida de 20/200 en su ojo izquierdo restante, ahora Olivia es legalmente ciega”.