Anuncios

Al menos tres muertos por choque y volcadura de micro

NAUCALPAN, Méx., enero 17 (EL UNIVERSAL).- Con severas heridas por la volcadura y choque de un microbús contra tres autos que cayeron a una barranca en la colonia Colinas de San Mateo, permanecieron hasta la noche de este lunes decenas de lesionados para que las autoridades les tomaran su declaración para denunciar al responsable del siniestro.

La mañana de este lunes, un microbús de la Ruta 43 aparentemente se quedó sin frenos y embistió dos vehículos más, donde el saldó fue tres muertos y 35 heridos. El chofer huyó del sitio.

Algunas de las víctimas acudieron al Centro de Justicia de la Fiscalía mexiquense en espera de ser atendidos para seguir con la indagatoria y exigir justicia.

A más de siete horas del siniestro "no nos han atendido", señalaron pasajeros y automovilistas lesionados, así como familiares de los tres fallecidos. Entre los heridos estaban David e Hidelberto, éste último se cortó el cuello al momento de caer el microbús, por lo que le tuvieron que darle más de 30 puntadas en un hospital privado.

El hombre, de 27 años, presentó golpes en el rostro y la cabeza, mientras esperó a las puertas del Ministerio Público de Naucalpan a ser atendido para interponer su denuncia.

De origen mazateco los hermanos, David e Hidelberto se dirigían a trabajar a una tortillería. El primero relató que subieron al microbús a las 06:45 hora en la base de "El Tejocote" y que el accidente ocurrió antes de las siete de la mañana, cuando el chofer les gritó que se había quedado sin frenos.

Fue cuando chocó y "caímos a la barranca, ya no supimos más, sólo sentí que un vidrio me cortó el cuello y empezó a brotar la sangre", por lo que vecinos de la zona que los auxiliaron los trasladaron a un hospital privado de la zona.

"Nos cobraron más de 4 mil pesos, pero mi hermano se siente mal", indicó David.

Cinthya, la conductora del Jetta color rojo que quedó destrozado, al ser embestido por el microbús, sufrió severas lesiones en la cabeza y desprendimiento de retina, además ella viajaba con cuatro niños de 13 y 14 años que iban a la escuela, dos de ellos permanecen hospitalizados por traumatismo craneoencefálico.