La muerte de Mahsa Amini a manos de la “policía de la moral” desató una ola de protestas inauditas en Irán

·8  min de lectura

La semana pasada, la policía moral de Irán arrestó y mató a Mahsa Amini, una mujer de 22 años, supuestamente porque no llevaba el hiyab islámico adecuado. A raíz de su muerte, se desencadenó una ola de protestas en todo el país.

El estallido de disturbios políticos internos y la ira contra el régimen por la muerte de Mahsa Amini coincide con la llegada del presidente Ebrahim Raisi a Nueva York para el inicio de la cumbre de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El martes estalló un quinto día de protestas por la muerte de Amini, sin muchas señales de que la ira fuera a disminuir. Se informaron protestas en varias ciudades, incluidas Qazvin, Arak y Mashhad. También ha habido protestas en la capital, Teherán. Un sitio de noticias reformista publicó una entrevista con el padre de la víctima en la que se ofrecieron nuevos detalles sobre su detención por parte de los agentes de la ley moral y planteó preguntas preocupantes sobre su muerte.

“Cuando fuimos al hospital, no nos dejaron ver a Mahsa”, dijo Amjad Amini al sitio web reformista Rouydad 24. “Tenía el cuerpo cubierto para que no pudiéramos ver los moretones. Solo podía ver la cara de mi hija y las plantas de sus pies. Pero, por supuesto que vi moretones en los pies de Mahsa”.

También han estallado protestas por la muerte de Amini en las provincias kurdas occidentales de donde proviene Amini, una etnia kurda. Los manifestantes gritaron contra el líder supremo Ali Khamenei y arrancaron banderas e insignias de la República Islámica.

Hubo informes de violencia y caos drásticos, muchos documentados en videoclips cortos y con tomas temblorosas y borrosas subidos a Internet, a pesar de las aparentes restricciones de ancho de banda en algunas regiones.

En un vídeo, se puede ver y escuchar a mujeres iraníes aplaudiendo y cantando pacíficamente hasta que una motocicleta, que al parecer la conducía un agente del régimen, provoca pánico y gritos mientras las mujeres corren. En otro clip, un comandante en un megáfono advierte a los manifestantes que se dispersen mientras docenas de policías antidisturbios vestidos de negro se reúnen alrededor de una camioneta de policía y se preparan para desalojar a la gente.

El martes circuló un vídeo procedente del oeste de Irán que mostraba a los manifestantes cargando a toda prisa lo que parecía ser un niño sin vida después de que, supuestamente, las fuerzas de seguridad le dispararan.

Las fuerzas de seguridad iraníes han tratado de frustrar las manifestaciones con gas lacrimógeno, cañones de agua y policía antidisturbios, además de enviar agentes paramilitares a favor del régimen para luchar contra las multitudes de manifestantes, que en ocasiones respondieron con piedras e incendiando vehículos policiales. Los vídeos mostraban a los manifestantes arrojando piedras a policías que huían y a los miembros de la milicia paramilitar voluntaria del Basich, quienes estaban vestidos de civiles.

“Mataré a quien haya matado a mi hermana”, corearon. “Muerte a la República Islámica”.

Al menos dos personas han muerto hasta ahora, según informes extraoficiales. Las autoridades no dejan de minimizar las protestas y afirman que los canales de medios extranjeros, incluido el servicio en persa de la BBC, las están exagerando y exacerbando.

Los analistas dijeron que todavía es muy pronto para evaluar si las protestas amenazarían la estabilidad del régimen. Las autoridades emplearon la violencia y los arrestos para socavar los movimientos de protesta en 1999, 2009 y 2019, así como brotes esporádicos de disturbios laborales, estudiantiles, étnicos y regionales en los últimos años.

Mientras que las protestas de los últimos años se centraban en reivindicaciones económicas concretas, el hecho de centrarse en la cuestión del hiyab y en el papel de las fuerzas de seguridad en el acoso sistemático a las mujeres iraníes hace que las protestas sean un tanto diferentes, con las mujeres como protagonistas

“Hubo un incendio desencadenado por el tema del hiyab, y estudiantes y mujeres encabezaron la mayoría de las protestas”, dijo Ali Fathollah-Nejad, experto en política interna de Irán en el American Council on Germany. “No fue provocado por la degradación socioeconómica. Fue provocado por agravios socioculturales”.

La particularidad de estas protestas viene de las manifestaciones de solidaridad entre grupos que a menudo pelean entre sí. Los hombres llenan las filas de las protestas dirigidas por mujeres y las élites urbanas expresan su apoyo a los kurdos étnicos que a menudo son tratados como una clase baja en Irán.

Aun así, los analistas reconocieron que las protestas siguieron siendo demasiado pequeñas y dispersas para desafiar al régimen, que tiene capas profundas de fuerzas de seguridad que aún no ha desplegado.

“El régimen responderá con puño de hierro y probablemente logrará sofocarlas”, dijo Fathollah-Nejad. “Como es habitual en estas protestas, no hay organización ni liderazgo y eso impide que se conviertan en una amenaza”.

Esta última ola de protestas callejeras comenzó después del arresto de Amini el 13 de septiembre por las temidas “patrullas de orientación” mientras visitaba Teherán desde su ciudad natal, el enclave étnico kurdo de Saghez. Según su padre, ella estaba con su hermano de 16 años en ese momento y fue abordada por la policía moral al salir de una estación de metro. Le rogó a la policía que no la separaran de su hermano, pero se negaron.

Amjad Amini le dijo a Rouydad 24 que la discusión en la calle involucró un altercado físico. “Uno de los agentes empujó a Mahsa y la agredió físicamente”, supuestamente declaró. Otras mujeres dentro del vehículo policial en el que la metieron supuestamente le dijeron que Mahsa había sido agredida por las fuerzas de seguridad.

La llevaron de urgencia al hospital el 15 de septiembre después de que, según los informes, colapsara en el centro de detención de Vozara, donde se procesan presuntos delitos morales en Teherán.

La noticia de su muerte provocó protestas afuera del hospital, y se extendieron por todo el país. Los analistas dijeron que la muerte resonó entre los iraníes, ya que Amini no era activista política ni periodista, solo una mujer joven que vivía su vida. En este sentido, algunos han comparado la muerte y el alboroto que siguió con el caso de George Floyd, el hombre negro cuya muerte a manos de la policía estadounidense en 2020 provocó disturbios en todo el país.

Una motocicleta policial arde durante una protesta por la muerte de Mahsa Amin en Teherán (vía REUTERS)
Una motocicleta policial arde durante una protesta por la muerte de Mahsa Amin en Teherán (vía REUTERS)

“La cuestión es que era una mujer joven y una persona totalmente común”, dijo Azadeh Pourzand, investigadora de Irán en la Escuela de Estudios Orientales y Asiáticos de Londres y antigua residente de Teherán. “Cada una de nosotras ha pasado por Vozara al menos una vez. Todas las mujeres iraníes en Teherán han sido llevadas a Vozara por el hiyab. Así que muchas personas se sienten identificadas”.

Los altos funcionarios iraníes pidieron una investigación sobre la muerte de la joven, pero también alegaron que ella sola colapsó, quizás debido a una condición congénita. Su padre rechazó esta explicación.

Otro elemento inusual es la franqueza de la familia y puede haber contribuido a la solidificación de un movimiento en torno a la causa de Amini. Por lo general, los funcionarios del régimen amenazan u ofrecen incentivos a los familiares de las víctimas para mantenerlos callados. La familia Amini se ha negado a ceder ante la presión de guardar silencio, y ha mostrado astucia política al hablar con los medios de comunicación nacionales en lugar de los canales satelitales en el extranjero.

“Alegaron que Mahsa tiene una enfermedad cardiaca y epilepsia, pero yo, que soy su padre y la crie durante 22 años, digo en voz alta que Mahsa no padecía ninguna enfermedad y gozaba de una salud perfecta”, dijo Amini a Rouydad 2. “La persona que golpeó a mi hija debería ser juzgada. No permitiré que la sangre de mi hija sea pisoteada”.

El presidente Raisi, quien admitió haber desempeñado un papel en las ejecuciones masivas de miles de presos políticos a fines de la década de 1980, ya era una figura polémica en Occidente y muchas veces fue rechazado en los foros internacionales. Es probable que los últimos disturbios contribuyan a su reputación, aunque tiene previsto reunirse con funcionarios de la Unión Europea al margen de la Asamblea General este mes.

“Si se considerara una reunión entre Raisi y cualquier líder occidental, se convertiría en una prioridad aún más insignificante y él se volvería aún más tóxico”, dijo Aniseh Bassiri Tabrizi, del Royal United Services Institute. “Las protestas obstaculizarán el compromiso o las relaciones bilaterales entre Irán y los líderes europeos”.

Algunos activistas iraníes han instado a Occidente a adoptar una postura más dura con Irán por la muerte de Amini. Tanto la Casa Blanca como el Departamento de Estado de los Estados Unidos han emitido palabras de condena. Muchos están indignados porque Raisi comparecerá ante la ONU, mientras que otros piden el fin de las conversaciones para restaurar el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), el acuerdo nuclear que ofrecería a Irán un alivio de las sanciones a cambio de límites en su programa de tecnología atómica.

“Son asesinos, no puedes sentarte a la mesa a negociar y hablar con ellos”, dijo en una entrevista Darya Safai, diputada del parlamento belga que se centra en Irán. “El JCPOA y hablar con los ayatolás no será posible. No podemos darles el instrumento para sobrevivir”.

Un periódico iraní pone en primera plana la muerte de Amini a manos de las fuerzas de seguridad iraníes (vía REUTERS)
Un periódico iraní pone en primera plana la muerte de Amini a manos de las fuerzas de seguridad iraníes (vía REUTERS)

Tabrizi mencionó que dudaba que el asesinato o los disturbios posteriores afectarían la campaña para restaurar el JCPOA, que de por sí ya parece estar en problemas. Y en cualquier caso, es posible que los iraníes no cuenten con la ayuda internacional en su búsqueda.

“El Irán de hoy es muy hermoso por el hecho de que las mujeres no están esperando a alguien que las rescate”, dijo Pourzand. “Son muy conscientes de que están solas y tienen que tomar las riendas de su propio destino”.