Anuncios

Mueren 220 flamencos en Argentina por un brote de gripe aviar

Mueren 220 flamencos en Argentina por un brote de gripe aviar

(CNN) -- Unos 220 flamencos aparecieron muertos en la provincia de Catamarca, en el noroeste de Argentina, debido a un brote de gripe aviar, según informó un funcionario a los medios locales.


La gripe aviar es una enfermedad viral altamente contagiosa y mortal que se propaga de forma natural a través de aves acuáticas silvestres, como patos, gansos y cisnes, pero que también puede infectar a otras especies de aves, como las domésticas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

La cepa H5N1 de la gripe aviar se ha propagado en más de 80 países desde 2022, según la Organización Mundial de la Salud, y los expertos están preocupados por su continuo impacto en todos los continentes. El H5N1 es la versión predominante que causa problemas en América y Europa, y hay varios subtipos del virus registrados a medida que la enfermedad muta continuamente, según la OMS.

Un brote de una cepa altamente patógena de gripe aviar ha afectado a la especie de flamenco de James que se encuentra en la provincia de Catamarca, en el noroeste de Argentina. Un flamenco de James (izquierda) junto a dos flamencos andinos (centro, atrás y derecha) en una de las lagunas de Catamarca. Crédito: Edith Polverini/Moment RF/Getty Images

En todo el mundo se han notificado brotes de gripe aviar en diversos mamíferos, como focas y visones de criadero, detección de virus H5N1 en gatos y perros domésticos, así como unos pocos casos notificados en seres humanos.
En la actualidad no existe ningún tratamiento eficaz contra el virus, según el Programa de Sanidad de la Fauna Silvestre del Estado de Nueva York.

Riesgo de propagación a través de la migración de aves

La especie infectada, conocida como flamenco de James (Phoenicoparrus jamesi), o flamenco de la puna, es uno de los tres tipos de flamencos que se encuentran en el noroeste de Argentina. Estas aves suponen un riesgo de propagación de la enfermedad a nuevas zonas durante la migración.

En un principio, la cepa H5N1 se propagó de Norteamérica a Sudamérica a través de las aves migratorias en un lapso de tres meses, según la Dra. Johanna Harvey, investigadora posdoctoral de Ciencia y Tecnología Medioambientales de la Universidad de Maryland que ha estudiado la cepa.

Basta un ave infectada para transmitir el virus a toda una bandada en cuestión de días, explicó Harvey, quien añadió que los flamencos son animales sociales muy gregarios que viven en grandes bandadas.

Los flamencos viven en grandes bandadas, por lo que la gripe aviar, altamente contagiosa, puede propagarse rápidamente a partir de un solo ave infectada, explicó la Dra. Johanna Harvey, investigadora postdoctoral de la Universidad de Maryland. Los flamencos de James se muestran en El Peñón, Argentina, y no son miembros de la bandada afectada. Crédito: Richard McManus/Moment RF/Getty Images

La cepa H5N1 supone un riesgo bajo para los humanos: desde diciembre de 2021, se han registrado 11 casos de esta cepa en humanos en todo el mundo, según los CDC. Pero los expertos vigilan de cerca la propagación del patógeno letal a otros mamíferos, como cuando más de 50 leones marinos fueron encontrados muertos en agosto en Argentina debido a la infección del virus.

"Lo que me preocupa es que está presente en muchas aves, que las aves siguen transportándolo claramente y que no va a desaparecer... y a medida que se acumulan estas mortalidades, el impacto en las poblaciones, y potencialmente incluso en especies (enteras), es realmente grande", afirmó Harvey. "La verdadera magnitud de la pérdida aquí, no creo que se entienda bien y no se ha documentado, porque es algo realmente difícil de hacer".

En este último brote, la directora provincial de Biodiversidad de Catamarca, Anabella Ahumada, confirmó a los medios de comunicación locales la causa de la muerte de cientos de flamencos, tras los resultados positivos de H5N1 en 3 de las 6 muestras tomadas de las aves muertas por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina.

Los funcionarios del Parque detectaron los altos índices de mortalidad de las aves cerca de las masas de agua Laguna Grande y Laguna Diamante, declaró Ahumada al medio local Catamarca 12. La provincia se encuentra bajo vigilancia epidemiológica desde principios de noviembre, informó Catamarca 12.

El gobierno de Argentina ha recomendado a la población que no entre en contacto con aves enfermas o fallecidas sin la protección adecuada.

Más sobre la gripe aviar

En todo Estados Unidos, los zoológicos han estado trasladando sus aves cautivas al interior a medida que la tasa de infección sigue aumentando. En 2022, el zoo de Pittsburgh, el de Denver, el de Maryland y otros trasladaron sus especies de aves al interior, lejos de las personas y otros animales salvajes. El mes pasado, el zoo de Dallas trasladó a sus flamencos al interior, informó NBC 5 en el área metropolitana de Dallas-Fort Worth.

Según los CDC, el virus se propaga a través de la saliva, la mucosidad y las heces de las aves infectadas. En mamíferos, algunas especies carroñeras han entrado en contacto con el virus al comer cadáveres de aves infectadas, dijo Harvey.

Detectan gripe aviar en la Antártida por primera vez, según el British Antártida Survey

"En cuanto a la interacción de las personas con las aves silvestres, no parece haber un gran riesgo para ellas, ya que el número de casos humanos se ha mantenido bajo en todo el mundo, por lo que no nos preocupa demasiado", afirmó la Dra. Krysten Schuler, profesora adjunta de Investigación del departamento de salud pública y ecosistemas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York. "Pero el potencial de mutación y la amplia distribución de este virus son los principales factores de riesgo".

El flamenco de James figura como "casi amenazado" en la "Lista roja de especies amenazadas" de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), señaló Schuler. Las principales amenazas para el ave son la pérdida de hábitat causada por la minería, así como las perturbaciones humanas debidas a actividades recreativas, según la IUCN. Cuando el virus afecta a aves cuya población ya se encuentra en dificultades, puede llegar a terminar con las especies, explicó Schuler.

No hay mucho que se pueda hacer para detener la propagación del virus, pero Schuler recomienda que la gente informe de cualquier muerte inusual de animales sin una causa obvia a sus agencias estatales de vida silvestre, para que se les pueda notificar en qué zonas se está propagando la enfermedad.

"Si hay alguna posibilidad de hacer algo al respecto, nuestra mejor opción es justo al principio", dijo Schuler.