Anuncios

Muere a los 96 años Rosalynn Carter, ex primera dama de EE.UU., activista por la salud mental

(CNN) -- Rosalynn Carter, quien como primera dama trabajó incansablemente a favor de la reforma de la salud mental y profesionalizó el papel de esposa del presidente, murió el domingo a la edad de 96 años, según informó el Centro Carter.

"Rosalynn fue mi socia igualitaria en todo lo que logré", dijo su esposo, el expresidente Jimmy Carter, en un comunicado. "Ella me dio sabia orientación y aliento cuando lo necesité. Mientras Rosalynn estuvo en el mundo, siempre supe que alguien me amaba y me apoyaba".

El Centro Carter anunció el viernes que la ex primera dama había ingresado en cuidados paliativos. Le diagnosticaron demencia en mayo. Su esposo comenzó a recibir cuidados paliativos domiciliarios en febrero, luego de una serie de hospitalizaciones.

Jimmy Carter fue derrotado de manera aplastante por Ronald Reagan cuatro años después de ser elegido. Su único mandato en la Casa Blanca incluyó un inusual acuerdo de paz entre Israel y Egipto que continúa vigente hasta el día de hoy, pero también estuvo marcado por una inflación vertiginosa y la crisis de los rehenes en Irán. A lo largo de todo ese proceso, Rosalynn estuvo a su lado y, a menudo, le susurraba cosas al oído.

Jimmy Carter y Rosalynn Carter en 1978. (Hum Images/Universal Images Group via Getty Images)

Los Carter redefinieron y revolucionaron la pospresidencia y, a través de sus esfuerzos comunes, trabajaron por la paz mundial y los Derechos Humanos en nombre del Centro Carter, una organización no gubernamental con sede en Atlanta fundada para "lograr la paz, luchar contra las enfermedades y generar esperanza".

Rosalynn Carter, ex primera dama de EE.UU., ingresa a cuidados paliativos

Después de dejar la Casa Blanca, la pareja viajó a lugares conflictivos de todo el mundo, incluidas visitas a Cuba, Sudán y Corea del Norte, monitoreando elecciones y trabajando para erradicar la enfermedad del gusano de Guinea y otras enfermedades tropicales desatendidas. Jimmy Carter ganó el Premio Nobel de la Paz en 2002.

"El Centro Carter es un legado compartido. Ella ha estado allí justo al lado de él", dijo Jill Stuckey, amiga de los Carter, líder de la Iglesia Bautista Maranatha, a la que asistían ambos Carter y donde Jimmy Carter enseñaba en la escuela dominical.

El legado individual más duradero de Rosalynn Carter serán sus esfuerzos por disminuir el estigma asociado a las personas con enfermedades mentales y su lucha por la paridad y el acceso al tratamiento de salud mental. También dedicó su tiempo al Instituto Rosalynn Carter para el Cuidado de su alma mater, la Universidad Estatal Georgia Southwestern, para ayudar a familias y cuidadores profesionales que viven con discapacidades y enfermedades.

En 1999, el entonces presidente Bill Clinton entregó a ambos Carter la Medalla Presidencial de la Libertad, el honor civil más alto del país. Dijo que habían "hecho más cosas buenas para más personas y en más lugares que cualquier otra pareja en la Tierra".

La "Magnolia de acero"

Rosalynn y Jimmy Carter compartieron lo que muchos llamarían una verdadera historia estadounidense y una genuina asociación para toda la vida.

En 2015, cuando el 39º presidente anunció su diagnóstico de cáncer cerebral, le preguntaron de qué logro estaba más orgulloso. No dudó en decir que fue casarse con Rosalynn: "Ese es el pináculo de mi vida".

En otro momento, compartió el secreto de su duradero matrimonio.

"Rosalynn ha sido la base de mi disfrute total de la vida… En primer lugar, lo mejor es elegir a la mujer adecuada, y lo hice. Y en segundo lugar, nos damos espacio para hacer nuestras propias cosas", le dijo a Jake Tapper en "The Lead" de CNN en julio de 2015.

Era probable que Eleanor Rosalynn Smith se cruzara con Jimmy Carter en su pequeña ciudad natal de Plains, Georgia. Crecieron en una época en la que los dulces costaban cinco centavos y todos en la ciudad se conocían.

Jimmy Carter y Rosalyn Carter 12 Mayo de 1978. (Hum Images/Universal Images Group via Getty Images)

"De vez en cuando alguien abría un restaurante, pero nunca duraba mucho", escribió Rosalynn en sus memorias, "First Lady from Plains".

Rosalynn no creció con mucho dinero. Su madre era modista y su padre era mecánico de automóviles y murió de cáncer cuando ella tenía 13 años. Ayudó a criar a sus hermanos menores y consideró la muerte de su padre como el final de su infancia.

Los Carter se conocieron a través de la hermana de Jimmy, Ruth, que era la amiga más cercana de Rosalynn. Cuando Rosalynn vio una foto de Carter en la pared del dormitorio de Ruth, pensó: "Fue el hombre más guapo que había visto en mi vida". Incluso le preguntó a Ruth si podía llevarse su fotografía a casa.

Jimmy y Rosalynn, ambos devotos bautistas del sur, se conocieron después de una reunión de la iglesia y pronto comenzaron a salir. Se casaron poco después de que él se graduara de la Academia Naval, cuando ella tenía 18 años y él 21.

"Cuando nos casamos, creo que yo era pariente de todos los que no lo eran Jimmy", escribió Rosalynn en sus memorias. "Una vez que nos casamos, éramos parientes de todos en la ciudad".

FOTOS | Los famosos que han muerto en 2023

Como esposa de un oficial naval, Rosalynn se mudaba con frecuencia y administraba una casa numerosa. Los Carter tuvieron tres hijos en rápida sucesión: John William ("Jack"), el año después de su boda en Norfolk; James Earl ("Chip") III, menos de tres años después en Hawaii; y Donnel Jeffrey ("Jeff") en New London, Connecticut, en 1952. Su única hija, Amy Lynn, nació en 1967, un año después de que Carter perdiera su primera candidatura a gobernador de Georgia.

Jimmy Carter había sido aceptado en un programa de submarinos nucleares de élite, pero renunció a su cargo en Schenectady, Nueva York, después de la muerte de su padre para poder regresar a Plains en 1953 para cuidar la granja familiar. Decidió reubicar a la familia sin pedir la opinión de Rosalynn. Rosalynn estaba tan furiosa que se negó a hablar con él durante todo el viaje hacia el sur.

Después de eso, Jimmy Carter dijo que consultaba con su esposa sobre todas las decisiones importantes.

Apodada por la prensa como "Magnolia de acero" —una referencia que no le disgustaba ya que una vez dijo en una entrevista con C-SPAN que "el acero es duro y la magnolia es del sur"—, Rosalynn era tímida por naturaleza y sus rodillas temblaba cuando tuvo que dar un discurso en los primeros días de la carrera política de su marido en los años 1960.

Jimmy Carter y Rosalynn Carter en un baile en la Casa Blanca en 1978 (Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images)

Pero cuando él anunció su campaña presidencial en diciembre de 1974, ella misma ya era una política experimentada.

Al describir su transformación de ama de casa a compañera política, el asistente de Carter, Stuart Eizenstat, dijo: "Esta mujer tímida floreció de la manera más maravillosa".

No tardó en enumerar los chistes del presidente para que no los repitiera ante el mismo grupo. Incluso comenzó a tomar clases de memoria para recordar rostros y nombres y escribió cartas de agradecimiento a personas que su esposo había conocido durante la campaña electoral. Se quedó despierta hasta altas horas de la madrugada para trabajar en sus discursos.

Primera dama de Plains

Carter se postuló para presidente como un outsider de Washington que buscaba distanciarse de la paranoia y el cinismo del expresidente Richard Nixon. Tenía un grupo de voluntarios de Georgia, conocido como la "Brigada del Maní", que hacía campaña a su favor.

Rosalynn salió a la carretera con ganas y, cuando llegó a un pequeño pueblo, divisó las antenas más altas y se dirigió allí (las estaciones de radio y televisión locales) para ofrecerse a una entrevista. En sus memorias, escribió que algunas de las estaciones más pequeñas con pocos empleados no tenían idea de quién era Jimmy Carter.

Rosalynn llegó preparada y llevaba una lista de cinco o seis preguntas que quería que le hicieran. Nueve de cada 10 veces, dijo, la estación utilizó las preguntas que ella sugirió.

"Estaba transmitiendo mi mensaje", dijo en sus memorias.

Durante 18 meses durante la campaña presidencial, visitó 105 comunidades en Iowa y pasó 75 días en Florida para apoyar a su esposo.

"Mi nerviosismo comenzó a desaparecer cuando me di cuenta de que la gente parecía encantada de conocerme, aunque todavía tenía problemas con la garganta seca y, a veces, con la voz temblorosa cuando me acercaba a una entrevista o un discurso", escribió en sus memorias.

Carter obtuvo una estrecha victoria, capturando sólo el 51% del voto popular y 297 votos electorales para derrotar al presidente Gerald Ford, quien había asumido la presidencia tras la renuncia de Nixon en 1974.

Jimmy Carter y Rosalynn Carter (MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

Los Carter ignoraron las preocupaciones de seguridad y rompieron con la tradición cuando decidieron caminar de la mano de su hija Amy por la Avenida Pennsylvania después de la ceremonia de inauguración. Era parte de su deseo mutuo de conectarse con la gente y alejarse de lo que veían como la presidencia imperial de Nixon.

Rosalynn incluso usó el mismo abrigo sin mangas bordado en oro sobre un vestido de gasa azul que usó en la toma de posesión de su esposo como gobernador en 1971 y en las galas de su toma de posesión como presidente en 1977. Fue diseñado por Mary Matise para Jimmae y lo compró en una tienda en Americus, Georgia.

Cuando era niña, admiraba a la entonces primera dama Eleanor Roosevelt, una influyente líder mundial que se ocupaba de cuestiones como los derechos civiles y la pobreza. Una vez en la Casa Blanca, Rosalynn ayudó a transformar el cargo de primera dama y se convirtió en la primera en contratar a un jefe de gabinete cuyo salario y rango gubernamental eran iguales a los del jefe de gabinete del presidente.

Fue la primera dama en trabajar en el ala este. Antes que ella, las primeras damas trabajaban desde una oficina en el segundo o tercer piso de la Casa Blanca en la residencia privada de la familia. Y bajo su dirección, los puestos de tiempo completo en el ala este crecieron casi un 20%. Pero su enfoque ambicioso del cargo generó críticas, en particular su controvertida decisión de asistir a las reuniones del gabinete de su marido.

Como primera dama, luchó por la aprobación de la Enmienda de Igualdad de Derechos, que habría enmendado la Constitución para prohibir la discriminación de derechos civiles basada en el sexo.

Steven Hochman, que ha trabajado con los Carter desde 1981 y es director de investigación en el Centro Carter, dijo que Rosalynn no dudó en estar en desacuerdo con su marido en público a medida que pasaban los años. Durante los discursos, al expresidente le gustaba contar a los presentes que una de sus maestras de escuela primaria solía decirles a sus alumnos que “cualquier niño podría ser presidente”.

"La señora Carter lo corregiría", recordó Hochman en una entrevista. "Ella decía: 'No, ella nunca dijo eso'. Ella dijo que cualquier niño (varón) podría ser presidente".

En sus memorias, Rosalynn recuerda haber almorzado con su esposo en la Oficina Oval todos los miércoles, similar al almuerzo semanal del vicepresidente con el presidente. El ritual surgió porque Rosalynn tenía temas urgentes que discutir, incluidas sus finanzas personales, sus hijos y los temas que le importaban profundamente, incluida la salud mental.

Antes de esos almuerzos semanales, cuando el presidente bajaba del ascensor al segundo piso al final del día, ella se acercaba a él con una avalancha de preguntas y sugerencias. Habló con madres sobre cómo los altos precios del combustible estaban afectando sus presupuestos familiares y se reunió con niños en escuelas con dificultades, y quería llamar su atención sobre estos temas.

Una vez que él sugirió un almuerzo semanal, ella comenzó a organizar esas conversaciones, guardando notas importantes en una carpeta de cuero marrón. La carpeta estaba en el escritorio de su dormitorio y en ella pegaba notas durante toda la semana. Cuando lo llevaba al almuerzo del miércoles, ya estaba lleno.

Cruzada por la salud mental

El tema característico de Rosalynn Carter fue la salud mental. Cuando estaba haciendo campaña a favor de su marido durante su campaña para gobernador en 1970, se sintió abrumada por la cantidad de personas que le preguntaron qué haría por un familiar que padecía una enfermedad mental.

"Un día, mientras Jimmy estaba hablando en un mitin, me puse en la fila con el resto de la gente que esperaba para estrecharle la mano", recordó décadas después en una entrevista con el Centro Carter. "Vio quién era yo, sonrió y me preguntó: '¿Qué estás haciendo aquí?'. 'Vine a ver qué vas a hacer con respecto a la salud mental cuando seas gobernador', respondí".

Tenía un primo lejano con una enfermedad mental y recordaba correr y esconderse cuando lo oía venir por las calles de su pequeño pueblo cantando en voz alta. "Probablemente no quería nada más que amistad y reconocimiento, pero era diferente, y cuando lo escuchaba, mi impulso era huir", escribió la ex primera dama en sus memorias.

La experiencia le dejó una impresión tan profunda que dedicó gran parte de su tiempo en la Casa Blanca a abogar por una mejor atención para las personas con enfermedades mentales. Como primera dama de Georgia, ayudó a trasladar el tratamiento a centros comunitarios de salud mental y, en la Casa Blanca, ayudó a su marido a crear una Comisión Presidencial sobre Salud Mental.

El día que se anunció la comisión, Rosalynn Carter dijo a la prensa que acababa de recibir una nota informándole que el Departamento de Justicia prohibía al presidente nombrar a un pariente cercano, como una esposa, para un puesto civil. Hasta entonces, ella había planeado presidir el comité.

Jimmy Carter y su esposa Rosalynn  en 2018 (Scott Cunningham/Getty Images)

"Sin embargo, no hay ningún problema en que sea designada presidenta honoraria", dijo, entre risas de los periodistas. "Así que seré una presidenta honoraria muy activa".

En 1979, se convirtió en la segunda primera dama en testificar ante el Congreso (Eleanor Roosevelt fue la primera) cuando habló sobre la necesidad de una reforma de la salud mental.

Como primera dama, intentó estar en las habitaciones privadas de la familia para saludar a su hija Amy, de 9 años, a las 4 p.m. en días escolares, y a las 6:30 p.m. cenaban juntos la mayoría de las noches. Amy fue la primera hija presidencial que asistió a una escuela pública desde el hijo de Theodore Roosevelt.

"Soy mucho más política que Jimmy"

En la Casa Blanca, Rosalynn instaría a su marido a posponer decisiones controvertidas hasta después de su reelección. Ella admitió libremente: "Soy mucho más política que Jimmy y estaba más preocupada por su popularidad y por ganar la reelección".

Ella presionó para que su esposo despidiera al Secretario de Salud, Educación y Bienestar, Joe Califano. Según Jerry Rafshoon, viejo amigo de la familia Carter y asesor de la Casa Blanca, ella estaba enojada con Califano por una campaña antitabaco, temiendo que perjudicaría la posición de Carter en Carolina del Norte, productora de tabaco.

"Quería que Jimmy despidiera a Joe Califano mucho antes de que lo hiciera", escribió en sus memorias, "y mis razones eran puramente políticas".

Se opuso a la estrategia del Jardín de las Rosas de Carter de no hacer campaña contra su rival demócrata en las primarias de 1980, el senador de Massachusetts Ted Kennedy, y en cambio permanecer refugiado en la Casa Blanca negociando la liberación de rehenes estadounidenses en Irán.

Tampoco estuvo de acuerdo con la decisión de Carter de prohibir el alcohol en los eventos sociales de la Casa Blanca, y finalmente sirvieron vino y ponche. La impresión de unos bautistas del sur desconectados en la Casa Blanca creó un "estereotipo que nunca superamos", dijo.

Fue enviada a Centroamérica y Sudamérica para entregar un mensaje serio sobre los Derechos Humanos. Al principio, los líderes y la prensa se mostraron escépticos acerca de que una primera dama realizara un viaje político tan importante, pero finalmente se dieron cuenta de que tenía una línea directa con el presidente.

Volvió con logros tangibles: Ecuador se comprometió a firmar y ratificar la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el líder militar de Perú prometió renunciar al poder (cuatro años después, Rosalynn asistió a la toma de posesión del presidente democráticamente elegido de Perú); y el presidente de Colombia presionó para avanzar en las negociaciones sobre el Canal de Panamá.

Rafshoon recordó que fue idea de Rosalynn celebrar las conversaciones de paz en Medio Oriente en Camp David, lo que se convirtió en el mayor logro de su marido como presidente. Ella quería que la negociación se llevara a cabo allí debido a la ubicación tranquila y aislada de Camp David en las montañas de Maryland. En la cumbre de 13 días de Camp David, Rosalynn tomó casi 200 páginas de notas mecanografiadas. Pero cualquier logro de la presidencia de Carter se vio en última instancia eclipsado por una crisis de rehenes de 444 días en Irán, en la que estudiantes revolucionarios irrumpieron en la embajada de Estados Unidos en Teherán y tomaron como rehenes a más de 60 estadounidenses.

La peor parte de la campaña de 1980 recayó en Rosalynn cuando Jimmy Carter decidió permanecer en la Casa Blanca para manejar la crisis. Se comunicaba varias veces al día desde la campaña electoral y, cuando no podía hablar con su marido, hablaba con el asesor de seguridad nacional de Carter, el fallecido Zbigniew Brzezinski, quien discutía cómo manejar la crisis. "La mantuve al tanto porque sabía que discutiría esos temas con el presidente", dijo Brzezinski en una entrevista.

Lo que más lamentó en la vida fue que su marido perdiera la reelección en 1980.

"Me gustaría que la gente supiera que teníamos razón, que lo que Jimmy Carter estaba haciendo era lo mejor para nuestro país y que la gente cometió un error al no votar por él", dijo en sus memorias.

El Centro Carter

Rosalynn y Jimmy Carter tuvieron cuatro hijos, 12 nietos y varios bisnietos. Cuando los Carter abandonaron la Casa Blanca en 1981, regresaron a Plains y se embarcaron en la pospresidencia más larga y ambiciosa de la historia de Estados Unidos.

Con la excepción de Harry y Bess Truman, los Carter son el único presidente y primera dama posteriores a la Segunda Guerra Mundial que regresaron a su ciudad natal y, desde su regreso, Rosalynn trabajó para revitalizar la comunidad entre la clase trabajadora, renovando la posada local y agregando un jardín de mariposas.

Ella y su esposo eran miembros activos de la Iglesia Bautista Maranatha, donde ella sirvió como diácono. Pero quizás sean más famosos por su trabajo humanitario con el Centro Carter, al que dedicaron 51 semanas al año (la semana restante la pasaron trabajando para Hábitat para la Humanidad).

En una entrevista de 2016, Rosalynn reflexionó sobre las casi cuatro décadas que habían pasado desde que dejó Washington.

"Extrañé tener a Jimmy en la Oficina Oval cuidando de nuestro país", dijo. "Nunca me sentí tan seguro como cuando él estuvo allí. Todavía tengo un púlpito para trabajar en temas que me gustan y, como él era presidente, tengo oportunidades ilimitadas. Es una buena vida".

Esta es una noticia de última hora y será  actualizada.

Andersen Brower, biógrafo de las primeras damas estadounidenses, es ex colaborador de CNN. Stephen Collinson de CNN también contribuyó a este informe.