Monedas antiguas resolverían misterio de botín pirata

WILLIAM J. KOLE
·2  min de lectura
El historiador aficionado Jim Bailey usa un detector de metales en busca de artefactos de la época colonial en un campo en Warwick, Rhode Island, 11 de marzo de 2021. (AP Foto/Steven Senne)

WARWICK, Rhode Island, EE.UU. (AP) — Un puñado de monedas hallado en una huerta en Rhode Island y otros lugares de Nueva Inglaterra podría ayudar a resolver uno de los misterios criminales más antiguos del planeta.

El villano de esta historia es un sanguinario pirata inglés que pasó a ser el criminal más buscado del mundo después de saquear un buque que transportaba peregrinos musulmanes de La Meca a la India y evitar la captura al hacerse pasar por traficante de esclavos.

“Es la nueva historia de un crimen casi perfecto”, dijo Jim Bailey, historiador aficionado y detector de metales que halló la primera moneda árabe intacta del siglo XVII en un prado en Middletown.

La moneda, la más antigua hallada en América del Norte, explicaría cómo el capitán pirata Henry Every desapareció de la faz de la tierra.

El 7 de septiembre de 1695, el barco pirata Fancy comandado por Every capturó el Ganj-i-Sawai, un buque real propiedad del emperador indio Aurangzeb, uno de los hombres más poderosos del mundo. La nave transportaba no solo a los fieles que regresaban de la peregrinación sino también decenas de millones de dólares en oro y plata.

Según las crónicas, la banda torturó y mató a los hombres y violó a las mujeres antes de huir a las Bahamas, un refugio de piratas. Pero la noticia de sus crímenes se difundió rápidamente y el rey Guillermo III de la Inglaterra, presionado por la India y por la gran empresa mercantil East India Company, ofreció una gran recompensa por su captura.

Hasta ahora se sabía que Every navegó hasta Irlanda en 1696, donde desapareció el rastro. Pero Bailey dijo que las monedas halladas por él y por otros demuestran que el pirata fue antes a las colonias inglesas de América donde él y su tripulación usaron el botín para sus gastos cotidianos durante su fuga.