Los mitos del avión venezolano: el “segundo vuelo iraní”, movimientos fantasma y la carga “que nadie reclama”

·11  min de lectura
El avión de Conviasa que Venezuela le compró a Irán y que se estrenó el lunes; el miércoles despegó con pasajeros que iban a Buenos Aires, pero los dejó en Bolivia, donde hicieron trasbordo
El avión de Conviasa que Venezuela le compró a Irán y que se estrenó el lunes; el miércoles despegó con pasajeros que iban a Buenos Aires, pero los dejó en Bolivia, donde hicieron trasbordo

Desde que estalló el escándalo internacional con el vuelo de Emtrasur que aterrizó en Ezeiza con tripulantes venezolanos e iraníes la agenda informativa se llenó de teorías conspirativas, sospechas y explicaciones sorprendentes sobre la actividad de los involucrados y los motivos que los habrían traído a la Argentina.

Mientras la Justicia investiga si son espías y si existe algún vínculo con el terrorismo islámico, el Gobierno corre para encontrar una versión que justifique la misión de los 19 extranjeros que llegaron en el avión que Venezuela le compró a principios de año a Irán. Con la nave en tierra, vuelan las versiones y las dudas, muchas de las cuales se convierten en mitos no corroborados o difieren de los datos registrados en el expediente.

¿Hay un segundo avión iraní-venezolano que venía hacia Argentina este miércoles?

La información circuló con fuerza en la mañana del miércoles, promovida por fuentes de la oposición venezolana: un avión que la estatal Conviasa le acaba de comprar a la empresa iraní Mahan Air y que hace 48 horas Nicolás Maduro presentó con bombos y platillos con su nuevo look partió desde Caracas con rumbo a Buenos Aires. Las sospechas eran que venía a recoger a los tripulantes demorados y que iba a reabastecer al avión de Emtrasur (empresa del grupo Conviasa) para que pudiera salir de la Argentina.

Conviasa retoma la ruta Caracas-Buenos AIres
Aviones de Conviasa, en el aeropuerto de Maiquetía, Caracas - Créditos: @Conviasa


Aviones de Conviasa, en el aeropuerto de Maiquetía, Caracas (Conviasa/)

Efectivamente el vuelo VO9502, un Airbus con matrícula YV3535, es el avión que celebró Maduro y partió de Caracas con destino a Santa Cruz de la Sierra. Conviasa lo ofrecía como un vuelo especial con destino final a Buenos Aires. El avión aterrizó en el aeropuerto boliviano, pero no estaba en su plan seguir hacia Ezeiza. Los pasajeros con ticket hacia la Argentina debían viajar en el vuelo regular de Boliviana de Aviación. Es decir, en otro avión. Mientras, la nueva joya bolivariana se preparaba para pegar la vuelta hacia Venezuela.

Además de que no ocurrió, nunca hubiera podido llevarse a los tripulantes (tienen por el momento prohibición de salida del país) ni abastecer libremente de combustible al 747 porque la Justicia tiene a la nave bajo su control.

¿La tripulación apagó el transmisor que conecta con los radares durante su aproximación a Ezeiza?

La afirmación de que el 747 voló por el espacio aéreo argentino con el transponder apagado fue un dato que encendió la polémica cuando tomó estado público el escándalo, la noche del viernes. El transponder es el dispositivo que conecta al avión con los controladores y es obligatorio tenerlo encendido en todo momento durante el vuelo.

Ninguno de los organismos oficiales que enviaron informes a la Justicia sobre los movimientos del Boeing dieron cuenta de que hubiera existido un incidente así. Hoy la presidenta de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), Gabriela Logatto, afirmó que se trató de “un vuelo transparente” y consideró una “fantasía” la historia del transponder apagado.

Quien sí hizo alusión a un evento con el transmisor fue el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi, pero afirmó que había ocurrido en Paraguay, mientras el Jumbo venía hacia el país. “Nos enviaron una información el lunes a la noche, a través de la Agencia de Inteligencia, cuando el avión estaba en la Argentina y ya había hecho Migraciones, diciendo que había pasado por el espacio aéreo paraguayo, que en un determinado momento se había apagado el transponder que va indicando el plan de vuelo, pero que al poco tiempo se prendió nuevamente y que no sacaban ninguna conclusión en ese sentido”, dijo Rossi en AM 750. Añadió que “pudo haber sido una falla técnica”. Algo similar relató el ministro del Interior paraguayo, Federico González.

¿El piloto iraní es homónimo de un miembro de la Fuerza Quds y no tiene vinculación con la inteligencia de ese país, como afirmó Aníbal Fernández?

Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión retenido en Ezeiza, encendió las alarmas de funcionarios, investigadores y políticos de la oposición apenas saltó a la luz pública su nombre. Una simple búsqueda en Google revela que fue en el pasado directivo de empresas estatales iraníes cuyas actividades son objetadas por el gobierno de los Estados Unidos.

En 2016 participó oficialmente de un Congreso de aviación como CEO de Naft Airlines, propiedad del Ministerio de Petróleo de Irán. Y en 2018 su nombre aparece ligado a otra compañía llamada Qeshm Fars Air, cuya gestión se atribuye a la Fuerza Quds (brazo de elite de la Guardia Revolucionaria) y que forma parte del grupo Mahan Air (dueña original del avión que aterrizó en Buenos Aires el lunes 6). La foto de ese ejecutivo, publicada en sitios oficiales años atrás, coincide con la del tripulante demorado aquí.

Ghasemi Gholamreza
Ghasemi Gholamreza, en el hotel de Canning donde está alojada toda la tripulación del avión bajo sospecha - Créditos: @Enrique García Medina


Ghasemi Gholamreza, en el hotel de Canning donde está alojada toda la tripulación del avión bajo sospecha (Enrique García Medina/)

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, dijo el lunes que Ghasemi estaba ligado a la Fuerza Quds, pero el miércoles aclaró que se trataba de “un homónimo”. Después dejó trascender que es “un ejecutivo aerocomercial” de igual nombre que un militar relevante del régimen.

El dato es confuso: las sospechas sobre Ghasemi responden efectivamente a su papel en las aerolíneas estatales. Hay otro Gholamreza Ghasemi que fue un brigadier considerado “héroe” de la guerra Irán-Iraq y que integró la Guardia Revolucionaria. Pero este hombre murió en 2012 y nunca hubo dudas reales de que se tratara del tripulante alojado en el hotel Plaza Canning.

¿Hay un contrato interestatal que dice que los iraníes estaban en el avión para instruir a los venezolanos?

Vista del Boeing 747-300 registrado con el número YV3531 de la aerolínea venezolana Emtrasur Cargo en el aeropuerto internacional de Córdoba, Argentina, el 6 de junio de 2022
Vista del Boeing 747-300 registrado con el número YV3531 de la aerolínea venezolana Emtrasur Cargo en el aeropuerto internacional de Córdoba, Argentina, el 6 de junio de 2022 - Créditos: @Sebastián Borsero


Vista del Boeing 747-300 registrado con el número YV3531 de la aerolínea venezolana Emtrasur Cargo en el aeropuerto internacional de Córdoba, Argentina, el 6 de junio de 2022 (Sebastián Borsero/)

Agustín Rossi, dijo “como conjetura” que los tripulantes eran muchos porque los venezolanos estaban recibiendo instrucción sobre cómo volar el Boeing y en el oficialismo esgrimieron como prueba de ellos una parte del contrato de venta del avión. Alegaron que ese contrato prevé el “soporte técnico” y que eso incluye instrucción.

Sin embargo, la parte que se conoció del contrato de “compraventa y servicios de soporte técnico” del avión, que supuestamente acredita esa hipótesis, nada dice de la instrucción a la que se habrían comprometido los iraníes con el comprador del Boeing, el Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios SA (Conviasa). Define “Logística y Servicios de Soporte Técnico” como “los servicios relacionados con la revisión C (”C-check”) [unos controles periódicos que reciben todos los aviones después de determinada cantidad de vuelos] y mantenimiento en línea de las aeronaves existentes en la flota del Comprador y con el suministro de los productos de consumo necesarios para el mantenimiento en línea de las aeronaves existentes en la flota del Comprador”. Y además aclara que eso deberá ser “solicitado por el Comprador por escrito y aprobado por el Vendedor por escrito”.

¿Hubo un familiar del ministro iraní Ahmad Vahidi, acusado por la voladura de la AMIA, que participó del vuelo y se bajó en una escala?

La inquietante versión la instaló el diputado opositor Gerardo Milman el fin de semana. Dijo que había existido una escala en Ciudad del Este, Paraguay, donde se habría bajado parte de la tripulación. “Uno de ellos, de apellido Vahid, intuyo que es el hijo del ministro del Interior iraní Ahmad Vahidi, acusado de ser uno de los autores intelectuales del atentado contra la AMIA”, dijo.

Levantarían las sanciones contra el ex ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, acusado por el atentado a la AMIA
Ahmad Vahidi, acusado por el atentado a la AMIA


Ahmad Vahidi, acusado por el atentado a la AMIA

En realidad el viaje a Ciudad del Este ocurrió a mediados de mayo, cuando el 747 de Emtrasur estuvo tres días para, en los papeles, mover un cargamento de cigarrillos. Allí también llamó la atención la gran cantidad de tripulantes, muchos de los cuales participaron semanas después del vuelo a Buenos Aires. Entre los que no vinieron a la Argentina había un iraní llamado Vahid Lorzanganeh.

Es decir, el supuesto hijo del ministro en realidad tiene otro apellido. Su nombre de pila (que significa “el único” en persa) es parecido pero no idéntico al del acusado por el atentado de 1994.

¿Nadie reclamó la carga que había declarado la empresa venezolana?

Durante los últimos días se difundió la versión de que, sospechosamente, la carga nunca había bajado del avión. Sin embargo, dos empresas que participaron de la importación de las autopartes que vinieron en el Boeing 474 emitieron comunicados que sostienen lo contrario.

La destinataria final de las piezas era Volkswagen Argentina, que informó que las había comprado a Faurecia /SAS Automotriz y que, por ende, nada tuvo que ver con “la situación del avión”.

SAS Automotriz, a su vez, dijo que había contratado los servicios de Forwarder Fracht USA, pero afirmó que “la carga transportada fue liberada en su totalidad luego de sus correspondientes procedimientos de control aduanero”.

Fracht también emitió un comunicado. Relató que para mover la carga había contratado a Aerocharter México y advirtió que “la situación asociada a este vuelo se presentó en Argentina luego de que toda la carga fuera descargada y realizados los procesos aduaneros”. Los mexicanos, a los que LA NACION intentó contactar, nunca respondieron las consultas.

¿Hicieron cosas raras en su escala no prevista en Córdoba, el lunes 6?

El 6 de junio el avión debía aterrizar directo en Ezeiza, pero por “condiciones meteorológicas adversas” (niebla), el piloto pidió bajar en Córdoba, según los informes oficiales incorporados al expediente judicial. De allí son las primeras imágenes que se difundieron entre aficionados a la aviación, ante la rareza de ver un Jumbo de ese porte en el aeropuerto de la ciudad mediterránea. Con el escándalo estallado, circularon en redes versiones sobre conductas sospechosas en esa escala, incluso vinculadas con la presencia en esa provincia de la planta de Fabricaciones Militares. El expediente parece desinflar esa idea: “Aterrizó en la ciudad de Córdoba, a las 15.12 UTC, 12.12 hora local sin novedad. Ese mismo día, luego que las condiciones meteorológicas mejoraron en Ezeiza, la aeronave despegó de Córdoba, a las 17.35UTC, 14.35 hora local, como el vuelo ESU 9218 y aterrizó en el aeropuerto de Ezeiza sin novedad”. Dos horas y 23 minutos estuvo el Boeing en suelo cordobés. Según supo LA NACION de un funcionario que conoce los movimientos del aeropuerto, no se abrieron siquiera las puertas del avión.

¿El Presidente no sabía nada del caso cuando el jueves pasado habló en la Cumbre de las Américas, en Los Ángeles, a favor del régimen de Maduro?

El caso saltó a la luz pública el viernes pasado mientras Alberto Fernández volaba de regreso desde Los Ángeles. En un primer momento el Gobierno dijo extraoficialmente que el Presidente se enteró recién ese día. Con el tiempo la versión empezó a cambiar.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pasa junto a la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pasa junto a la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden - Créditos: @JIM WATSON


El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pasa junto a la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, y el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden (JIM WATSON/)

El discurso oficial se unificó en las últimas horas: tanto Rossi como Aníbal Fernández habrían hablado con el Presidente el martes, antes de que partiera hacia Los Ángeles. Es decir, en momentos en que existía una alerta internacional sobre el posible nexo del avión y sus tripulantes con el espionaje, pero mientras no se había tomado ninguna medida del área de Seguridad en el caso. Recién al día siguiente, cuando Uruguay le impidió el ingreso a su espacio aéreo, el Estado envió una inspección policial al avión.

¿Es todo una operación de la oposición para “tapar la presencia de una tabacalera que es de un socio” de Macri, como dijo Sergio Massa?

Sergio Massa, participó de la 4ta. edición del encuentro organizado por el Grupo Clarín, junto a Gustavo Valdés y Guillermo Dietrich
Sergio Massa, participó de la 4ta. edición del encuentro organizado por el Grupo Clarín, junto a Gustavo Valdés y Guillermo Dietrich - Créditos: @Prensa HCDN


Sergio Massa, participó de la 4ta. edición del encuentro organizado por el Grupo Clarín, junto a Gustavo Valdés y Guillermo Dietrich (Prensa HCDN/)

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, sorprendió con su tesis sobre el escándalo. Dijo que existe un “intento de discusión política” para magnificar el caso. “Siempre en estas cosas, sobre todo cuando hay que cubrir terceros, aparece el interés político. Acá hay un intento de discusión política alrededor de un tema donde la ANCA, la PSA y Migraciones actuaron como corresponde, pero hay que tapar la existencia o la presencia de una tabacalera de Paraguay que es de un socio de un dirigente político argentino”.

La empresa aludida es Tabacalera del Este (Tabesa), cuyo accionista mayoritario es el expresidente paraguayo Horacio Cartés. En el vuelo de mayo del avión de Emtrasur la justificación había sido recoger una carga de cigarrillos de Tabesa para trasladarla a la isla caribeña de Aruba.

Macri tiene una relación muy estrecha con Cartés, quien ha llegado a mandarle un avión privado para llevarlo a Asunción a reunirse con él. Pero no existe ninguna información -y Massa no la aportó- de que tengan una sociedad comercial.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.