Anuncios

Misil norcoreano que Rusia disparó contra Ucrania contenía componentes estadounidenses y europeos

(CNN) -- Un misil balístico norcoreano disparado el mes pasado por el ejército ruso en Ucrania contenía cientos de componentes que se remontan a empresas de Estados Unidos y Europa, según un nuevo informe.


Los hallazgos marcan la primera identificación pública de la dependencia de Corea del Norte de la tecnología extranjera para su programa de misiles y subrayan el persistente problema al que se enfrenta el Gobierno de Biden en su intento de evitar que la microelectrónica barata de fabricación occidental destinada a uso civil acabe en armas utilizadas por Corea del Norte, Irán y Rusia.

Ciberataques de Corea del Norte alcanzan los US$ 3.000 millones, según un informe de la ONU

La organización de investigación británica Conflict Armament Research, o CAR, examinó directamente 290 componentes de restos de un misil balístico norcoreano recuperados en enero en Járkiv, Ucrania, y descubrió que el 75% de los componentes habían sido diseñados y vendidos por empresas constituidas en Estados Unidos, según el informe compartido en primer lugar con CNN.

Otro 16% de los componentes encontrados en el misil estaban vinculados a empresas constituidas en Europa, según los investigadores, y un 9% a empresas constituidas en Asia. Estos componentes constituían principalmente el sistema de navegación del misil y podían rastrearse hasta 26 empresas con sede en Estados Unidos, China, Alemania, Japón, Países Bajos, Singapur, Suiza y Taiwán, según el informe.

El año pasado, como informó CNN anteriormente, CAR determinó que el 82% de los componentes de los drones de ataque de fabricación iraní disparados por Rusia dentro de Ucrania estaban fabricados por empresas estadounidenses.

Junto con las amplias sanciones y controles a la exportación destinados a frenar el acceso a la tecnología de fabricación occidental, a finales de 2022 el Gobierno de Biden también creó un grupo de trabajo expansivo para investigar cómo los componentes estadounidenses y occidentales, incluida la microelectrónica de fabricación estadounidense, estaban terminando en drones de fabricación iraní que Rusia ha estado lanzando por cientos en Ucrania.

El Consejo de Seguridad Nacional no respondió a las múltiples peticiones de comentarios.

Eludir 20 años de sanciones

El último informe de CAR no nombra a las empresas concretas que fabricaron los componentes, porque no hay pruebas de que las empresas enviaran deliberadamente las piezas a Corea del Norte; en cambio, es probable que los componentes se desviaran a algún punto de la vasta cadena de suministro mundial una vez que las empresas los vendieron a diversos distribuidores internacionales. Por lo tanto, CAR prefiere trabajar con las empresas para intentar solucionar el problema en lugar de señalarlas y avergonzarlas, declaró un portavoz de CAR a CNN.

La sección de cola del misil balístico examinado por el grupo Conflict Armament Research, que incluye el sistema de navegación del misil, y los países de origen de los componentes, de izquierda a derecha: China, EE.UU.; China, Japón, Países Bajos, EE.UU.; Alemania y Taiwán; EE.UU.; Singapur, Suiza y Estados Unidos. Crédito: Cortesía de Conflict Armament Research

La investigación también muestra que Corea del Norte fue capaz de producir el misil y enviarlo a Rusia rápidamente. Los componentes examinados por los investigadores se fabricaron entre 2021 y 2023. Basándose en esas fechas de producción, los investigadores dicen que el misil "no pudo haber sido ensamblado antes de marzo de 2023" y estaba siendo utilizado por Rusia en Ucrania en enero.

El hecho de que la producción de misiles de Corea del Norte parezca abastecerse de piezas procedentes de Occidente subraya lo difícil que resulta para Estados Unidos y sus aliados controlar el destino de los productos electrónicos comerciales, en particular los componentes semiconductores, cuyo seguimiento es extremadamente difícil una vez que entran en la cadena de suministro mundial.

Los resultados indican que Corea del Norte "ha desarrollado una sólida red de adquisiciones capaz de eludir, sin ser detectada, los regímenes de sanciones vigentes desde hace casi dos décadas", señala el informe del CAR.

Y mientras Rusia sigue recibiendo suministros de Corea del Norte e Irán, el gobierno de Biden no ha podido enviar nuevo armamento y equipamiento al ejército ucraniano porque el Congreso no ha aprobado la financiación suplementaria necesaria para hacerlo.

Corea del Norte afirma que probó un dron submarino con capacidad nuclear tras los ejercicios navales de EE.UU., Corea del Sur y Japón Más pruebas de los vínculos entre Rusia y Corea del Norte

La Casa Blanca confirmó el mes pasado que Rusia ha estado disparando misiles norcoreanos contra ciudades ucranianas. Según un informe publicado la semana pasada por el inspector general del Pentágono, es probable que Corea del Norte haya suministrado a Rusia "millones de proyectiles de artillería" durante el último año.

Los servicios de inteligencia de Washington están cada vez más preocupados por los crecientes lazos entre Corea del Norte y Rusia, según informó anteriormente CNN, y por las implicaciones a largo plazo de lo que parece ser un nuevo nivel de asociación estratégica entre ambas naciones.

CAR dijo que su examen del misil norcoreano "muestra que Corea del Norte ha sido capaz de producir armas avanzadas, integrando componentes producidos tan recientemente como 2023, a pesar de las sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en vigor desde 2006 que prohíben la producción de misiles balísticos por parte de Corea del Norte".

El uso por parte de Rusia de misiles norcoreanos en el campo de batalla de Ucrania también puede proporcionar a Pyongyang datos que no puede obtener de un programa de pruebas en el que se han disparado docenas de estas armas en los últimos años bajo el liderazgo de Kim Jong Un.

Corea del Norte también puede estar buscando ayuda militar de Rusia, incluyendo "aviones de combate, misiles tierra-aire, vehículos blindados, equipos de producción de misiles balísticos, material bélico y otras tecnologías avanzadas", dijo el mes pasado el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

"Esto tendría implicaciones de seguridad preocupantes para la península coreana y la región Indo-Pacífica", añadió.