El ex primer ministro de Pakistán rechaza las acusaciones de financiación ilegal

·2  min de lectura

Islamabad, 4 ago (EFE).- El ex primer ministro de Pakistán Imran Khan rechazó este jueves que los fondos que su formación recibió del extranjero fuesen de carácter ilegal, como dictaminó la Comisión Electoral de Pakistán, decisión que podría acarrear la prohibición del partido y de su líder.

"El Pakistan Tehreek-e-Insaaf (PTI) recolectó dinero de empresas en 2012 y la ley que prohíbe esta acción se formuló en 2017; por lo tanto, no se ha violado ninguna ley", argumentó Khan en un mensaje de vídeo difundido ante los manifestantes de su partido que protestaron este jueves en Islamabad contra la decisión de la Comisión.

En su veredicto emitido el martes, el órgano electoral señaló que el partido de Khan había recibido financiación de 34 ciudadanos extranjeros y 351 empresas con sede fuera de Pakistán, unos fondos considerados ilegales según la legislación del país asiático, a menos que procedan de paquistaníes.

Sin embargo, Khan aseguró que "este no fue un caso de financiación del extranjero" y defendió que el PTI fue el único partido que recaudó dinero a través de campañas de recaudación, "a diferencia de otros partidos que estaban dirigidos por mafias".

Además de la existencia de fondos procedentes de otros países, como Estados Unidos y Reino Unido, la Comisión también dijo que el partido mantuvo ocultas trece cuentas bancarias y que la declaración presentada por Khan sobre las finanzas de la formación entre 2008 y 2013 fue "extremadamente inexacta".

A la luz de estas supuestas irregularidades, el ministro de Información paquistaní, Marriyum Aurangzeb, anunció este jueves en una conferencia de prensa que el Gobierno presentará ante el Tribunal Supremo una declaración contra el partido, que podría suponer la suspensión tanto del PTI como del propio Khan.

El ministro también dijo que habían decidido que la Agencia Federal de Investigación (FIA) se encargase de investigar sobre la legalidad o no de los fondos.

Este caso se remonta a 2014, cuando uno de los miembros fundadores de la formación, Akbar Babar, denunció al PTI y decidió abandonar sus filas tras mantener disputas internas con varios de sus miembros.

Al frente del veredicto de la Comisión se encuentra el comisionado jefe de Elecciones, Sikander Sultan Raja, a quien Khan acusa de ser un aliado de la gobernante Liga Musulmana de Pakistán (PML-N).

Khan accedió al poder como primer ministro tras ganar las elecciones de 2018, pero se vio obligado a renunciar el pasado abril tras perder una moción de censura que dio paso al actual Gobierno.

Desde su destitución, Khan ha liderado una campaña masiva contra el Gobierno de Shehbaz Sharif, reclamando que convoque elecciones, y ha culpado a los militares por ser "neutrales" y permitir que el PML-N y sus aliados formen un Gobierno.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.