Anuncios

Miles de médicos surcoreanos enfrentan suspensión mientras Seúl busca procesar a líderes de huelga

Doctores participan en una huelga contra la política médica del gobierno, en Seúl, Corea del Sur, el 3 de marzo de 2024. (AP Foto/Ahn Young-joon)

SEÚL, Corea del Sur (AP) — Miles de doctores en huelga en Corea del Sur se enfrentaban el martes a procedimientos de suspensión de sus licencias médicas mientras las autoridades impulsaban investigaciones policiales contra los líderes de los paros que han afectado al funcionamiento de los hospitales.

Casi 9.000 de los 13.000 doctores residentes y en prácticas del país llevan dos semanas negándose a trabajar en protesta por el plan gubernamental para matricular a miles de estudiantes de medicina más en los próximos años. El gobierno les ordenó regresar a sus puestos antes del 29 de febrero alegando una amenaza para la salud pública, pero la mayoría han desafiado las advertencias de suspensión de licencias y de acciones judiciales.

“Estamos pensando en denunciar a la policía a quienes lideraron los paros", dijo el viceministro de Salud, Park Min-soo, en una conferencia de prensa. “Pero les digo que no hemos decidido exactamente cuándo lo haremos ni contra quién”.

El ministerio envió el lunes a funcionarios a los hospitales para confirmar la ausencia de los doctores en huelga e iniciar el trámite administrativo para suspender sus licencias. Por el momento, el gobierno ha confirmado formalmente la ausencia de más de 7.000, dijo Park, que agregó que el martes continuaban las inspecciones presenciales y se empezó a notificar las suspensiones a los afectados.

Según Park, las licencias de los huelguistas quedarán suspendidas durante al menos tres meses y se les dará la oportunidad de responder antes de que se apliquen.

“Los médicos en prácticas han dejado a sus pacientes indefensos. Han abandonado incluso las salas de urgencias y las unidades de cuidados intensivos", afirmó el funcionario. “No podemos tolerar estos actos irresponsables. Han traicionado sus responsabilidades profesionales y éticas y han descuidado sus obligaciones legales".

Según la ley sanitaria surcoreana, los médicos que desobedezcan la orden de volver al trabajo pueden ser sancionados con tres años de prisión o una multa de 30 millones de wones (alrededor de 22.500 dólares), además de con hasta un año de suspensión de su licencia. Quienes reciben penas de cárcel pueden perder la licencia.

Los observadores sostienen que es probable que el gobierno termine castigando únicamente a los líderes de las protestas y apuntaron que completar los procedimientos administrativos para suspender las licencias de los 9.000 huelguistas llevaría meses.

En el centro de la disputa está el plan del gobierno para aumentar las matriculaciones en Medicina en 2.000 estudiantes más a partir del curso que viene, además de las 3.058 actuales. Las autoridades explicaron que el país necesita más médicos para hacer frente al rápido envejecimiento de la población. Pero muchos doctores sostienen que las universidades no están preparadas para ofrecer educación de calidad a tantos nuevos alumnos y que el sistema sanitario se verá perjudicado en el largo plazo.

Los médicos en huelga son una pequeña parte de los 140.000 doctores que hay en el país, pero suponen en torno al 30 o el 40% del personal médico en algunos hospitales grandes, donde ayudan a los veteranos mientras terminan su formación.

Muchos facultativos veteranos respaldan a los residentes, pero no se han sumado a los paros.

La policía dijo que está investigando a cinco altos miembros de la Asociación Médica de Corea luego de que el Ministerio de Salud presentó denuncias en su contra por la supuesta incitación a la huelga de los doctores en formación.