Anuncios

Milei será recibido el 11 de febrero por la primera ministra italiana Giorgia Meloni

BUENOS AIRES (AP) — El presidente argentino Javier Milei será recibido el 11 de febrero por la primera ministra italiana Giorgia Meloni, con quien comparte un ideario de extrema derecha.

El portavoz presidencial argentino Manuel Adorni anunció el martes la reunión de Milei, un economista ultraliberal que asumió la presidencia en diciembre, con la líder del partido Fratelli D'Italia (Hermanos de Italia), que está al frente de una coalición derechista que gobierna el país europeo desde octubre de 2022.

Meloni felicitó a Milei cuando ganó el balotaje que lo consagró presidente. “Argentina es una nación a la que nos unen profundos vínculos históricos y culturales y donde vive la mayor comunidad de italianos en el extranjero”, destacó la primera ministra en un comunicado.

La dirigente, quien en su carrera por el poder comulgó con políticas ultraderechistas, agregó que “Roma y Buenos Aires comparten valores comunes que definen nuestra acción de política exterior en el actual contexto internacional”.

La fecha del encuentro entre ambos coincide con la canonización en el Vaticano de la beata María Antonia de Paz y Figueroa, también conocida como María Antonia de San José o Mama Antula, la primera mujer de este país sudamericano que será proclamada santa.

Milei ha expresado su intención de participar de la Misa Solemne de Canonización de la beata que tendrá lugar el 11 de febrero en a Basílica de San Pedro, indicó la semana pasada la cancillería.

Nacida en la provincia norteña de Santiago del Estero en 1730, la entonces adolescente María Antonia empezó a acompañar a los jesuitas en la tarea de la evangelización de los pueblos originarios.

Fueron los indígenas quienes la bautizaron Mama Antula, quien hablaba quechua. Cuando los jesuitas fueron expulsados de América en 1767, esa laica quiso continuar con la práctica de los ejercicios espirituales que realizaban los jesuitas y, desafiando las convenciones de su tiempo, peregrinó por el actual territorio del norte argentino organizándolos a pesar de estar prohibidos por la Corona española.