Anuncios

Milei y su gabinete acuden a un "acto interreligioso" en la Catedral de Buenos Aires

Buenos Aires, 10 dic (EFE).- El presidente de Argentina, Javier Milei, y los ministros de su flamante gabinete acudieron hoy a la Catedral Metropolitana de Buenos Aires para asistir a una "misa interreligiosa" con motivo de la asunción del poder del nuevo gobernante suramericano.

Tomado del brazo de la vicepresidenta, Victoria Vllarruel, Javier Milei y los ministros y miembros destacados del gabinete recorrieron a pie la distancia que media entre la Casa Rosada y la Catedral de la Santísima Trinidad de la capital argentina, situada también en la céntrica Plaza de Mayo.

Pero antes de ello, Milei y Villarruel vivieron un "momento de silencio y reflexión" frente al mausoleo del general San Martín.

Portando los atributos presidenciales -la banda y el bastón-, Milei se acercó al sepulcro del militar y político argentino, una figura central en la independencia de los países más meridionales de Suramérica.

En el acto religioso estuvieron presentes representantes y fieles de las diferentes confesiones religiosas que se profesan en Argentina.

Milei se ha declara públicamente católico, pero ha abrazado el judaísmo y se ha reunido en Buenos Aires y en Nueva York con rabinos y líderes de esa comunidad.

El acto interreligioso fue mucho menos multitudinario que el saludo a los dignatarios internacionales en la Casa Rosada o que la ceremonia oficial de traspaso de poderes en la sede del Congreso de la Nación Argentina.

A la ceremonia en la catedral asistieron entre otros el presidente húngaro, Viktor Orbán; el alcalde de Buenos Aires, Jorge Macri; la novia del presidente, Fátima Flórez, y los padres de Milei, con los cuales mantiene un relación muy distante.

El arzobispo de Buenos Aires, José Ignacio García Cuerva, citó al Papa Francisco (que fue arzobispo de la capital argentina antes de convertirse en pontífice) y mencionó frente al nuevo presidente sus definiciones sobre la libertad, uno de los principales ejes de su discurso.

García Cuerva fue crítico con los excesos de la propiedad privada y pidió huir de personalismos, conflictos y enfrentamientos, pidiendo una mayor "fraternidad" entre los argentinos, huyendo de los individualismos.

En el pasado, Milei tuvo duras palabras para el papa Francisco, a quien acusó de ser "el representante del maligno en la Tierra".

Posteriormente, el entonces presidente electo reconoció que esas declaraciones fueron "un error" e invitó a Francisco, con una salud cada vez más debilitada a sus 86 años, a visitar su Argentina natal.

Por su parte, el rabino ortodoxo Axel Wahnish, confidente religioso de Milei, dijo que "Dios tiene fe en el presidente" y le agradeció a 'las Fuerzas del Cielo' su intercesión en la victoria del libertario.

Con guiños constantes al presidente, que estaba sentado en una solitaria silla en la primera fila y sonreía, el rabino pidió "Sabiduría, Templanza y Coraje" para el mandato de Milei, que se extenderá hasta 2027.

(c) Agencia EFE