Anuncios

Miami debe trazar un nuevo mapa electoral para tres escaños meses antes de las elecciones

El juez federal de distrito K. Michael Moore ordenó a la ciudad de Miami que trace un nuevo mapa electoral con límites de distrito diferentes, cambiando las líneas políticas meses antes de las elecciones para tres escaños en la Comisión municipal.

La orden de Moore, emitida el martes por la mañana, siguió a una demanda presentada por grupos comunitarios que acusaban a la ciudad de manipulación racial cuando los comisionados trataron de preservar la composición étnica de la junta de cinco personas. Los grupos comunitarios demandaron en diciembre, alegando que los mapas aprobados el año pasado rompieron Coconut Grove, Flagami, Overtown y otros vecindarios en aras de alcanzar cuotas raciales o étnicas en los distritos.

“El tribunal considera que los demandantes sufren un grave perjuicio cuando el poder legislativo clasifica a sus ciudadanos en función de su raza”, escribió Moore, “y, posteriormente, cuando esas personas votan en distritos racialmente manipulados”.

El juez ordenó al gobierno municipal de Miami que trabaje con grupos comunitarios, representados por abogados de la ACLU, para crear un nuevo mapa en los próximos 30 días. En una presentación ante el tribunal la semana pasada, los abogados de la ACLU dijeron que estarían preparados para presentar uno o más mapas alternativos “muy pronto”.

La abogada municipal de Miami, Victoria Méndez, dijo en un comunicado: “Estamos decepcionados con la decisión del tribunal porque nuestra postura es que la ciudad cumplió la Ley de Derechos Electorales. Revisaremos nuestras opciones sobre la mejor manera de proceder”.

Moore concordó con la recomendación de un magistrado federal que afirmó que la ciudad usó “cuotas raciales” en un esfuerzo por garantizar la diversidad en la Comisión. En representación de los grupos comunitarios, los abogados de la ACLU señalaron las reuniones públicas en las que los comisionados se centraron en crear límites de distrito que preservaran una Comisión que incluía a tres hispanos, un afroamericano y un blanco no hispano.

Los grupos de defensa, que incluyen dos ramas locales de la NAACP, Engage Miami y el grupo comunitario GRACE de Coconut Grove, acusaron a la ciudad de adoptar un mapa inconstitucional después que los comisionados cambiaron los límites de los distritos en 2022. Cada 10 años después del Censo federal, la ciudad revalúa los límites de sus cinco distritos en un esfuerzo por distribuir uniformemente la representación política.

El martes por la noche, el grupo de demandantes dio a conocer dos posibles mapas que envió a los funcionarios de la ciudad.

El vecindario de Allapattah se unirá al Distrito 1 y West Grove, uno de los vecindarios históricamente afroamericanos de Miami, se unirá al resto de Coconut Grove en el Distrito 2; en el Distrito 3, el vecindario de Shenandoah se reunirá y todo Flagami se trasladará al Distrito 4; y los vecindarios de Edgewater y Morningside pasarán al Distrito 5, que cede partes del centro de la ciudad en el mapa propuesto.

“Este caso no se refiere a una zona concreta de la ciudad: se trata de los cinco distritos”, dijo Nicholas Warren, abogado de ACLU en Tallahassee. “Los cinco distritos fueron diseñados para dividir la ciudad por líneas raciales”.

Ambas partes en el litigio coincidieron en que el Distrito 5 de Miami debería trazarse para facilitar que los votantes afroamericanos eligieran al candidato de su preferencia en unas elecciones, en lugar de que el poder de voto de ese grupo minoritario se diluyera al dividir los vecindarios de mayoría afroamericana. El distrito 5 está representado por Christine King, el único miembro afroamericano de la junta.

Aun así, la demanda alega que Miami necesitaba un enfoque más estrecho en la raza en la creación de los límites del Distrito 5 y pidió que fueran redibujados en cumplimiento de las normas federales para la protección de los derechos de voto de las minorías. Moore accedió e incluyó el Distrito 5 al ordenar a Miami que presentara un nuevo mapa.

En un comunicado, King dijo que quería que Miami creara un mapa en el que “todas las voces de la ciudad de Miami estuvieran representadas”.

Los cambios en los límites de los distritos podrían alterar la dinámica política en un año en el que los votantes elegirán a tres comisionados para representar vecindarios como Allapattah, Flagami, Coconut Grove, Brickell y el centro de la ciudad.

Tres de los cinco titulares se presentan a la reelección en noviembre: el Distrito 1 de Alex Díaz de la Portilla y el Distrito 4 de Manolo Reyes, hombres hispanos que estaban en el cargo cuando la junta aprobó el mapa de votación el año pasado, y el Distrito 2 de Sabina Covo, una mujer hispana que ganó una elección especial en febrero para un distrito modificado que previamente había sido representado por hombres blancos, no hispanos.

En una declaración, Covo dijo que quería que las normas contra la manipulación de la Constitución de la Florida guiaran los nuevos mapas de Miami. Dijo que las líneas de distrito no deben usarse para dividir áreas con intereses y necesidades comunes.

“Debemos mantener intactas las comunidades de interés y los vecindarios como Coconut Grove, el downtown y Brickell para evitar divisiones innecesarias”, dijo.

Los miembros de la Comisión se anticiparon a la decisión de Moore. En una reuniónel 11 de mayo, la comisión debatió pedirle a su consultor que dibujara mapas alternativos. La discusión comenzó con Díaz de la Portilla sugiriendo que la ciudad podría abandonar por completo los distritos uninominales y volver a los escaños generales, en donde cada comisionado sería elegido en votaciones en toda la ciudad.

Warren, el abogado de ACLU, dijo que ese tipo de cambio requeriría un referéndum municipal y eso no es una solución posible para los problemas señalados por el juez federal.

En un comunicado, Díaz de la Portilla dijo que no estaba dispuesto a renunciar a la lucha de Miami por el proceso de redistribución de distritos de 2022. “Espero continuar el debate legal que demostrará claramente que esta Comisión está en lo correcto”, dijo. En una segunda declaración, añadió “Pero algunos retoques nunca vienen mal”.