Miami Beach trata de ampliar ventajas para atraer a los urbanizadores a construir viviendas más baratas

·6  min de lectura
MATIAS J. OCNER /MOCNER@MIAMIHERALD.COM

Las autoridades de Miami Beach quieren más viviendas a precios inferiores a los del mercado para los trabajadores locales y están dispuestas a ofrecer incentivos financieros que pudieran ahorrar a los urbanizadores cientos de miles de dólares para construirlas.

Sin embargo, algunos urbanizadores de la zona dudaron de que los incentivos fueran una bala de plata para estimular la construcción y hacer mucho más asequibles las viviendas en una de las ciudades más caras de Miami-Dade.

La comisión de Miami Beach votó por unanimidad esta semana renunciar a una serie de tasas que los urbanizadores no tendrían que pagar si construyen viviendas de menor precio para los trabajadores locales. Se espera que las autoridades municipales den su aprobación final a finales de mes.

“La asequibilidad de la vivienda es clave para la calidad de vida. El aumento del costo del suelo y de la construcción, así como las elevadas tasas de interés, están provocando que la vivienda sea cada vez menos asequible”, dijo Rickelle Williams, directora de desarrollo económico de la ciudad. “Nos gustaría animar a los vecinos a vivir y trabajar en la ciudad de Miami Beach”.

El costo de la vivienda en Miami-Dade se disparó durante la pandemia. Miami Beach experimentó uno de los mayores aumentos de los alquileres de apartamentos del condado —un enorme 72%— en los últimos dos años. Los propietarios han subido los alquileres a niveles astronómicos con la llegada de decenas de nuevos habitantes, muchos de ellos nómadas digitales con altos salarios en tecnología y finanzas.

En Miami Beach, los constructores suelen pagar tasas a la ciudad cada vez que construyen un proyecto. El menú de tasas está destinado a compensar el impacto que sus desarrollos tendrán en los recursos de la comunidad y el medio ambiente.

De acuerdo con la propuesta aprobada esta semana, las autoridades de la playa dejarán de cobrar las tasas a los urbanizadores que construyan viviendas para los trabajadores locales.

Normalmente, para cualquier proyecto residencial los constructores tendrían que construir un proyecto con certificación medioambiental o aportar el 5% del costo de la construcción a la ciudad.

Los urbanizadores que construyan viviendas para trabajadores también estarían exentos de pagar las siguientes tasas fijas estimadas: $50,009 en concepto de tasa de movilidad destinada a financiar mejoras en el transporte; $35,010 en concepto de contribución a la capacidad de uso de los parques, destinada a apoyar los parques públicos; $425,357 en concepto de tasas de impacto por conexiones de agua y alcantarillado; y $330,980 en concepto de donación a la campaña de Arte en Lugares Públicos (AiPP) de la ciudad. Todo ello supone un ahorro de $841,356.

Las exenciones de tasas ampliarían la lista de incentivos de desarrollo existentes en Miami Beach, entre los que se incluyen la agilización de la revisión del plan y la obtención de permisos, al igual que el desarrollo de viviendas para la mano de obra en propiedades de la ciudad.

Todos los proyectos de viviendas para la mano de obra que se están construyendo —la ciudad tiene uno en Normandy Drive y otro para los bailarines del Miami City Ballet en Collins Park— también podrían calificar para las exenciones. Le costará al desarrollador Servitas $29 millones para construir el desarrollo de 80 unidades de vivienda para la fuerza de trabajo del Miami City Ballet. Williams dijo que el urbanizador puede ahorrar $1.2 millones en honorarios de desarrollo, si la comisión de la ciudad da la aprobación final de las exenciones de tasas.

Las viviendas destinadas a la mano de obra atienden a los vecinos locales que ganan hasta el 140% de los ingresos medios de la zona de Miami-Dade de $68,300. Para poder optar a este tipo de viviendas, una persona sola tendría que ganar entre $54,640 y $95,620 anuales, una vivienda de dos personas ganaría entre $62,400 y $109,200 y un núcleo de tres personas ganaría entre $70,240 y $122,920 al año.

Los alquileres mensuales de los apartamentos destinados a los trabajadores locales variarían en función de los ingresos del hogar y del número de habitaciones. Costarían desde $1,366 por un estudio hasta $3,073 por uno de dos dormitorios.

Si los funcionarios de la ciudad realmente quieren fomentar el desarrollo de más viviendas para trabajadores, deberían hablar con los expertos, dijo Michael Wohl, director de Coral Rock Development y urbanizador de viviendas asequibles y viviendas para trabajadores. Los comisionados de la ciudad necesitan escuchar a los prestamistas, contratistas y arquitectos acerca de lo que mejor les ayudaría a lograr sus objetivos de vivienda.

“Es importante que un municipio progresista como Miami Beach cuente con un grupo de personas del sector privado con lo que quieren lograr”, dijo Wohl. “Este es un buen primer paso, pero hay muchas cosas que podrían discutirse para ayudar en el proceso”.

Los dirigentes de Miami Beach ven la desesperada necesidad de más viviendas para los trabajadores locales, dijo Williams. La mayor parte de la fuerza de trabajo de la ciudad se desplaza a la Playa, de acuerdo con los datos del Censo federal de 2019. De los 58,066 puestos de trabajo en Miami Beach, 48,515, 84% son ocupados por personas que viven fuera de la comunidad costera.

La intención de los líderes de la ciudad es que la mano de obra viva, trabaje y juegue en la comunidad; por eso, Miami Beach tiene el objetivo de construir al menos 6,800 viviendas asequibles y para la mano de obra para 2030. Ahora, 313 viviendas más asequibles y de mano de obra están en proyecto.

“Las exenciones de tasas y los incentivos son elementos que impulsarán nuestra economía. Ayudarán a estabilizar nuestra comunidad empresarial”, dijo Williams, responsable de desarrollo económico de la ciudad.

Albert Milo, presidente de la división de vivienda asequible de Related Group, dijo que quiere que se pongan más cosas sobre la mesa, como la relajación de la fiscalidad inmobiliaria, la reducción del estacionamiento y el aumento de la densidad.

“Es importante tener una caja de herramientas completa. Ningún incentivo resuelve todos los problemas; no hay una bala de plata: hay que tener un menú completo de incentivos”, dijo Milo. “Por otra parte, el trabajo del sector privado es saber cuáles usar para que se construyan estos proyectos”.

Tim Hernández, profesor adjunto de la escuela de arquitectura de la Universidad de Miami (UM) y director de New Urban Communities, dijo que Miami Beach debería formar un equipo con el condado y las escuelas públicas de Miami-Dade en su impulso a la vivienda para trabajadores.

“La cantidad de dinero que la gente está ahorrando con esto ayudará”, dijo Hernández, “pero no va a mover la aguja”. La ciudad y el condado, dijo, “deben ser socios en esto si son sinceros acerca de la resolución de este problema”.