Lo citó Alberto Fernández: el duro discurso de Merkel y qué medida tomó para las escuelas

·5  min de lectura
La canciller Angela Merkel en su presentación ante el Parlamento alemán
Kay Nietfeld

BERLÍN.- La canciller alemana, Angela Merkel, instó al Parlamento a aprobar un proyecto de ley que otorgue a su gobierno nuevos poderes para forzar cierres y toques de queda en áreas con altas tasas de infección de coronavirus, a medida que el número de casos sigue en aumento. El discurso de hoy de la canciller fue citado por el presidente Alberto Fernández en la conferencia de prensa que brindó tras su reunión con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Al dirigirse a los legisladores en la Cámara baja este viernes, Merkel -que este viernes recibió la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca- advirtió que Alemania estaba “firmemente en las garras de la tercera ola”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La situación es grave, muy grave y debemos tomarla en serio”, dijo, y señaló que la mayoría de los ciudadanos estaban a favor de introducir medidas más estrictas. El discurso de Merkel se produjo cuando Alemania registró 25.831 nuevos casos de Covid-19 y 247 muertes, según el centro de control de enfermedades del Instituto Robert Koch.

“El virus no atiende a medias tintas. Solo entiende un idioma: la contundencia”, subrayó la canciller, que agregó que el coronavirus “no negocia” y que “los titubeos no sirven”. La canciller dedicó parte de su discurso a defender en concreto su propuesta de toque de queda, una de las medidas más criticadas y cuestionadas -desde la oposición, las empresas y la sociedad civil- de este proyecto de ley del gobierno.

Diez razones científicas que sostienen que el coronavirus se contagia por el aire

Markel también dijo que los trabajadores de cuidados intensivos estaban “enviando una llamada de socorro tras otra” en medio del aumento.

“¿Quiénes somos para ignorar sus súplicas?”, dijo Merkel. “No se nos puede permitir dejar a los médicos y enfermeras solos”. La canciller quiere enmendar la Ley de Protección contra Infecciones para que las autoridades federales puedan endurecer las restricciones, incluso si los líderes regionales se resisten.

La medida busca poner fin al enfoque de “mosaico” que caracterizó la respuesta a la pandemia en los 16 estados de Alemania hasta la ahora. Las medidas de bloqueo se deciden actualmente a nivel estatal y muchos han expresado su frustración y confusión en los últimos meses cuando los gobernadores interpretaron las reglas acordadas con el gobierno federal de diferentes maneras, a pesar de tener tasas de infección similares.

De entrar en vigor, el cambio permitiría al gobierno federal imponer un “freno de emergencia” en las regiones cuando la propagación del coronavirus se vuelve demasiado rápida y se están registrando más de 100 nuevos casos semanales por cada 100.000 habitantes.

Una trabajadora de la salud recibe su primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus en un centro de vacunación en Rostock, Alemania, el 12 de febrero de 2021
Lena Mucha


Una trabajadora de la salud recibe su primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus en un centro de vacunación en Rostock, Alemania, el 12 de febrero de 2021 (Lena Mucha/)

Actualmente, la tasa de infección en Alemania se sitúa por encima de los 160 casos semanales por cada 100.000 habitantes.

El “freno de emergencia” llevaría a un conjunto uniforme de reglas que implicarían el cierre de tiendas, instalaciones culturales y deportivas, límites a los contactos personales y toques de queda nocturnos.

“Es un Fukushima biológico”: dramática alerta de los expertos por las muertes en Brasil por coronavirus

El proyecto de ley prevé, además del toque de queda, limitar los contactos interpersonales a los convivientes y una persona externa a partir de los 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en siete días, así como el cierre los comercios no esenciales, la cultura, el ocio y la restauración.

Los colegios mantendrán las clases presenciales (aunque con restricciones) hasta los 200 casos por cada 100.000 habitantes en siete días, aunque a partir de los 100 positivos serán obligatorios dos test rápidos de antígenos semanales. El proyecto de ley obliga asimismo a los empleadores a ofrecer a sus trabajadores en modalidad presencial al menos un test semanal (lo recomendado en todo el país desde hace meses es el teletrabajo).

Es probable que la aprobación del proyecto de ley sea una batalla cuesta arriba para Merkel, ya que los gobiernos estatales se muestran reacios a ceder la autoridad sobre la atención médica a la administración federal.

Su discurso en el Parlamento fue interrumpido por abucheos de legisladores pertenecientes al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), que se ha opuesto persistentemente a los cierres por el Covid-19.

Merkel también enfrentó críticas dentro de su propio bloque conservador, que las encuestas de opinión sugieren que sufrirá su peor resultado en las próximas elecciones nacionales de septiembre.

El cambio propuesto a la Ley de Protección contra Infecciones debe ser aprobado por la Cámara baja del Parlamento y la Cámara alta estatal. Se espera que la Cámara baja vote sobre el proyecto de ley la próxima semana, y la cámara alta lo seguirá.

La importancia de las vacunas

Merkel reconoció que los nuevos poderes no eran una solución a prueba de balas para la pandemia, que dijo que solo se podía vencer con vacunas, sin embargo, pidió coordinación entre varios niveles de gobierno para limitar la propagación de la cepa de coronavirus más transmisible, la variante del Reino Unido, que se extiende por toda Alemania.

Misión a la Luna: Musk se impuso a Bezos y ganó un multimillonario contrato de la NASA

“No hay manera de evitarlo. Necesitamos detener esta tercera ola de la pandemia“, dijo Merkel. “Y para lograr esto, necesitamos combinar mejor las fortalezas de los gobiernos federal, estatal y local de lo que hemos estado”.

La AfD, al igual que muchos grupos de extrema derecha en Europa, argumenta que las restricciones no han logrado detener la pandemia y causar más daños a la economía y la salud mental de las personas, alegando que las medidas de distanciamiento son un ataque sin precedentes a las libertades democráticas básicas.

“Las enmiendas propuestas a la Ley de Protección contra Infecciones son un documento alarmante de un estado autoritario”, dijo el viernes la líder parlamentaria de AfD, Alice Weidel.

Agencias AP, AFP y Reuters