Anuncios

Las mentiras de Trump sobre las elecciones de 2020 son cada vez más frecuentes

Mientras Donald Trump enfrenta cargos por delitos graves por sus intentos de anular las elecciones de 2020, el expresidente está inundando los medios y su plataforma de redes sociales con distorsiones, desinformación y teorías de conspiración infundadas sobre su derrota.

Es parte de un esfuerzo de varios años para socavar la confianza pública en el proceso electoral estadounidense mientras planifica un regreso a la Casa Blanca en 2024. Hay evidencia de que sus mentiras están resonando: una nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research muestran que el 57% de los republicanos cree que el demócrata Joe Biden no fue elegido legítimamente como presidente.

Estos son los hechos sobre la derrota de Trump en las últimas elecciones presidenciales:

RESEÑAS Y RECUENTOS CONFIRMAN LA VICTORIA DE BIDEN

La victoria de Biden sobre Trump en 2020 no fue particularmente reñida. Ganó el Colegio Electoral con 306 votos frente a los 232 de Trump, y el voto popular por más de 7 millones de votos.

Debido a que el Colegio Electoral determina en última instancia la presidencia, la contienda la decidieron unos pocos estados en disputa. Muchos de esos estados realizaron recuentos o revisiones exhaustivas de los resultados, todos los cuales confirmaron la victoria de Biden.

En Arizona, una revisión de seis meses de las papeletas en el condado más grande del estado, Maricopa, encargada por legisladores estatales republicanos, no sólo confirmó la victoria de Biden, sino que determinó que debería haber ganado por 306 votos más que el margen estatal oficialmente certificado de 10,457.

En Georgia, donde Trump fue acusado recientemente por sus esfuerzos por anular el resultado de 2020, funcionarios estatales encabezados por un gobernador republicano y un secretario de Estado recertificaron la victoria de Biden después de realizar tres recuentos en todo el estado. El recuento oficial final redujo la victoria de Biden en el estado de apenas 13,000 votos a apenas 12,000 votos.

En Michigan, un comité encabezado por senadores estatales republicanos concluyó que no hubo fraude generalizado o sistemático en el estado en 2020 después de realizar una investigación de meses. Michigan, donde Biden derrotó a Trump por casi 155,000 votos, o 2.8 puntos porcentuales, fue menos competitivo en comparación con otros estados en disputa, aunque el resultado en el condado Wayne, sede de Detroit, fue blanco de acusaciones infundadas de fraude electoral por parte de Trump y sus partidarios, como eran jurisdicciones urbanas clave en todo el país.

Los resultados electorales en Nevada, Pensilvania y Wisconsin

En Nevada, la entonces secretaria de Estado, la republicana Barbara Cegavske, y su oficina revisaron decenas de miles de acusaciones de posible fraude electoral identificadas por el Partido Republicano de Nevada, pero descubrieron que casi todas se basaban en información incompleta y en una falta de comprensión de la situación. procedimientos estatales de votación y registro. Por ejemplo, la investigación de Cegavske encontró que de 1,506 supuestos casos de votos emitidos en nombre de personas fallecidas, sólo 10 justificaban una mayor investigación por parte de las autoridades. De manera similar, 10 de 1,778 denuncias de doble voto exigieron una mayor investigación. Biden ganó Nevada por 33,596 votos, o 2.4 puntos porcentuales.

En Pensilvania, los resultados finales certificados dejaron a Biden con un margen de 80,555 votos sobre Trump, o 1.2 puntos porcentuales. Los esfuerzos por revocar las elecciones de Pensilvania fracasaron en los tribunales estatales y federales, mientras que ningún fiscal, juez o funcionario electoral en Pensilvania ha expresado preocupación por un fraude generalizado. Los republicanos estatales continúan intentando su propia revisión de los resultados de 2020, pero ese esfuerzo se ha visto paralizado en los tribunales y los demócratas lo han llamado una “expedición de pesca partidista”.

En Wisconsin, un recuento mejoró ligeramente la victoria de Biden sobre Trump en 87 votos, aumentando la ventaja de Biden en todo el estado a 20,682, o 0.6 puntos porcentuales. Una auditoría no partidista que concluyó un año después de las elecciones hizo recomendaciones sobre cómo mejorar las elecciones futuras en Wisconsin, pero no descubrió evidencia de fraude electoral generalizado en el estado, lo que llevó al copresidente republicano del comité de auditoría a declarar que “el proceso electoral fue en gran medida segura y protegida”. El presidente de la Asamblea estatal, un republicano, ordenó una revisión separada, que según un juez estatal no encontró “absolutamente ninguna evidencia de fraude electoral”.

INVESTIGACIÓN DE AP ENCUENTRA MÍNIMO FRAUDE ELECTORAL EN ESTADOS DISPUTADOS

Una investigación exhaustiva de AP en 2021 encontró menos de 475 casos de fraude electoral confirmado en seis estados disputados, ni cerca de la magnitud necesaria para influir en el resultado de las elecciones presidenciales.

La revisión de las papeletas y registros de más de 300 oficinas electorales locales encontró que casi todos los casos de fraude electoral fueron cometidos por individuos que actuaron solos y no como resultado de una conspiración masiva y coordinada para manipular las elecciones. Los casos involucraron tanto a demócratas como a republicanos registrados, y los culpables casi siempre fueron capturados antes de que se contará la boleta fraudulenta.

Algunos de los casos parecían ser intentos intencionales de cometer fraude, mientras que otros parecían involucrar errores administrativos o confusión de los votantes, incluido el caso de un hombre de Wisconsin que votó por Trump pero dijo que no sabía que no era elegible para votar porque estaba en libertad condicional por una condena por un delito grave.

La revisión de AP tampoco produjo evidencia que respalde las afirmaciones de Trump de que los estados tabularon más votos que votantes registrados.

Biden ganó Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin y sus 79 votos en el Colegio Electoral por un total combinado de 311,257 votos de 25.5 millones de votos emitidos. Las papeletas en disputa representan sólo el 0.15% de su margen de victoria en esos estados.

LA PROPIA ADMINISTRACIÓN DE TRUMP NO ENCONTRÓ FRAUDE

Miembros de su propia administración le advirtieron repetidamente a Trump que no había evidencia de fraude generalizado.

Nueve días después de las elecciones de 2020, la Agencia federal de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad emitió un comunicado que decía: “Las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos”. La declaración fue coescrita por los grupos que representan a los principales funcionarios electorales de cada estado.

Menos de tres semanas después, el entonces fiscal general William Barr declaró que una investigación del Departamento de Justicia no había descubierto pruebas del fraude electoral generalizado que, según Trump, estaba en el centro de una conspiración masiva para robar las elecciones. Barr, que había ordenado a los fiscales estadounidenses y a los agentes del FBI en todo el país que investigaran “acusaciones sustanciales” de irregularidades en la votación, dijo: “Hasta la fecha, no hemos visto un fraude a una escala que podría haber tenido un resultado diferente en las elecciones”.

El informe del comité de la Cámara de Representantes del 6 de enero detalla casos adicionales en los que funcionarios de la administración y personal de la Casa Blanca refutaron las diversas acusaciones de fraude electoral de Trump.

LOS TRIBUNALES ESCUCHARON LOS RECURSOS LEGALES DE TRUMP Y LOS RECHAZARON

La campaña de Trump y sus partidarios presentaron numerosas impugnaciones legales de las elecciones en los tribunales y alegaron diversos fraudes y malas conductas electorales. Los casos fueron escuchados y rechazados rotundamente por docenas de tribunales tanto a nivel estatal como federal, incluidos jueces designados por Trump.

Uno de ellos, el juez de circuito federal Stephanos Bibas, formó parte de un panel federal que rechazó una solicitud para impedir que Pensilvania certificara sus resultados, diciendo: “Los votantes, no los abogados, eligen al presidente. Las votaciones, no los informes, deciden las elecciones”.

La Corte Suprema de Estados Unidos también rechazó varios esfuerzos en las semanas posteriores al día de las elecciones para anular los resultados electorales en varios estados disputados que ganó Biden.

ERAN FALSAS LAS TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN SOBRE LAS MÁQUINAS DE VOTACIÓN

Muchas de las afirmaciones que Trump y su equipo presentaron sobre una elección robada tenían que ver con el equipo que los votantes utilizaron para emitir su voto.

En varias ocasiones, Trump y su equipo legal alegaron falsamente que se construyeron máquinas de votación en Venezuela bajo la dirección del presidente Hugo Chávez, quien murió en 2013; que las máquinas fueron diseñadas para borrar o invertir los votos emitidos por Trump; y que el ejército estadounidense se había apoderado de un servidor informático en Alemania que contenía secretos sobre las irregularidades electorales estadounidenses.

Ninguna de esas afirmaciones fueron jamás fundamentadas o corroboradas. La declaración conjunta de CISA publicada después de las elecciones decía: “No hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado o perdido votos, cambiado votos o haya sido comprometido de alguna manera”.

Sin embargo, muchas de estas y otras afirmaciones infundadas fueron repetidas en Fox News, tanto por miembros del equipo de Trump como por algunas de las personalidades del canal. Dominion Voting Systems demandó a la red por 1,600 millones de dólares, alegando que la difusión de estas acusaciones por parte del medio equivalía a difamación.

Los registros de comunicaciones internas de Fox News desenterrados en el caso mostraron que la cadena transmitió las afirmaciones a pesar de que sus estrellas más importantes, incluidos Sean Hannity y Tucker Carlson, así como el presidente de la compañía, Rupert Murdoch, no creían que fueran ciertas.

Dominion y Fox News llegaron a un acuerdo extrajudicial por 787.5 millones de dólares.

SON DESMENTIDAS LAS RECLAMACIONES QUE IMPLICAN MALETAS Y MULAS ELECTORALES

Trump y sus partidarios también han afirmado que una serie de otros factores contribuyeron a un esfuerzo más amplio para robar las elecciones presidenciales.

Una teoría propuesta tanto por Trump como por uno de sus abogados, Rudy Giuliani, es que las “maletas” llenas de votos fraudulentos en Georgia le costaron a Trump las elecciones allí.

El entonces fiscal general adjunto, Jeffrey Rosen, dijo al comité de la Cámara del 6 de enero que él personalmente revisó el video que supuestamente mostraba la acusación de fraude en cuestión. Relata haberle dicho a Trump: “No era una maleta. Era un contenedor. Eso es lo que usan cuando cuentan los votos. Es benigno”.

Los funcionarios estatales y del condado también habían confirmado que los contenedores eran contenedores de boletas normales con ruedas, que se utilizan en el procesamiento normal de boletas.

Pero una semana después, Trump repitió públicamente la teoría de la maleta y dijo: “Hay incluso imágenes de cámaras de seguridad de Georgia que muestran a funcionarios diciéndoles a los observadores electorales que abandonen la sala antes de sacar maletas con papeletas de debajo de las mesas y continuar contando durante horas”.

Richard Donoghue, exfiscal general adjunto interino, dijo al comité del 6 de enero que, días después, le dijo a Trump que “estas acusaciones sobre boletas introducidas de contrabando en una maleta y pasadas por la máquina varias veces no eran ciertas. … Miramos el vídeo, entrevistamos a los testigos”. Pero Trump siguió repitiendo la afirmación falsa.

Otra afirmación desacreditada que giraba en torno a la historia de las 2,000 llamadas mulas electorales apareció en una película que se proyectó en cientos de cines la primavera pasada. La película alega que se pagó a personas alineadas con los demócratas para recolectar y retirar boletas ilegalmente en Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin. Pero la AP determinó que las acusaciones se basaban en un análisis defectuoso de los datos de ubicación de los teléfonos móviles y de las imágenes de vigilancia de los buzones.

Los periodistas de Associated Press Scott Bauer y Todd Richmond en Madison, Wisconsin; Christina A. Cassidy en Atlanta; Marc Levy en Harrisburg, Pensilvania; y Ali Swenson en Nueva York contribuyeron a este informe.