Las mentiras de Brenda Uliarte: se lamentaba en público y alentaba el ataque en privado

·3  min de lectura
Brenda Uliarte y su amiga Agustina Díaz; las dos están detenidas por el atentado contra Cristina Kirchner
Brenda Uliarte y su amiga Agustina Díaz; las dos están detenidas por el atentado contra Cristina Kirchner

El primer intercambio entre Brenda Uliarte y su amiga Agustina Díaz que analiza la Justicia es del 4 de julio de 2022, un mes y medio antes de una marcha con antorchas frente a la Casa Rosada que organizó un grupo opositor radicalizado que se hace llamar Revolución Federal. “Yo estoy organizando para ir a hacer bardo a la casa rosada con bombas motolov y todo” y “voy con un fierro y le pego un tiro a Cristina” son dos de los mensajes que Uliarte envió a su amiga por entonces.

El 28 de julio Fernando Sabag Montiel y Uliarte fueron entrevistados en un móvil del canal Crónica TV. Les consultaron por la designación de Sergio Massa como ministro de Economía. Al día siguiente Sabag Montiel compartió una captura de ese móvil en su cuenta de Instagram: “Salí en Crónica TV criticando al gobierno y a Sergio Massa encima los periodistas me felicitaban diciendo que se de política me decían que tengo que ser notero gracias al pelado los trate de panqueque ni Milei ni Cristina”, escribió. El posteo luego fue eliminado de su perfil.

Semanas antes del ataque, a mediados de agosto, Sabag Montiel y Uliarte aparecieron nuevamente en la pantalla de Crónica TV para decir que “los planes sociales fomentan la vagancia”. “Se sale adelante trabajando, no cobrando planes”, dijo Uliarte ante las cámaras del móvil que la entrevistó en vivo en la avenida Corrientes. Ella sostenía los copos de azúcar, mientras hablaba. Agregó que con tres días de ventas juntaba la misma cantidad de dinero equivalente al plan social que había cobrado meses antes. Dos días más tarde, Uliarte fue invitada a un programa de ese canal para hablar en el estudio sobre los planes sociales, en una suerte de debate con una beneficiaria que se había vanagloriado de “cobrar por no hacer nada”.

El sábado 27 de agosto, el día que se registraron serios incidentes en los alrededores de la casa de Cristina Kirchner entre manifestantes oficialistas y la Policía de la Ciudad, Uliarte y Díaz tuvieron otro intercambio de mensajes. “Hoy me convierto en San Martín, voy a mandar a matar a Cristina...Me re pudri que hablen y no hagan nada. Yo si voy a hacer. Se me metió el espíritu de San Martin en el cuerpo... Que hija de puta se metió adentro antes de que le meta el tiro”, dijo Uliarte a su amiga.

En las horas posteriores al atentado contra Cristina Kirchner, Brenda Uliarte buscó desligarse del hecho. Dio una entrevista al canal Telefe el viernes 2 de septiembre junto a Nicolás Gabriel Carrizo, identificado como el líder de la “banda de los copitos”, en la que desconoció saber que su pareja tenía un arma de fuego y dijo que había visto a su novio por última vez dos días antes del ataque. En esa nota se identificó como Ámbar y dijo: “No pensé que sería capaz de hacer algo así”, en relación a Fernando Sabag Montiel.

Pero en simultáneo, en los mensajes que intercambió el día siguiente al atentado con su amiga, Uliarte mostraba tener conocimiento del hecho y le dijo que no podía volver a su casa porque temía por un posible allanamiento. Díaz le dijo: “Yo tengo un cagaso de que te agarren y te periten el celu” (SIC) y le sugirió deshacerse del celular.

A partir del análisis de imágenes de cámaras de seguridad y de las comunicaciones de Uilarte, la Justicia comprobó que sus dichos ante las cámaras eran falsos y que ella había estado en Juncal y Uruguay la noche del ataque. Por eso fue ordenada su detención. Horas antes de quedar detenida, Uliarte habló a sus seguidores en redes sociales en una transmisión en vivo vía Instagram. Era domingo a la noche. Ante el comentario de un usuario que señaló que “el chorro de agua [en referencia al arma empleada en el ataque] se vio claro”, Uliarte respondió: “Sí, tal vez era una pistola de agua. ¿Quién sabe?”