Qué mensaje dejaron las personas que pasaron por la Embajada Británica a expresar sus condolencias

·6  min de lectura
El libro donde se podían dejar las condolencias en la Embajada Británica
El libro donde se podían dejar las condolencias en la Embajada Británica - Créditos: @Alejandro Guyot

“Para mí era importante venir hoy a mostrar mis respetos. La Reina fue una líder femenina en un mundo de hombres. Se fue la matriarca del país, la que era como una abuela para todos los británicos. Esto es historia viva, el fin de una era”, dijo Ayelén Báez, una joven argentina que esta mañana se acercó a la Embajada Británica en la Argentina para despedir a la Reina Isabel II.

Ayelén Báez fue a la embajada con una remera con la bandera del Reino Unido
Ayelén Báez fue a la embajada con una remera con la bandera del Reino Unido - Créditos: @Alejandro Guyot

La Embajada, ubicada en Luis Agote 2412, dentro de una pequeña y muy pintoresca zona del barrio de Recoleta conocida como “La Isla”, abrió sus puertas de 10 a 12 para que el público pudiera firmar un libro de condolencias hacia la familia real. La invitación la habían anunciado ayer por la tarde a través de su cuenta de Twitter.

En total fueron cerca de 30 personas las que asistieron a la Embajada a dar sus mensajes de apoyo. Al llegar, debían mostrar su documento de identidad, dejar sus pertenencias en un sector de guardado y atravesar un detector de metales. Además, la zona estaba custodiada por personal de seguridad de la Embajada, agentes de la Policía Federal Argentina y de la policía de la ciudad de Buenos Aires. Una vez adentro, las personas se encontraban con una pequeña mesa sobre la cual se apoyaba el libro y una birome. A un lado, un ramo de flores blancas y al otro, un retrato de la Reina completaban el pequeño altar.

La entrada de la embajada, sobre la calle Agote, estaba custodiada por agentes de seguridad y policías
La entrada de la embajada, sobre la calle Agote, estaba custodiada por agentes de seguridad y policías - Créditos: @Alejandro Guyot

Algunos, visiblemente conmovidos, llevaron flores que dejaron a un costado del libro o sobre las rejas de la residencia de Kirsty Hayes, embajadora del Reino Unido en la Argentina, ubicada en la calle Gral. Gelly y Obes 2333, en la misma manzana que la Embajada. En ambos sitios, la bandera flameó a media asta en señal de luto, y así lo hará durante los próximos 10 días.

“El fallecimiento de Su Majestad la Reina Isabel II representa un momento de profunda tristeza para mi país, el Reino Unido, y para millones de personas en todo el mundo. Su vida ha sido ejemplo de dedicación al servicio público y su incomparable legado perdurará por siempre. Estamos sumamente agradecidos por las numerosas expresiones de condolencia y solidaridad que estamos recibiendo por parte del pueblo y las autoridades de la Argentina”, dijo Hayes en un comunicado publicado en la cuenta oficial de la Embajada británica.

La mesa con el libro y el retrato de la reina
La mesa con el libro y el retrato de la reina - Créditos: @Alejandro Guyot

Báez dijo que, si bien sabía que era una mujer grande que podía fallecer en poco tiempo, su partida la shockeó y le dio mucha tristeza. “Mi papá es militar y estuvo involucrado en Malvinas, pero yo creo que las guerras no las hacen las personas sino los poderes”, agregó, haciendo referencia a uno de los puntos que siempre generó controversia en la relación de los argentinos con Inglaterra.

Importancia histórica

Al igual que Báez, que este año asistió al Jubileo de la Reina, la mayoría de quienes se acercaron esta mañana tuvo la oportunidad de estar en el Reino Unido en algún momento. Los sentimientos más mencionados fueron la tristeza, la admiración y un sentido de importancia histórica.

Natalia Fidel dijo que se acercó sobre todo por haber sido becaria Chevening, un programa británico que beca a estudiantes de distintas partes del mundo para estudiar en alguna universidad del Reino Unido. “Vine a expresar mis condolencias a la familia real por la muerte de la Reina. Siento mucha tristeza por su muerte y, a la vez, admiración por su liderazgo. Que alguien que atravesó tanta historia haya sido una mujer me conmueve”, dijo.

María Delia Bueno llegó a la embajada con un ramo de flores blancas
María Delia Bueno llegó a la embajada con un ramo de flores blancas - Créditos: @Alejandro Guyot

Thanks, your Majesty [Gracias, su Majestad],” escribió Mateo Demichelis, un estudiante de derecho de 18 años que también fue a firmar el libro esta mañana. “Básicamente quiero agradecerle. Es una monarca que perduró mucho tiempo en su cargo. Me interesan los temas internacionales y esto es histórico”, explicó.

La Reina Isabel II murió ayer a los 96 años después de haber permanecido en el trono de Gran Bretaña durante 70 años y 220 días, el reinado más largo de la historia. Dos días antes de su muerte, la reina recibió a la nueva primera ministra de Gran Bretaña, Liss Truss, que se convirtió en la 15° primera ministra de su reinado. Carlos III, primer hijo de Isabel II, será quien se convierta en el nuevo rey del Reino Unido. A los 73 años, Carlos III entrará en la historia como el monarca británico de mayor edad al comienzo de su reino.

Cerca de las 11, María Delia Bueno llegó con un ramo de flores blancas. “Con la muerte de la Reina se termina de ir el siglo XX. Se la va a extrañar. Creo que a todos nos ha atravesado su partida porque era una referente”, dijo antes de entrar a dejar su mensaje.

Julia Álvarez estaba muy emocionada
Julia Álvarez estaba muy emocionada - Créditos: @Alejandro Guyot

Por su parte, Alejandro Chioda, sostuvo que son varios los motivos por los que admira a Isabel II. “Para mí es un ejemplo como mujer y como gobernante. Desde su adolescencia vivió bajo las bombas de Hitler. Tuvo sus errores, pero también tuvo el temple para seguir adelante. A los 25 años tuvo que hacerse cargo de un reinado que no era para ella: se puso el sayo y no le quedó para nada grande. Yo soy argentino, pero las monarquías han marcado una época”, dijo.

Julia Álvarez fue una de las personas más conmovidas por la muerte de la Reina de las que se acercaron a la Embajada. “Siento mucha admiración por ella. Para mí es un emblema y estoy muy conmovida por su muerte. Sé que puede ser estúpido venir acá por la rivalidad que hay entre la Argentina y Gran Bretaña, pero quería venir a dar mi pésame. Estuve un tiempo en Londres y eso me hizo ver todo desde una nueva perspectiva. El palacio de Buckingham es como un cuento de hadas, la gente es súper amable y siempre está dispuesta a ayudar”, dijo entre lágrimas.

Desde el lunes 12 al jueves 15 de septiembre de 10 a 12 y de 14 a 16 seguirán las puertas abiertas para firmar el libro de condolencias. También se puede dejar un mensaje en el libro digital que puso a disposición la Embajada.