Mendoza: un niño de un año murió atropellado mientras jugaba en una caja de tomates

·2  min de lectura
El conductor dio negativo en el test de alcoholemia
El conductor dio negativo en el test de alcoholemia - Créditos: @Gentileza

Un niño de un año murió atropellado por una camioneta cuando jugaba dentro de una caja de tomates en una finca, en Mendoza, el martes por la mañana. El conductor, quien aseguró que no lo vio, luego de la tragedia fue sometido a un test de alcoholemia que dio negativo, por lo que fue liberado pero sigue a disposición de la Justicia.

La tragedia se dio cerca de las 11 del martes en la finca mendocina Sánchez, ubicada a la altura del Carril Chimbas y Herrera de la localidad de San Martín.

La madre del menor, Magdalena Manuela González, de 30 años, oriunda de Bolivia, estaba cosechando tomates en la finca, lugar donde vive y trabaja. Mientras, su hijo Antony González jugaba dentro de una caja que se encontraba sobre un camino interno, informó el medio mendocino Jornada On Line.

Luis Subia Tejerina, de 24 años, ciudadano boliviano, estaba trabajando también en el lugar y manejaba una camioneta Toyota Hilux blanca en la que transportaba diversos elementos. En un momento de la jornada, y según declaró, hizo marcha atrás en un camino interno, no vio al niño en la caja y avanzó. Por el impacto el bebé murió.

Tejerina se dio cuenta de lo ocurrido y desde la finca llamaron a una ambulancia del centro de salud de Tres Porteñas que asistió al lugar. Un enfermero confirmó que Antony había muerto debido a un impacto recibido en la cabeza. Más tarde, un médico legista diagnosticó la muerte por traumatismo craneal.

La Oficina Fiscal de San Martín ordenó pericias en el lugar por parte de la Policía científica y el conductor de la camioneta fue aprehendido y trasladado a la Comisaría 55°. Además, se le realizó un test de alcoholemia a Subía Tejerina y se determinó que no tenía alcohol en sangre, por lo que fue liberado aunque debe estar a disposición de la Justicia.

Otras muertes de niños en lugares de trabajo

De acuerdo con el medio Los Andes, Antony es el tercer niño que muere en el mes de marzo en lugares de trabajo en Mendoza.

El 7 de marzo, Erick Mamaní, de 6 años, falleció tras caer a un pozo de agua de más de 50 metros de profundidad. El niño se encontraba en una obra en construcción ubicada en calle Urquiza al 700 de Guaymallén, donde su padre estaba trabajando como obrero.

Por su parte el martes 14 de marzo Jonathan Pizarro, de 11 años, murió tras caer a un pozo con agua en Uspallata, pozo que había sido excavado porque en el predio estaban realizando obras, aunque no había señalizaciones ni personal.

Un niño de seis años murió al caer en un pozo de más de 50 metros de profundidad en Mendoza
Un niño de seis años murió al caer en un pozo de más de 50 metros de profundidad en Mendoza