A Meghan Markle y Kate Middleton las ha distanciado el ego

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
LONDON, ENGLAND - JULY 14: Mens Singles, Semi-Final - Rafael Nadal v Novak Djokovic - Kate Middleton, Duchess of Cambridge and Meghan Markle, Duchess of Sussex at All England Lawn Tennis and Croquet Club on July 14, 2018 in London, England. (Photo by Charlotte Wilson/Offside/Getty Images)
Kate Middleton y Meghan Markle en plena batalla de ego (Photo by Charlotte Wilson/Offside/Getty Images)

Las cuñadas Meghan Markle y Kate Middleton tienen mala relación desde la boda de la actriz de Hollywood con el príncipe Harry. Siempre se había hablado veladamente del mal rollo entre ambas que, en eventos conjuntos han intentado disimular, pero ahora la verdad habría salido a la luz.

Han tenido que pasar más de cuatro años para que alguien se haya atrevido a contar el supuesto origen de la brutal pelea entre Meghan Markle y Kate Middleton en días previos de la boda de los Sussex el 19 de mayo de 2018.

Recientemente te hablé de ‘Revenge’, el nuevo libro de Tom Bower que es una venganza en toda regla contra Meghan. Es una lectura que pretende desenmascarar a una Meghan vanidosa, autoritaria y cegada con Lady Di pero que, a mí parecer, dibuja precisamente lo contrario, una Markle fiel a sus valores y que no trabaja doblegada de cara al escaparate.

Volviendo a la rivalidad entre Kate y Meghan, el autor hace referencia a una pelea por el vestido de Charlotte, la hija de William y Kate el día de la boda del tío Harry. La lectura recoge que Meghan “aterrorizó”a la niña y le hizo bullying.

Eso son palabras mayores y muy serias, una acusación así me parece fuera de lugar para lo que luego, él mismo, cuenta que sucedió y recoge ‘Semana’.Por lo visto para el gusto de Kate Middleton el vestido de su hija (por debajo de la rodilla) era demasiado corto y, en cambio, Meghan lo veía bien.

Durante la prueba del vestido de la cría para la boda, Kate expresó su gusto y además añadió que la talla no se correspondía con la de su hija. Según el semanario: “La duquesa de Cambridge dijo que el vestido era demasiado corto y que no era de la talla de la princesa Charlotte.” La queja de Kate habría sentado fatal a su cuñada que no dudó en enzarzarse verbalmente con ella.

TOPSHOT - Princess Charlotte and Britain's Catherine, Duchess of Cambridge leave the wedding ceremony of Britain's Prince Harry, Duke of Sussex and US actress Meghan Markle at St George's Chapel, Windsor Castle, in Windsor, on May 19, 2018. (Photo by Ben STANSALL / POOL / AFP)        (Photo credit should read BEN STANSALL/AFP/Getty Images)
El vestido de Charlotte era demasiado corto para su madre, Kate Middleton (Photo credit should read BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

La discusión acalorada sucedió delante de la diseñadora, Claire Waight Keller, y se zanjó con Kate Middleton llorando y dado que Meghan no quería ningún apunte sobre el vestuario que viniera por su parte.

Este feo episodio es, al final, una chorrada familiar que puede suceder en todas las casas por discrepancias entre dos miembros de la familia. Cuántas Navidades no terminan en drama tras la cena de Nochebuena, por ejemplo. Para mí, nada relevante.

Sin embargo Tom cuenta y el semanario recoge también que “Meghan comparó a Charlotte con la hija de su mejor amiga, Jessica Mulroney, quien también ejercía de dama de honor y que parece que el vestido le sentaba mejor que a su sobrina, como así se lo hizo saber a su madre. Un gesto feo que terminó por dinamitar su encontronazo.”

Si esta información es cierta, el comentario de Meghan Markle es de bastante mal gusto dado que entre mujeres (y menos entre niñas) jamás se debe establecer comparaciones de a quién le queda mejor qué.

Si Meghan dijo semejante sandez después de discutir con Kate fue por puro ego dolido. Era su boda y quería seguramente que todo se hiciese a su manera. Middleton, por su parte, quería que su hija brillara en una fecha tan señalada y tuvo que meter pullita sobre la talla del vestido.

Al final son las dos mujeres que acompañan a los príncipes y Meg encima era la ‘recién llegada’ así que quizá el ego de Kate no soportó la atención que la actriz recibía o quizá Markle vino pisando fuerte para asegurarse el respeto y el sitio entre los ‘royal’. Lo dicho, de una tontería, tres años sin hablarse por puro ego.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.