Anuncios

Rusia y Ucrania intercambian acusaciones por el avión militar siniestrado

Rusia y Ucrania intercambiaron acusaciones el jueves por el estrellamiento de un avión militar que, según Moscú, transportaba prisioneros de guerra ucranianos y fue derribado por Kiev.

Aunque los investigadores supuestamente encontraron las grabadoras de vuelo el jueves, un día después del accidente, había pocas esperanzas de aclarar las circunstancias de lo sucedido en una guerra donde ambas partes se acusan entre sí para influir en la opinión interna y externa.

El Il-76 se estrelló el miércoles envuelto en una enorme bola de fuego en una zona rural de Rusia. Las autoridades dijeron que las 74 personas a bordo, incluidos 65 prisioneros de guerra, seis tripulantes y tres militares rusos, murieron.

La tragedia desencadenó reclamaciones mutuas, pero ninguna de las partes ofreció pruebas de sus acusaciones. The Associated Press no pudo confirmar de forma independiente quién estaba a bordo o por qué cayó el avión.

Moscú alegó que Kiev derribó el avión con dos misiles y dijo que los prisioneros de guerra se dirigían a un intercambio. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, lo describió como “un acto totalmente monstruoso”.

Ucrania respondió acusando a Rusia de difundir propaganda, poner en duda el hecho de que hubiera prisioneros de guerra a bordo y presentar sus propias teorías, incluida la insinuación de que el avión podría haber representado una amenaza.

Mykola Oleshchuk, comandante de la Fuerza Aérea de Ucrania, alegó que “la rampante propaganda rusa está dirigiendo un flujo falso de información a la audiencia internacional, intentando desacreditar a Ucrania ante los ojos de la comunidad mundial”.

Los funcionarios ucranianos no negaron que el avión se estrelló y confirmaron que se iba a realizar un intercambio de prisioneros el miércoles, pero dijeron que fue cancelado. El presidente Volodymyr Zelenskyy dijo que Ucrania buscará que se realice una investigación internacional.

Al cumplirse casi dos años de la guerra, la línea del frente de 1.500 kilómetros (930 millas) ha permanecido en gran medida estática en el segundo invierno de combates. Mientras ambas partes buscan reponer sus arsenales de armas, la guerra se ha centrado ahora en ataques de largo alcance.

La agencia estatal de noticias rusa RIA Novosti reportó el descubrimiento de las “cajas negras” del avión militar, citando a los servicios de emergencia.

Sin mencionar el accidente, el ejército de Ucrania dijo que atacará cualquier avión de transporte militar ruso que se creyera que estuviera lanzando misiles, especialmente cerca de la frontera.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, que se esperaba tuviera lugar el jueves por la tarde en Nueva York.

Andrei Kartapolov, jefe del comité de asuntos de defensa de la cámara baja del Parlamento ruso, dijo que Rusia continuaría intercambiando prisioneros a pesar del colapso.

“No podemos abandonar a nuestros muchachos y por eso hablaremos con el mismísimo diablo para sacarlos”, dijo a los periodistas.

Mientras tanto, la mayor empresa de petróleo y gas de Ucrania, Naftogaz, dijo el jueves que uno de sus centros de datos sufrió un ciberataque a gran escala que dejó inactivos sus sitios web y sus centros de atención telefónica.

El servicio postal nacional de Ucrania y el de seguridad del transporte también informaron fallas técnicas. Pero ninguno de los dos especificó si fueron resultado de hackeos.