Anuncios

A medida que la música mexicana se expande, este pódcast describe su crecimiento

Los presentadores del pódcast “Agushto Papá”, de izquierda a derecha: Jason Nuñez; Diego Mondragón; Diego Erazo, conocido como Keko; y Ángel López en la casa que comparten en Stanton, California, el 3 de octubre de 2023. ( Alex Welsh/The New York Times).
Los presentadores del pódcast “Agushto Papá”, de izquierda a derecha: Jason Nuñez; Diego Mondragón; Diego Erazo, conocido como Keko; y Ángel López en la casa que comparten en Stanton, California, el 3 de octubre de 2023. ( Alex Welsh/The New York Times).

Cuando los cuatro presentadores del pódcast “Agushto Papá” —todos ellos mexicano-estadounidenses de veintitantos años— eran adolescentes, como todos los jóvenes se enfrentaron a la música de la generación de sus padres. Los diversos estilos que se denominan, a grandes rasgos, música regional mexicana, han permanecido enfáticamente tradicionales en su presentación y sonido durante décadas. Para los jóvenes que crecieron de forma muy diferente a la de sus padres, escucharla era una propuesta complicada.

“En la secundaria me daba miedo decirle a la gente que la escuchaba, porque entonces no estaba de moda”, relató Diego Mondragón, uno de los fundadores del programa. Ángel López, uno de sus copresentadores, hizo eco del mismo sentimiento: “Siento que había un estigma al respecto”.

Sin embargo, las cosas han cambiado mucho en los últimos cinco años, gracias a la afluencia de nuevos talentos con referencias musicales muy variadas, gestos tomados del hiphop y una mayor atención mundial a la música en español gracias al auge de la emisión en continuo. Como resultado, la música mexicana está evolucionando a gran velocidad y se escucha más que nunca. Este movimiento, conocido como “música mexicana”, ha dado lugar en poco tiempo a toda una nueva generación de estrellas: Peso Pluma, Natanael Cano, Grupo Frontera, Iván Cornejo, Fuerza Régida, DannyLux, Yahritza y Su Esencia, slabón Armado, Junior H y muchos más.

“Agushto Papá”, que lanzó su primer episodio en YouTube en marzo de 2021, y desde entonces ha acumulado más de 270.000 suscriptores en la plataforma, se ha convertido en el cronista más fiable y visible de esta ola: muestra nuevos lanzamientos, presenta actuaciones íntimas, informa sobre estrellas establecidas y novatos por igual, charla sobre chismes y está al tanto de las tensiones que se han ido desarrollando entre algunos de los nombres más grandes del movimiento.

Hace cuatro meses, los presentadores —López, de 23 años; Mondragón, de 23; Diego (Keko) Erazo, de 24; y Jason Núñez, de 23— se mudaron de la casa de sus respectivas familias a una compartida en Stanton, California, después de haber grabado el programa durante mucho tiempo en el garaje familiar de Núñez, con el fin de crear un entorno más enfocado en la elaboración de sus contenidos. (Erazo, Mondragón y Núñez crecieron cerca de ahí, en Westminster, California, y jugaban juntos al fútbol de niños. Conocieron a López en la preparatoria).

“Como inmigrantes de primera generación, siempre nos hemos sentido, nos guste o no, un poco fuera de lugar o como si nos entrometiéramos en algo”, comentó López. “Y ahora, con la música, oímos a gente de nuestra edad hablar sobre los problemas que enfrentamos en nuestra vida aquí en Estados Unidos como mexicanos. Así que realmente nos enamoramos de eso”. (Durante un tiempo, Mondragón y Núñez formaron parte de una banda, Grupo Activo, dirigida por Erazo; el título del pódcast procede de un chiste entre ellos de la época, basado en la frase “a gusto”).

Los presentadores del pódcast “Agushto Papá”, de izquierda a derecha: Ángel López; Diego Erazo, conocido como Keko; Diego Mondragón; y Jason Núñez fuera de su casa compartida en Stanton, California, el 3 de octubre de 2023. ( Alex Welsh/The New York Times).
Los presentadores del pódcast “Agushto Papá”, de izquierda a derecha: Ángel López; Diego Erazo, conocido como Keko; Diego Mondragón; y Jason Núñez fuera de su casa compartida en Stanton, California, el 3 de octubre de 2023. ( Alex Welsh/The New York Times).

La mayoría de los entrevistados tienen una edad y un bagaje cultural similares a los de los presentadores, lo que crea un ambiente agradable. “Muchos de los nuevos artistas que están surgiendo son mexicano-estadounidenses. Hablan español e inglés”, explicó Erazo. Mondragón calcula que alrededor del 75 por ciento de las entrevistas del pódcast se realizan en inglés.

Erazo añadió que la informalidad del entorno ayuda a los presentadores a obtener conversaciones francas de sus entrevistados: “Necesitaban un lugar en el que pudieran ser ellos mismos, ser quienes son, expresar sus sentimientos, desahogarse en lugar de ir y decir: ‘Sí, señor, no, señor’”. Muchas entrevistas se conciertan directamente, por mensaje de texto o mensaje directo en redes, sin los intermediarios tradicionales.

Mondragón también subraya que no solo están cambiando los músicos, sino también la música, muy diferente a lo que se ofrecía en la época de sus padres. “Entonces la música era muy estricta con sus reglas. ‘Tienes que vestirte así, cantar como Vicente Fernández. Tienes que tener una voz preciosa’”, afirmó. Pero la introducción de la tecnología y técnicas de otros géneros supuso más apertura estilística para los artistas.

“Creo que una de las principales razones por las que las nuevas generaciones se enamoraron de esta música es que no es necesario tener una voz de cantante para participar”, aseguró Núñez. “Si tienes una voz monótona y normal, aún puedes cultivar y crear el nuevo estilo musical”.

Rápidamente, los presentadores se han convertido en personajes representativos del mundo que documentan. De vez en cuando, comparten videos en los que los reconocen en los conciertos de los artistas que cubren y admiran. Han creado un sello discográfico con el que esperan dar a conocer a nuevos talentos, y consideran a Pepe Garza, una personalidad de la radio y la televisión, y a su programa de entrevistas y actuaciones “Pepe’s Office” (“La oficina de Pepe”), como un modelo de lo que podría llegar a ser “Agushto Papá”.

El rápido ascenso del equipo ha tenido algunos contratiempos. Hace poco, YouTube desmonetizó el programa por un problema técnico. Y en un video reciente, López se sinceró sobre cómo el éxito repentino del programa había provocado algunas decisiones de vida disruptivas, que llevaron al grupo a tomar la decisión de dejar de beber. “Se acabó la fase de luna de miel”, relató. Cuando empezaron el pódcast, López dijo que le emocionaba recibir invitaciones a las fiestas de los artistas. “Pero tienes que aprender a decir que no y ponerte a trabajar”.

Pero quizá lo más crucial es que no solo se han reconciliado de manera plena con la música de la generación de sus padres, sino que han sido capaces de convencer a sus padres de que la música de la generación actual también es válida.

“Mucha gente mayor decía: ‘Ah, ¿qué es eso? Quítalo. Esa no es música mexicana de verdad’”, comentó Erazo.

Mondragón recordó la resistencia inicial de su madre a Cano, uno de sus artistas favoritos y figura central en la creciente visibilidad del movimiento. “Ella decía: ‘¿Por qué se viste así? ¿Por qué habla así? Los tatuajes son feos’”, recordó.

Sin embargo, ha abierto su mente y sus oídos. “Ahora entiende que necesitamos un Nata, necesitamos un Peso, para dar a conocer México al mundo, por nosotros”.

c.2023 The New York Times Company