El mausoleo del primer emperador de Roma es restaurado y está listo para abrir

Crispian Balmer
·2  min de lectura

Por Crispian Balmer

ROMA, 18 dic (Reuters) - Después de décadas de abandono, uno de los monumentos más importantes de la antigua Roma, el mausoleo del primer emperador Augusto, ha sido restaurado y reabrirá a principios del año próximo, anunciaron el viernes funcionarios de la ciudad.

El mausoleo es la tumba circular más grande del mundo y fue construido en el 28 antes de Cristo cerca de las orillas del río Tíber para albergar los restos de Augusto y sus herederos, incluidos los emperadores Tiberio, Calígula y Claudio.

"Este es un momento histórico", dijo la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, a periodistas, y anunció que el lugar reabrirá a los turistas el 1 de marzo, con entrada libre hasta el 21 de abril, fecha en que la ciudad celebra su fundación en el año 753 antes de Cristo.

"Reabrir un monumento como éste es una señal de esperanza, ya que miramos con buena fe hacia el futuro a pesar de la incertidumbre de la pandemia. Necesitamos trabajar para el futuro y mantener nuestras tradiciones", agregó.

El edificio, alguna vez uno de los más magníficos de la ciudad, sufrió muchos cambios después de la caída del imperio romano, convirtiéndose en un momento en un castillo fortificado, luego en un jardín colgante y, posteriormente, en un anfiteatro para espectáculos de toros y de fuegos artificiales.

A comienzos del siglo pasado se transformó en un enorme teatro para conciertos y óperas, hasta que el dictador fascista Benito Mussolini ordenó el desmantelamiento del auditorio mientras buscaba restaurar los hitos de la antigua Roma.

El mal estado se fue agravando a lo largo de los años, los árboles crecieron por las paredes y la basura llenó los caminos.

Todo eso se ha despejado y la estructura se ha asegurado gracias a una restauración de 10 millones de euros (12,25 millones de dólares), financiada en parte por la compañía telefónica TIM.

Augusto ayudó a transformar Roma en una ciudad de clase mundial con sus proyectos de infraestructura. En su lecho de muerte, según reportes, dijo: "Marmoream relinquo, quam latericiam accepi" (Encontré a Roma como una ciudad de ladrillos y dejé una ciudad de mármol).

El revestimiento de mármol original que adornaba su tumba fue saqueado hace siglos y una estatua que alguna vez se alzó sobre el edificio desapareció hace mucho tiempo, pero los turistas tendrán la oportunidad de vislumbrar sus glorias pasadas gracias a recorridos de realidad virtual.

(Reporte de Crispian Balmer y Cristiano Corvino. Editado en español por Lucila Sigal)