Anuncios

Matías Lammens: “Sería absolutamente válido y legítimo que Massa sea candidato”

El ministro de Turismo, Matías Lammens
El ministro de Turismo, Matías Lammens

MADRID.- El ministro de Turismo, Matías Lammens, llamó a dejar de lado las diferencias internas en el Gobierno, elogió a su par de Economía, Sergio Massa, de quien dijo que puede ser un buen candidato presidencial, y aunque admitió errores en la gestión nacional, dijo que la oposición no puede “extorsionarlo” al no debatir en el Congreso.

Entre reuniones con operadores turísticos extranjeros y con sus colegas de Colombia y Chile, Lammens habló con LA NACION y otros medios en el stand argentino de Fitur, la feria internacional de turismo más importante del mundo que se desarrolla esta semana en esta ciudad. Eludió una definición acerca de si va a postularse para jefe de Gobierno porteño, aunque señaló que su vocación es seguir trabajando en política aún cuando el Gobierno pierda las próximas elecciones.

Antigrieta, el ministro dijo que él mismo puede aportar moderación al Gobierno, tomó distancia del kirchnerismo y señaló que “hay que trabajar para tener una buena relación con la oposición”.

“Vemos una gran expectativa con la Argentina, que la Argentina está un poco de moda en términos turísticos y que también el tema del Mundial terminó de empujar eso. Y para capitalizar esa oportunidad, tuvimos una reunión muy buena con Iberia, donde trabajamos en agregar una tercera frecuencia Madrid-Buenos Aires -hoy tiene dos diarias-, y presentamos con Aerolíneas Argentinas el incremento de dos frecuencias a Madrid y otra en julio, lo mismo con Roma. Son todas buenas noticias, más tarde tenemos una reunión con Air Europa para ver si podemos retomar el vuelo de Madrid a Iguazú”, sostuvo.

El ministro Lammens en la Feria Internacional de Turismo de Madrid
El ministro Lammens en la Feria Internacional de Turismo de Madrid - Créditos: @Gentileza

Lammens destacó como hitos de su gestión el lanzamiento de Previaje, que llegó a 6 millones de personas con más de 91 por ciento de aprobación entre la gente que lo usó, y el Programa 50 destinos, que implicó realizar 150 obras de infraestructura en destinos emergentes.

-¿Cómo proyecta esta gestión políticamente?

— La verdad es que no especulo sobre eso. La única forma que uno tiene de tener una buena perspectiva electoral es la gestión. En vez de pensar en candidaturas, o con quien acordar hay que enfocarse en la gestión. Es obvio que me interesa lo que pasa en la ciudad de Buenos Aires y tengo un ojo puesto en eso, igual que lo que pasa en Argentina. Hoy no tengo ninguna decisión tomada.

— ¿En el hipotético caso de competir en la Ciudad, a quién le gustaría tener enfrente?

— Hay que trabajar para tener buena relación con la oposición. De hecho tengo una muy buena relación con todos los ministros de Turismo de provincias gobernadas por el oficialismo y la oposición. Me parece que ese diálogo no hay que romperlo nunca. No hacemos distinción entre provincias por el signo político, las obras de este ministerio se hicieron sin distinciones. ¿A quién me gustaría tener enfrente? A mí me gustaría discutir qué proyecto queremos nosotros de país, de ciudad.

-¿Se imagina internas en el FdT para dirimir las candidaturas?

— Las PASO son una herramienta atractiva, importante. Siempre es mejor que las internas las dirima la gente y no un dirigente a dedo. Si hay PASO en el Frente de Todos va a potenciar la perspectiva electoral del espacio.

— ¿Incluso a nivel presidencial?

-Lo dijo el Presidente. LA Argentina tiene poca tradición de gobiernos de coalición. Y este Gobierno de coalición tuvo las complicaciones que serían una necedad negar, al igual que las tensiones internas, que también las tuvo Cambiemos, también fue un Gobierno de coalición. En cuanto a Alberto Fernández, me imagino que si él tiene la voluntad de disputarla, está bien.

-¿Cree que Cristina Kirchner debe ser candidata?

— Esa es una decisión muy personal, me cuesta opinar. Hay muchas variables que seguramente harán que ella tome la determinación de ser candidata. No tengo relación con ella, no tengo diálogo con ella, por eso tampoco sé lo que está pensando.

-¿Cómo analiza la crisis del FdT? ¿Afecta la gobernabilidad?

— La llegada de Sergio Massa a Economía hizo que las cosas se tranquilizaran. La coalición y la Argentina necesitaban a alguien que tenga la capacidad que tiene Sergio, no solamente de administrar la economía, sino también de conocer la botonera. Me parece que Sergio tiene esas características: tiene un buen equipo, es confiable y sabe qué botón tocar. Eso hizo bajar las tensiones, y entendimos que lo que tiene que construir el Frente de Todos de acá en adelante son escenarios electorales y escenarios de candidatos que puedan expresar a los diferentes sectores del frente.

-¿Massa puede ser candidato?

— Sería absolutamente válido y legítimo, es una de las tres patas del Frente de Todos, que pueda disputar un espacio. Le puede mostrar a la sociedad y a los votantes que tiene capacidad para la cuestión de la inflación y la macroeconómica, las más complicadas de la Argentina.

-Usted siempre tuvo una mirada crítica del kirchnerismo…

-Tengo una mirada muy personal sobre el kirchnerismo y cómo tiene que ser la gestión, y en la gestión hay que trabajar y fortalecer las cosas y dejar las diferencias de lado. En Aerolíneas Argentinas trabajamos durante tres años, a pesar de que no soy kirchnerista, es como para sacarse el sombrero; y esto es reconocido hasta por gobernadores opositores. Lo que hay que hacer en el Gobierno y en la Argentina es dejar de lado las disputas, rasparse menos entre los compañeros del espacio y trabajar más en común, en las cosas que coincidimos y mostrar resultados de la gestión. A la gente no le importa quién es más kirchnerista o menos kirchnerista, quién está más de un lado o el otro; quiere que le mejoremos la vida y que le demos certezas, certidumbre, y que sus hijos puedan crecer, puedan desarrollarse; los funcionarios públicos tenemos que buscar resultados

— Alberto Fernández busca recuperar la iniciativa del juicio político a la Corte...

— Lo que está haciendo el Presidente y lo hable con él, es poner en valor algunas de las cuestiones de la gestión. Hay cosas que son buenas, que son para rescatar, aunque tocaron años muy difíciles, pero fueron circunstancias muy complejas para el Gobierno. Y en ese marco la Argentina va a crecer por tercer año consecutivo en su PBI, lo que no pasaba hace tiempo. La Argentina tiene los mejores indicadores de empleo desde hace años. Hay cosas que mejorar, sin duda que hubo errores, pero lo que está haciendo el Presidente más allá de retomar la iniciativa es poner en valor la gestión.

— ¿Alcanza para tener un buen resultado electoral?

— Yo creo que hay una parte de la gente que nos votó en 2019 que esperaba más de nosotros, no tengo dudas, y nosotros mismos tenemos que hacer la autocrítica y ofrecer respuesta a esa gente que está desilusionada. Pero también hay mucha gente que no quiere volver para atrás. Esa gente cree que la Argentina entre 2015 y 2019 tuvo muchos retrocesos y que gran parte de los problemas, como el de la deuda, son consecuencia de esos cuatro años. De eso se habla poco. Los problemas macroeconómicos y lo que le está costando estabilizar la economía diaria de la gente, tiene que ver con la deuda que se tomó irresponsablemente en el período anterior. Hay muchos argentinos que no quieren volver atrás. Y eso nos da una posibilidad para 2023.

— ¿Y con respecto al juicio político a la Corte?

— Lo que se habilitó son los mecanismos constitucionales, a diferencia de lo que se dijo al principio, que siempre están para ser usados, eventualmente, más allá de la opinión que tenga cada uno, y que el que va a decidir si sí o no es el Congreso, que es lo que corresponde.

— Hubo una reacción negativa de los Estados Unidos por esta iniciativa, ¿afecta las relaciones de nuestro país con Washington?

— Esa expresión de esos voceros no se traduce en los mercados, donde baja el riesgo país y suben las acciones. No es como los inversores y los jugadores del mundo de la economía ven a la Argentina. No ven ese tema con preocupación.

— Su discurso es antigrieta de conciliación. ¿Cómo imagina el clima político en la Argentina para adelante cuando hoy hay un sentimiento de confrontación?

— Lo que hombres y mujeres que tienen mi visión pueden aportar a este Gobierno justamente es tratar de armar una coalición que sea más amplia, que tenga otra visión, salir de esa visión bipolar y generar lugares de consenso. En el Frente de Todos y en Cambiemos hay gente que piensa como yo y otros que piensan de otra manera; hay gente que piensa que el enfrentamiento permanente, la rivalización y la polarización es la única forma de hacer política, pero creo que tiene que haber otra forma, encontrar grandes consensos. Hombres y mujeres que tienen mi visión puede aportar moderación a una coalición electoral, una mirada diferente de hacer política.

— ¿Cómo imagina su futuro y el del Frente de Todos en caso de una derrota?

— En mi caso no sé siquiera si voy a ser candidato y no sé si ganando o perdiendo voy a seguir siendo ministro. Pero sí quiero seguir estando en lugares donde puedo aportar algo al país. Mientras tanto, eventualmente volver a mi actividad privada, tengo una distribuidora de bebidas desde que era chico y me va muy bien por suerte. No necesito tener un lugar en el estado nacional para seguir viviendo ni ningún cargo público.

— El Presidente terminó el año hablando de un consenso y después dinamitó puentes con el juicio político y paralizó el Congreso ¿Hay una contradicción?

— El otro día lo escuchaba a Sergio Massa, y pienso parecido, es una actitud poco republicana, ellos deberían sentarse ahí en el Congreso y votar. Si están en contra del juicio a la Corte, que voten en contra, pero el paquete de leyes que manda el Gobierno y en particular el ministro de Economía, son proyectos para que la Argentina crezca y algunos están acordados hasta con gobernadores de la oposición, La oposición no puede extorsionar, ponerlo como condición, no me parece una medida muy republicana.