Anuncios

Martin Scorsese, galardonado en la Berlinale, reflexiona sobre un cambio de los gángsters a Jesús

Por Thomas Escritt y Hanna Rantala

BERLÍN, 20 feb (Reuters) - Martin Scorsese, que está en Berlín para recibir el premio a la trayectoria en el festival de cine de la ciudad, ya está planeando su próximo proyecto.

El director, que de joven se planteó la vocación sacerdotal antes de convertirse en el realizador de películas de gángsters más famoso del cine, dijo que tras algunos encuentros con el papa Francisco estaba meditando la posibilidad de hacer una película sobre Jesús, aunque los contornos del proyecto aún no estaban claros.

"(El papa) pidió en un momento dado en una reunión formas más frescas de pensar sobre lo esencial del cristianismo", dijo el cineasta de 81 años en una conferencia de prensa. "Quiero hacer algo único y diferente que invite a la reflexión".

Un proyecto así sería su segunda mirada a los fundamentos del cristianismo tras "La última tentación de Cristo", de 1988, que hacía hincapié en la fragilidad humana de Jesús y fue prohibida en algunos países y le valió a Scorsese amenazas de muerte.

Según Rainer Rother, de la Cinemathek alemana, el Oso de Oro Honorífico de la Berlinale pretendía honrar en parte la labor de Scorsese en la conservación de películas antiguas para la posteridad. El proyecto ha sido impulsado por él y sus colegas directores y guionistas Steven Spielberg, Paul Schrader y Jay Cocks desde la década de 1970.

"Era muy difícil encontrar buenas copias de las películas", recuerda Scorsese, describiendo cómo las películas de antes de la guerra estaban a menudo demasiado deterioradas para ser proyectadas en la década de 1970, y que sólo las británicas y un pequeño subconjunto de francesas e italianas estaban fácilmente al alcance de su grupo de entusiastas neoyorquinos de aquella época.

"Pero ahora tenemos 100 años de cine", afirma. "Tienes películas de la década de 1930 (...) Tienes de todo desde la década de 1950. De todos los países del mundo"

Entre sus películas favoritas se encuentran algunas japonesas, "Vidas pasadas", de Celine Song, y "Días perfectos", de Wim Wenders.

Mirando hacia el futuro después de seis décadas de trabajo, Scorsese dijo que el cine era lo suficientemente resistente como para hacer frente a los cambios tecnológicos.

"No creo que esté muriendo (...) Se está transformando", afirmó. "La voz individual puede expresarse en TikTok o en una película de cuatro horas o en una miniserie de dos horas (...) No creo que debamos dejar que la tecnología nos asuste".

Para Scorsese es importante aprovechar bien el tiempo que le queda, añadió con nostalgia.

"Me entristecí mucho al darme cuenta, por supuesto, de lo efímero de la vida, como todos sabemos, pero ¿tiene que ser tan efímera tan pronto?", se preguntó. "Mientras tanto, todos estamos aquí. Todos estamos aquí. Así que comuniquémonos. Comuniquémonos a través del arte".

(Reporte de Thomas Escritt y Hanna Rantala, edición de Rosalba O'Brien. Edición en español de Javier López de Lérida)