Anuncios

‘Mars Storm’ de Dagoberto Rodríguez: “meteorología” desde dos grupos de obras

El mundo parece estar cada vez más patas arriba. Cuando escribo estas letras las Islas Canarias han sido impactadas por una tormenta tropical. Una de las siete islas que forman el Archipiélago de Las Canarias, La Palma, cuyas imágenes del volcán Cumbre Vieja devastándola dieron la vuelta al mundo, nos tuvo en vilo al removerse peligrosamente toneladas de cenizas y lavas lanzadas por el volcán durante los casi tres meses de erupción continua. Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, el huracán Ian tras afectar a las Antillas Mayores (Cuba, Jamaica y La Española (Haití y República Dominicana) y Florida, se adentra en el Golfo de México para impactar más a los estados del Sur estadounidense. Antes había sido Fiona, golpeando las costas de Canadá como un extraño fenómeno meteorológico para esas latitudes. Como también extraño es este tipo de fenómeno en la historia meteorológica del Archipiélago de Las Canarias.

'Aguas Territoriales I', 2021, óleo sobre lienzo, 59.06 x 59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).
'Aguas Territoriales I', 2021, óleo sobre lienzo, 59.06 x 59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).

Una muestra como Mars Storm de Dagoberto Rodríguez (Las Villas, Cuba, 1969), aborda la “meteorología” desde dos grupos de obras. Por un lado, aquellas referidas a huracanes como, por ejemplo, Irma, Ignacio o Jimena. Todas toman sus títulos de huracanes reales que devastaron al planeta Tierra en los últimos diez años. Por otro, las pinturas como, Autorretrato, Another Mars Winter, y Santa María Crater, aluden a paisajes de Marte. Helado, cubierto de polvo rojo que, similar a la Tierra, tiene volcanes, barrancos, llanuras planas, ríos y manantiales secos hace miles de años.

'Aguas Territoriales', 2022, acuarela sobre papel, 51.18 x 51.18 pulgadas (130 x 130 cm.)
'Aguas Territoriales', 2022, acuarela sobre papel, 51.18 x 51.18 pulgadas (130 x 130 cm.)

En el primer caso, la imagen de los huracanes refiere a un “ente vivo terrícola”, un fenómeno donde la emulsión de la mar, el cielo, la tierra y el viento que arrasa territorios enteros. Junto a estas obras, paisajes con episodios del planeta Marte, pinturas inspiradas en fotos de satélites de la NASA con vehículos (rovers) como el Opportunity, rastreando la superficie de Marte buscando evidencia de agua. Un mundo, una vida agazapada permanentemente de la muerte por la extrema severidad de las tormentas, constituido en un imaginario sociocultural global. El Nuevo Mundo por colonizar, aquel lugar donde los terrícolas, gracias a lo científico y la tecnología, confían construir un nuevo habitar tras el inevitable colapso de la tierra.

'Juan', 2022, óleo sobre lienzo,  59.06 x  59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).
'Juan', 2022, óleo sobre lienzo, 59.06 x 59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).

En esas pinturas de Marte con perspectivas paisajística ampliada, la naturaleza esta aquietada, y esa quietud, esa desolación del planeta rojo solo parece romperse por la presencia de los rovers y otros artefactos cuya artificialidad contrasta con la ignota grandeza del mundo inédito que nos están revelando, como sucede por ejemplo en Autorretrato y Another Mars Winter. Obras de una poética neofigurativa realista citando el lenguaje del paisaje y sus modalidades de representación. Aquí la perspectiva y puntos de fugas desbordan el horizonte del cuadro, citando estilos de grandes paisajistas románticos del siglo XVIII y XIX como son los casos, por ejemplo, de Albert Bierstadt, pintor estadounidense de ascendencia alemana (Solingen, Alemania, 1830- N. York, USA,1902). Distinguido por sus monumentales escenas del Oeste de Estados Unidos, que cita Rodríguez en Autorretrato con el rover a la derecha. En Santa María Crater, (2022) Rodríguez cita a William Turner (Reino Unido, 1775-1851), en su obra The Lake of Zug, (1843). Pintura sobre los maravillosos parajes de lagos en los Alpes Suizos. Pero en Santa María Crater, Rodríguez pinta este cráter marciano, parafraseando la pintura de Turner, con un aura luminosa azul, denotando la presencia de agua, cuando en realidad Marte es terriblemente seco.

‘Autoretrato’, 2022, óleo sobre lienzo,  59.06 x  59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).
‘Autoretrato’, 2022, óleo sobre lienzo, 59.06 x 59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).

Similarmente en Another Mars Winter (2022) cita a Eugéne Delacroix (París, 1798-1863) en su pintura La matanza de Quíos (1824). Matanza en 1822, perpetradas por tropas turcas en la isla griega de Quíos. Rodríguez cita la composición, el horizonte y, a la derecha del cuadro, en lugar del caballo turco escenificado la masacre colonizadora turca, esboza un rover rastreando agua para la futura colonización de Marte. Pinturas de una neo figuración realista donde, además de apropiarse el paradigma romántico del paisaje combinando escenarios, tonos de luces y colores empleados en estilos pasados y presentes, Rodríguez llama la atención sobre cómo el paisaje ya no es pintura o fotografía mediada por la sensibilidad humana. Ahora son programas informáticos cuyas instantáneas, están tomadas por maquinas. Y su “conciencia” no es de índice humano, sino una “experiencia sensible” de los algoritmos.

'Santa Maria Crater', 202, óleo sobre lienzo, 59.06 x 98.43 pulgadas (150 x 250 cm.).
'Santa Maria Crater', 202, óleo sobre lienzo, 59.06 x 98.43 pulgadas (150 x 250 cm.).

El Opportunity tomó unas 217.000 fotos de Marte entre 2004 y 2019. Una tormenta le devastó el sistema. Su último mensaje fue: “Mi batería está baja y está oscureciendo”.

En estas pinturas de la exposición Mars Storm, curada por Simon Njami, la conjugación de los huracanes en el planeta Tierra y los paisajes desolados del planeta Marte, nos traslada a una metáfora invertida donde Marte viene a ser el reflejo de lo que nos espera cuando hayamos terminado de devastar la Tierra. No nos engañemos, todo el imaginario de Marte y de las galaxias que ahora conocemos como opción de futuro colonizador por los terrícolas es distópica. Allí no hay nada que “humanizar”, no hay paraíso, y la vida solo es imaginable, excepcionalmente, cableada de prótesis para evitar la muerte. Todavía estamos a tiempo, o no, de evitar la catástrofe climatológica en la Tierra.

'Another Mars Winter', 2022, óleo sobre lienzo,  59.06 x  59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).
'Another Mars Winter', 2022, óleo sobre lienzo, 59.06 x 59.06 pulgadas (150 x 150 cm.).

Como dije al principio, mientras escribo Iam ya está inundado Miami; vendrán otros y más seguidos. En 2015 la NASA detectó tres huracanes de categoría 4, situación nunca conocida, sucediendo los tres al unísono en el Pacífico, como representa Rodríguez en la bella pintura Kilo, Ignacio y Jimena (2022), que nos tramite la belleza y a la vez el terror de la naturaleza.

En este mundo postmoderno, parafraseando a Wiston Churchill (Reino Unido, 1874-1965), los hechos se miden por sus consecuencias. Y ahora además del clima, la guerra es aún más devastadora que el modelo producción-consumo-ganancia de la era ultra neoliberal capitalista que está masacrando la masa planetaria. Y así, mientras el Centro y Norte de América achican agua solo a principio de la temporada ciclónica, la guerra Ruso-Ucraniana en Europa entra en una etapa imprevisible, trastocando el reparto de todos los niveles energéticos globales. Gas, petróleo y trigo, cotizan al alza, y la humanidad a la baja. Este invierno, calor, alimentos y hambre se pondrán por las nubes. Esta III Guerra Mundial aún no declarada por los medios occidentales para que no cunda el pánico en la ciudadanía, no la ganará Rusia, pero tampoco la perderá.

'Kilo, Ignacio y Jimena', 2022, óleo sobre lienzo, 59.06 x 98.43 pulgadas (150 x 250 cm.).
'Kilo, Ignacio y Jimena', 2022, óleo sobre lienzo, 59.06 x 98.43 pulgadas (150 x 250 cm.).

En este mundo cada vez más patas arriba, la distopía puede ser realidad en cualquier momento. Y para que Marte in-habitable sea la Tierra des-habitada, parece que cada vez falta menos, que cada paso nos acerca más a un “Mars Storm” total. Cada vez más parece que para ello solo basta que un día de estos coincidan esos tres o cuatro o veinte huracanes al paso que vamos, el impacto de un díscolo asteroide, o que la miopía un dictador como Putin y, también la irresposabilidad diplomática occidental, hagan estallar las 6,000 ojivas nucleares rusas.

Mars Storm” de Dagoberto Rodríguez en Piero Atchugarry Gallery, Miami. 5520 NE 4th Ave, Miami, FL 33137. Hasta enero 28. Para más info. www.pieroatchugarry.com

Dennys Matos es crítico de arte, curador y editor que vive y trabaja en Miami y Tenerife, Islas Canarias, España.