Primera marcha del Europride en los Balcanes: una protesta pacífica

·4  min de lectura

Belgrado, 17 sep (EFE).- En medio de un gran despliegue de seguridad, los colores del arcoiris llenaron este sábado las calles de Belgrado por las que pasó la primera Marcha del EuroPride en los Balcanes, convertida en una protesta pacífica contra los intentos de impedirla y la discriminación de la comunidad LGBT+.

Numerosos cordones de la policía antidisturbios se han desplegado en el centro de la capital serbia. En algunas zonas habían sido instaladas barreras de metal y de hormigón para impedir eventuales agresiones contra los participantes de la variopinta manifestación.

Finalmente, el desfile no ha sido el característico evento del Orgullo con el que suele culminar la semana del festival EuroPride, sino que se concibió a último momento como una protesta contra la prohibición de vetar la marcha decidida el pasado martes por el Ministerio de Interior serbio.

En total, 5.200 policías fueron desplegados en la capital para garantizar la seguridad de los participantes en la Marcha, lo que permitió evitar incidentes mayores, informó la primera ministra serbia, Ana Brnabic, en rueda de prensa.

CON PARAGUAS DE ARCOÍRIS

La manifestación registrada ayer ante la Policía como protesta y con una ruta alternativa y más corta, obtuvo finalmente hoy la luz verde de las autoridades. De todas formas, los organizadores habían prometido que no pensaban desistir de su celebración.

La concentración de miles de personas comenzó frente a la sede del Tribunal Constitucional, que entre 2009 y 2013 dictaminó cuatro veces que las prohibiciones anteriores de la Marcha del Orgullo de Belgrado fueron inconstitucionales.

"Es la hora de cambios", se leía en pancartas que enarbolaban los manifestantes en este día gris y lluvioso, junto a banderas y paraguas en los colores del arcoíris, en un ambiente de alegría y entusiasmo.

"Me siento feliz porque Belgrado puede mostrar hoy el espíritu europeo", dijo en el evento el relator del Parlamento Europeo para Serbia, el eslovaco Vladimir Bilcik, quien participó en la marcha junto a otros europarlamentarios y representantes de diversos países.

"Belgrado y Serbia nos han mostrado hospitalidad, aceptación y el respeto. Es importante que el espíritu del día de hoy quede aquí largo tiempo después del EuroPride", añadió.

Tras resaltar que "los derechos LGBT+ son derechos humanos y su respeto es la sustancia de la Europa moderna", exhortó a proseguir con determinación "la lucha por el futuro europeo de Serbia".

"Necesitamos libertad, igualdad y justicia", dijo por su parte el coordinador del EuroPride 2022, Goran Miletic, y recordó que la principal reivindicación del Orgullo en Belgrado es la legalización de parejas del mismo sexo.

PROTEGIDOS DEL ODIO HOMÓFOBO

Las autoridades serbias prohibieron los actos convocados para hoy por grupos de extrema derecha, que ya en las últimas semanas organizaron junto a los tradicionalistas, ultranacionalistas y representantes de la influyente Iglesia Ortodoxa protestas en Belgrado contra la "propagación de la ideología LGBT".

El pasado martes, la policía serbia vetó la Marcha del Orgullo por estimar alto el riesgo de que se produzcan incidentes violentos.

Hoy fueron poco numerosos los grupos que se vieron concentrados en diversos puntos de la ciudad y que en ocasiones tiraron botellas e insultaron a la prensa y a la policía que les bloqueaba el paso.

Un par de ellos, enarbolando cruces e iconos, logró irrumpir en un momento entre los manifestantes del EuroPride y pisotearon una bandera LGBT+ de grandes dimensiones extendida en la calle.

Según un primer balance presentado por Brnabic, en los incidentes 10 policías resultaron levemente heridos, 5 vehículos policiales fueron dañados y 64 personas fueron detenidas.

PRIMER EUROPRIDE EN LOS BALCANES

Para Kristine Garina, presidenta de European Pride Organizers Associations (EPOA), este EuroPride es "histórico", según subrayó en un comunicado publicado en las redes sociales.

Al destacar la importancia del EuroPride para su país y toda la región, Brnabic dijo que las dificultades son de esperar "cuando se hacen cambios radicales para mejor, como nosotros ahora".

"Es el primer EuroPride fuera del Espacio Económico Europeo y el primero en el Sureste de Europa", recordó la primera ministra tras un encuentro con la comisaria europea de Igualdad, Helena Dalli.

"Hemos abierto un debate de gran importancia para nuestra ciudad, y éste no sería posible sin el EuroPride. Con el apoyo de la Unión Europea (UE) cambiamos Serbia para mejor. Aunque sea poco, la lucha sigue", aseveró.

Snezana Stanojevic

(c) Agencia EFE