El mapa congresual de DeSantis ayudó a los republicanos a alcanzar la mayoría en la Cámara, pero ¿en qué medida?

Florida Senate

El objetivo de los republicanos nacionales de recuperar el control total del Congreso en una amplia ola republicana no se materializó en la jornada electoral.

Los demócratas mantuvieron el control del Senado, pero los republicanos ganaron el control de la Cámara a última hora del miércoles. El tamaño exacto de su mayoría no está claro, ya que todavía se están contando los votos de algunas elecciones.

Cuatro nuevos miembros de la mayoría republicana proceden de la Florida, donde los votantes enviaron a 20 republicanos al Congreso, frente a los 16 del ciclo anterior.

El gobernador Ron DeSantis ha pregonado lo que llamó la “mayor victoria republicana en la historia del estado de la Florida” en todas las votaciones, incluidos los triunfos en el Congreso.

La oficina de DeSantis también jugó un papel importante en la forma en que se modificaron los distritos del Congreso.

Durante el pasado período de sesiones legislativas, DeSantis vetó los mapas propuestos por la Legislatura y, en cambio, envió a los legisladores para que fuera votado un mapa elaborado por su oficina que favorecía más agresivamente a los republicanos. Los grupos de vigilancia presentaron una demanda argumentando que el mapa infringía tanto la Constitución estatal como la Ley de Derecho al Voto, pero los tribunales decidieron no escuchar el caso antes de las elecciones. La demanda está en curso, y el personal del gobernador pudiera ser depuesto.

El borrador del plan mostraba que los republicanos tenían ventaja en la votación en 20 de los 28 escaños de la Florida, que es como llegaron los resultados el día de las elecciones.

Algunos de los grupos que demandan a la Florida por el proceso de modificación de distritos señalaron los resultados de las elecciones como evidencia de la injusticia del plan de modificación, y dijo que seguirán presionando por mapas que “no favorezcan a un partido político sobre el otro, como lo hace el mapa de DeSantis usado en este ciclo electoral”.

Pero señalar entre los mapas de la Florida y los resultados de las elecciones no es tan sencillo. Aquí hay dos cosas a considerar:

La batalla por distrito del norte de la Florida probablemente condujo a una derrota demócrata

A las pocas semanas de iniciado el proceso de modificación de distritos de la Legislatura, DeSantis dejó en claro su descontento con la configuración de un distrito del norte de la Florida que tenía el representante demócrata Al Lawson.

El distrito de Lawson iba desde el Condado Gadsden hasta Duval, uniendo a los votantes negros rurales a lo largo del Panhandle de la Florida.

Rompiendo con la tradición, la oficina de DeSantis presentó una propuesta de mapa que desmantelaba el distrito y en su lugar creaba distritos que iban de norte a sur en lugar de este a oeste. Un portavoz de DeSantis dijo en enero que el antiguo distrito era “una manipulación de distritos inconstitucional”.

El distrito de Panhandle, que incluía partes de Tallahassee y Jacksonville, fue creado en 2015 y validado por los tribunales estatales.

La enmienda constitucional de Distritos Justos de la Florida prohíbe a la Legislatura trazar distritos que reduzcan la fuerza de voto de las minorías. Pero los distritos propuestos por DeSantis fueron acusados de diluir ese poder.

Después de un estira y afloja con la Legislatura, los distritos finales para el norte de la Florida fueron similares al proyecto inicial de la oficina de DeSantis. Lawson se postuló para el nuevo Distrito 2 del Congreso, donde perdió ante su oponente republicano por 20 puntos.

Matt Isbell, un experto demócrata en modificación de distritos, dijo que si el distrito se hubiera mantenido intacto, los republicanos de la Florida tendrían casi con seguridad un miembro menos en su delegación.

Incluso una configuración diferente del distrito, aprobada por la Cámara de Representantes, probablemente habría dado a los demócratas una oportunidad competitiva y habría mantenido unidas las comunidades negras de Jacksonville, dijo Isbell. El análisis de Isbell mostró que en esa configuración, la representante demócrata Val Demings, que se postuló para el Senado, y DeSantis, un republicano, habrían ganado el distrito.

En cambio, el distrito final dividió a las comunidades negras de Jacksonville, dijo Isbell. Los republicanos ganaron en ambos lados de la división.

Yurij Rudensky, un experto en modificación de distritos del Brennan Center for Justice, dijo que aun cuando un distrito de acceso para las minorías puede parecer contorsionado, la idea de compactación es generalmente una representación para asegurar que las comunidades no se dividan, y que en el norte de la Florida, los votantes negros en el Panhandle tienen una historia compartida de interés.

“Los distritos dividen a varios votantes y dificultan la movilización de la gente para que las campañas tengan un alcance efectivo”, dijo Rudensky.

Con la baja participación demócrata, los republicanos pudieron haber ganado distritos competitivos

Los republicanos de la Florida superaron a los demócratas en participación en la mayoría de los condados de la Florida, lo que llevó a resultados magros para los demócratas, incluso en las áreas fuertemente azules de la Florida.

Isbell dijo que el bajo desempeño significa que incluso si los distritos se cortaran de una manera más competitiva, es probable que hubieran ido para los republicanos.

El único distrito que probablemente habría ido para los demócratas incluso en un año difícil sería el distrito del norte de Florida que fue erosionado, dijo Isbell.

Otros distritos que anteriormente se inclinaban a favor de los demócratas o eran competitivos fueron ajustados durante la modificación de los distritos de manera que dieron a los republicanos una ventaja de votos, dijo Isbell, incluyendo distritos en la Bahía de Tampa y en el centro de la Florida. Pero dijo que incluso esos escaños habrían sido probablemente para los republicanos en la barrida estatal.

Aun así, a menos que los tribunales desechen los límites y ordenen otros nuevos, significa que muchos distritos pueden no tener el potencial de cambiar en la próxima década hasta el próximo ciclo de modificación de distritos, dijo Isbell.

“Incluso si te olvidas de ese alud”, dijo Isbell. “Sigue siendo un distrito de tendencia republicana”.

Rudensky dijo que el ciclo de 2022 es la primera prueba de los mapas, pero no la última. Las futuras elecciones con una participación más competitiva pondrán a prueba la equidad partidista de los mapas, dijo.

“Un buen mapa es el que responde a una variedad de entornos políticos diferentes, esencialmente”, dijo Rudensky. “Cuando los vientos políticos cambian y un partido lo hace mejor que el otro, debería haber los correspondientes cambios de escaños”.