¿Cómo mantenerse hidratado durante las olas de calor?

·3  min de lectura

Aunque estamos en septiembre y se supone que las temperaturas deberían comenzar a mermar, el calor extremo del verano está aumentando en los Estados Unidos, y este fin de semana largo del Día del Trabajo está batiendo récords.

Las proyecciones climáticas indican que los eventos de calor extremo serán más frecuentes e intensos en las próximas décadas. La página oficial de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) dice que más de 700 personas mueren por calor extremo todos los años en los Estados Unidos.

Por eso es muy importante tomar las medidas adecuadas para mantenerse fresco e hidratado.

¿Cómo mantenerse hidratado?

Bebe mucha agua. Parece una recomendación simple y obvia, pero no lo es. Muchas personas se olvidan de consumir las cantidades recomendadas al día. Se estima que una persona en edad adulta debe beber alrededor de dos litros de agua y en verano tres. Debes beber de forma constante y en pequeñas cantidades durante todo el día para mantenerte hidratado en cada momento.

Nada más levantarte, bebe un vaso de agua; tu cuerpo se activará de forma automática, y comenzarás el día con energía y las fuerzas renovadas.

Tip: para saber si estás bebiendo lo suficiente para tu cuerpo, solo debes controlar el estado de hidratación durante todo el día, especialmente si has practicado deporte. Para poder medir la hidratación corporal, podemos examinar el color de nuestra orina, si el color es amarillo claro o transparente, podemos decir que la hidratación es la correcta, pero, por el contrario, si el tono es más oscuro, deberemos ingerir mucha más agua.

Consumir frutas y verduras: Las frutas y verduras son alimentos cuyo componente principal es el agua, además de hidratar, también son nutritivas. Si vas a la playa o la piscina, recuerda llevar una nevera o conservadora con fruta fresca como sandía o melón. También algún recipiente térmico con agua bien fresca. Es fundamental hacer comidas ligeras que aporten mucha agua como pueden ser ensaladas, frutas, verduras o zumos.

Si puedes hacerlo, evita salir las horas de máximo calor: en las horas punta de calor, como son de 12 a 16 horas, es mejor permanecer en la sombra o lugares frescos y ventilados.

Si vas a estar al aire libre recuerda utilizar protección solar. Lo más recomendable es usar protección solar 50+ y anteojos de sol.

También es importante concentrarnos en la temperatura del cuerpo y no en la de la casa. Si nuestros antepasados sobrevivieron sin aire acondicionado, nosotros también podemos. Desde tomar sabrosas bebidas heladas hasta aplicar un paño frío en áreas como el cuello y las muñecas, son remedios para refrescar el cuerpo de adentro hacia afuera.