Manifestantes incendian Congreso de Paraguay tras aval de senadores a reelección presidencial

Por Daniela Desantis
1 / 4

Un policía apunta su arma durante una manifestación contra un cambio de constitucional que permita la reelección presidencial en Paraguay, en Asunción.

Un policía apunta su arma durante una manifestación contra un cambio de constitucional que permita la reelección presidencial en Paraguay, en Asunción. 31 de marzo 2017. REUTERS/Jorge Adorno

Por Daniela Desantis

ASUNCIÓN (Reuters) - Manifestantes irrumpieron el viernes en el Congreso de Paraguay y prendieron fuego al edificio luego de que un grupo de senadores aprobó un proyecto para habilitar la reelección presidencial, que desató denuncias de un quiebre constitucional.

Tras doblegar la valla policial, miles de manifestantes rompieron vidrios de la sede legislativa a pedradas y con palos, robaron documentos y objetos del edificio mientras las llamas consumían la planta baja del parlamento.

La policía montada entró en tropel a las calles disparando gases lacrimógenos en una jornada salpicada de choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, que se dispersaron de la zona recién entrada la noche.

Las protestas, las peores en casi dos décadas, estallaron después de que 25 senadores -entre oficialistas y aliados al Gobierno- aprobaron el proyecto de reelección en un sorpresivo encuentro celebrado en una oficina del Congreso a puertas cerradas.

La iniciativa debía lograr el apoyo de la mayoría de los 45 miembros de la Cámara Alta, que ha estado muy dividida sobre el tema. Ahora pasará a la Cámara de Diputados, donde se descuenta que será aprobada.

El proyecto abre el camino para que el presidente Horacio Cartes y el ex mandatario socialista Fernando Lugo se puedan postular por otro período de cinco años.

"Lo mejor para nuestro país es que Horacio Cartes y Fernando Lugo retiren ese proyecto de enmienda", dijo el presidente del Congreso, el opositor Robert Acevedo, quien denunció que no se respetaron los procedimientos ni los protocolos legislativos para aprobar la iniciativa.

Bomberos lograron controlar las llamas en el Congreso, luego de que los manifestantes se dispersaran. Pero algunos de ellos protagonizaron disturbios en otras partes del centro de la capital, donde medios locales reportaron edificios y automóviles destrozados.

"Insto a la ciudadanía a mantener la calma y a no dejarse llevar por quienes desde hace meses vienen anunciado hechos de violencia y derramamientos de sangre", dijo el presidente Cartes citado en un comunicado.

"No debemos permitir que unos bárbaros destruyan la paz, la tranquilidad y el bienestar general del pueblo paraguayo", agregó.

La viceministra de Tributación, Marta González, dijo que la sede de la secretaría fue afectada por los enfrentamientos que dejaron al centro de la ciudad semejando una zona de guerra.

ROMPIENDO EL PROTOCOLO

Una propuesta de reelección similar a la aprobada el viernes había sido rechazada por el Congreso en agosto y las normas prohíben su tratamiento hasta que pase un año. Pero los legisladores oficialistas lograron modificar esta semana el reglamento y sus rivales los denunciaron ante la Corte Suprema.

"Acá se hizo todo dentro del marco constitucional y legal. El reglamento fue modificado (...) se hizo un proyecto de enmienda ajustado a la Constitución", dijo el senador Carlos Filizzola, de la coalición de izquierda Frente Guasu que apoya la candidatura de Lugo.

Los disturbios se producen mientras funcionarios de todo el continente participan en Asunción de la asamblea anual de gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Interamericana de Inversiones.

La agenda del encuentro, que se extenderá hasta el domingo, se mantendría sin alteraciones, dijo un funcionario del BID en Paraguay.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos lamentó los eventos. "Hago un llamado a los líderes políticos a evitar incitar la violencia y buscar el diálogo", dijo un comunicado del representante para América del Sur del organismo, Amerigo Incalcaterra.

Después de los incidentes, la Cámara de Diputados suspendió una sesión prevista para el sábado.

"Mañana no vamos a tomar ninguna decisión, no vamos a sesionar", dijo el presidente de la Cámara Baja, Hugo Velázquez.

(Con reporte adicional de Luc Cohen y Mariel Cristaldo en Asunción. Editado por Javier Leira, Manuel Farías y Pablo Garibian)