Anuncios

Manifestaciones en Canadá: cómo los camioneros se transformaron en la cara de las protestas en el mundo

Manifestantes se reúnen en la avenida Wellington como parte de una protesta contra las restricciones implementadas por el Covid-19, el jueves 10 de febrero de 2022, en Ottawa. (Nick Iwanyshyn/The Canadian Press vía AP)
Manifestantes se reúnen en la avenida Wellington como parte de una protesta contra las restricciones implementadas por el Covid-19, el jueves 10 de febrero de 2022, en Ottawa. (Nick Iwanyshyn/The Canadian Press vía AP)

Los camioneros que protestan por las restricciones relacionadas a la pandemia en Canadá están estacionando sus vehículos en medio de los cruces de las principales ciudades, bloqueando el tráfico y, en algunos lugares, paralizando la vida cotidiana y la economía.

“Estamos en medio de una grave emergencia, la más grave a la que se ha enfrentado nuestra ciudad”, dijo el alcalde de Ottawa, Jim Watson. Las protestas inspiraron rápidamente caravanas similares en Australia y Nueva Zelanda.

Esto es lo que hay que saber sobre cómo un puñado de personas convirtieron a Canadá, cuya constitución aboga por “la paz, el orden y el buen gobierno”, en un improbable trampolín para un movimiento mundial en ciernes.

¿Por qué están en huelga los camioneros?

El 22 de enero, una caravana de camioneros partió de la Columbia Británica en dirección a Ottawa, la capital de Canadá, para protestar contra un mandato de vacunación –impuesto por el gobierno del primer ministro Justin Trudeau– para los camioneros que ingresan al país desde Estados Unidos.

Trudeau desestimó inicialmente a los manifestantes como una “pequeña minoría marginal” –la mayoría de los canadienses dicen que apoyan las medidas de salud pública destinadas a frenar la propagación del coronavirus–, pero los manifestantes están teniendo un impacto enorme para su reducido número.

Camiones; Canadá; Ontario; el Mundo
GEOFF ROBINS


Camiones cruzan el puente Bluewater Sarnia, Ontario, Canadá, el 10 de febrero de 2022. (GEOFF ROBINS/)

Después de bloquear el tráfico en Ottawa, los camioneros organizaron protestas similares en otras ciudades como Toronto, Quebec y Calgary, así como en el puente Ambassador de Detroit, un enlace vital para la industria del automóvil.

Incluso algunos aliados de Trudeau dicen que el objetivo general de los manifestantes –la eliminación de las restricciones pandémicas– merece ser examinado.

Joël Lightbound, diputado liberal de Quebec, dijo que las personas preocupadas por las políticas del gobierno tenían “preocupaciones legítimas” y que el primer ministro no debería “demonizar” a las personas preocupadas por las restricciones.

¿Cuál es el impacto de estas protestas?

El objetivo es interrumpir las actividades cotidianas de los residentes y ralentizar la economía para obligar a los funcionarios federales a retirar las restricciones por la pandemia.

El alcalde Watson ha calificado las protestas de insoportables y ha declarado el estado de emergencia. Durante los primeros 11 días de la protesta, las bocinas de los camiones han sonado hasta 16 horas al día.

Multitudes de manifestantes recorren las calles de Ottawa, muchos de ellos con banderas canadienses como capas o llevándolas en palos de hockey.

Un grupo de manifestantes juega al hockey en la calle mientras siguen protestando contra los mandatos de vacunación implementados por el primer ministro Justin Trudeau el 7 de febrero de 2022 en Ottawa, Canadá.
DAVE CHAN


Un grupo de manifestantes juega al hockey en la calle mientras siguen protestando contra los mandatos de vacunación implementados por el primer ministro Justin Trudeau el 7 de febrero de 2022 en Ottawa, Canadá. (DAVE CHAN/)

Algunos residentes afirman haber sido acosados en la calle, y cuentan haber sido asustados o incluso perseguidos. La policía investiga un posible intento de incendio en el vestíbulo de un edificio del centro.

Algunos fabricantes de automóviles redujeron su capacidad y cancelaron jornadas de trabajo debido a los retrasos creados por los bloqueos.

Los organizadores de la protesta recaudaron unos 10 millones de dólares canadienses –unos 7,8 millones de dólares– a través de GoFundMe para la causa del “Convoy de la Libertad”, aunque sólo se ha desembolsado una pequeña parte. Tras consultar a la policía, la empresa cerró la campaña y dijo que devolvería el resto del dinero a los donantes, alegando “violencia y otras actividades ilícitas” durante las manifestaciones.

¿Puede el gobierno frenar a los manifestantes?

Eso es difícil. Ha habido miles de manifestantes, y Trudeau ha descartado el uso del ejército para disolver las protestas.

Justin Trudeau, ayer, durante un debate de emergencia en el Capitolio
Justin Tang


Justin Trudeau, ayer, durante un debate de emergencia en el Capitolio (Justin Tang/)

Todas las empresas de remolque contratadas por la ciudad de Ottawa se han negado a remolcar los vehículos, según declaró a la prensa Steve Kanellakos, gerente de la ciudad.

Más de 400 camiones y otros vehículos estaban estacionados ilegalmente en todo el centro de la ciudad, incluso frente al edificio del Parlamento. La policía incautó bidones de combustible que se entregaban a los campamentos de protesta.

Steve Bell, subjefe de la policía de Ottawa, describió a los manifestantes como “muy decididos y volátiles”. Los responsables de la policía de Ottawa han pedido 1800 agentes más, lo que supondría más del doble del tamaño actual del cuerpo.

Por su parte, el ministro de Seguridad Pública de Canadá, Marco Mendicino, dijo que se enviarán refuerzos de la Real Policía Montada hacia Windsor, Ottawa y Coutts, Alberta, donde también hay bloqueos fronterizos.

En tanto, el primer ministro conservador de Ontario, Doug Ford, tomó medidas para cortar el financiamiento de las protestas al solicitar con éxito a una corte que congele millones de dólares en donativos para la caravana realizados a través del sitio GiveSendGo. Ford se ha referido a las manifestaciones como una ocupación.

¿Quién lidera estas protestas?

Las protestas, que en su día tuvieron un enfoque limitado, se han convertido en una campaña de gran alcance que apoya, en algunos casos, las quejas de la extrema derecha contra el gobierno.

Tamara Lich es una organizadora clave del “Convoy de la Libertad”. Trabajó como secretaria del relativamente nuevo Partido Maverick, un grupo de centro-derecha que se inició para promover la separación de las tres provincias de las praderas occidentales de Canadá del resto del país. También es una antigua instructora de fitness que ha cantado y tocado la guitarra en una banda de Alberta llamada Blind Monday.

Maxime Bernier es el líder del Partido Popular de Canadá, de extrema derecha, cuyos miembros están bien representados entre los manifestantes en Ottawa. El partido no tiene escaños en el Parlamento federal.

James y Sandra Bauder son líderes de un grupo que se autodenomina Canada Unity, otro de los principales organizadores del convoy de camiones. Según Sky News, el James Bauder “es partidario de la teoría de la conspiración QAnon y ha pedido abiertamente que el Sr. Trudeau sea juzgado por traición por sus políticas de Covid”.

¿Qué quieren los líderes de las protestas?

“Nuestra salida se basará en que el primer ministro haga lo correcto, poniendo fin a todos los mandatos y restricciones a nuestras libertades”, dijo Lich en una conferencia de prensa en Ottawa.

Por su lado, Bernier ha denunciado los mandatos de vacunas y ha arremetido anteriormente contra la inmigración y el multiculturalismo.

Los Bauder han dicho, entre otras cosas, que apoyan “la Constitución y el proceso democrático” y “siguen comprometidos a seguir el proceso legal y defender la libertad de elección.”

Un policía de pie frente a camiones que bloquean el paso hacia las calles del centro como parte de una protesta contra las medidas impuestas por el COVID-19, el miércoles 9 de febrero de 2022, en Ottawa. (Patrick Doyle/The Canadian Press vía AP)
Un policía de pie frente a camiones que bloquean el paso hacia las calles del centro como parte de una protesta contra las medidas impuestas por el COVID-19, el miércoles 9 de febrero de 2022, en Ottawa. (Patrick Doyle/The Canadian Press vía AP)


Un policía de pie frente a camiones que bloquean el paso hacia las calles del centro como parte de una protesta contra las medidas impuestas por el COVID-19, el miércoles 9 de febrero de 2022, en Ottawa. (Patrick Doyle/The Canadian Press vía AP)

¿Qué pasará ahora?

Más protestas. Destacadas figuras de la extrema derecha de varios países, como Estados Unidos, Australia y Alemania, han elogiado las manifestaciones. Y ya han aparecido imitaciones en Australia y Nueva Zelanda.

En Wellington, el número de manifestantes creció de unos 250 a alrededor de 1500 en la noche del jueves al viernes. En la víspera se produjeron violentos enfrentamientos cuando algunos agentes trataron de evacuar la protesta, detuvieron a 122 personas y usaron gas pimienta.

Manifestantes sostienen pancartas en apoyo a una caravana de vehículos que bloquea el Parlamento de Nueva Zelanda, el martes 8 de febrero de 2022, en Wellington. (Mark Mitchell/New Zealand Herald vía AP)
Manifestantes sostienen pancartas en apoyo a una caravana de vehículos que bloquea el Parlamento de Nueva Zelanda, el martes 8 de febrero de 2022, en Wellington. (Mark Mitchell/New Zealand Herald vía AP)


Manifestantes sostienen pancartas en apoyo a una caravana de vehículos que bloquea el Parlamento de Nueva Zelanda, el martes 8 de febrero de 2022, en Wellington. (Mark Mitchell/New Zealand Herald vía AP)

El movimiento también se extendió a Francia, en donde cientos de manifestantes en contra de las restricciones por pandemia conducían este viernes hacia París en varias caravanas de camionetas, autos y camiones. Desde la costa del Mediterráneo hasta la ciudad norteña de Lille, los manifestantes organizaron por internet sus propias “Caravanas de la Libertad”.

Las autoridades regionales de París desplegaron más de 7000 policías para proteger casetas de peaje y otros puntos clave a fin de evitar un bloqueo. Han amenazado con imponer multas fuertes y otras sanciones a quienes no cumplan la prohibición de protestas, que de acuerdo con las autoridades fue necesario establecer para evitar un “riesgo al orden público”.

Un hombre coloca un cartel con la frase "La caravana de la libertad" en una camioneta antes de partir hacia París, en Bayona, en el suroeste de Francia, el miércoles 9 de febrero de 2022. (AP Foto/Bob Edme)
Un hombre coloca un cartel con la frase "La caravana de la libertad" en una camioneta antes de partir hacia París, en Bayona, en el suroeste de Francia, el miércoles 9 de febrero de 2022. (AP Foto/Bob Edme)


Un hombre coloca un cartel con la frase "La caravana de la libertad" en una camioneta antes de partir hacia París, en Bayona, en el suroeste de Francia, el miércoles 9 de febrero de 2022. (AP Foto/Bob Edme)

Entretanto, Brian Brase, un camionero, dijo que estaba organizando un esfuerzo similar en Estados Unidos. Según los mensajes publicados en las redes sociales, el convoy podría comenzar en Sacramento y dirigirse a Washington, D.C.

Los organizadores y participantes parecen estar organizándose a través de grupos de mensajes privados, incluso en Facebook y Telegram.

Intervención de Estados Unidos

El gobierno de Estados Unidos instó ayer al gobierno de Trudeau a utilizar sus competencias federales para poner fin al bloqueo de camiones, ya que la movilización obligó a las plantas automotrices de ambos lados de la frontera a suspender o reducir su producción.

Por cuarto día consecutivo, un gran número camioneros que participan en la llamada Caravana de la Libertad bloquearon el paso en el puente Ambassador que conecta a Windsor, Ontario, con Detroit, Michigan, interrumpiendo el flujo de autopartes y otros productos entre ambos países.

La Casa Blanca dijo que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, conversaron con sus homólogos canadienses y les pidieron que ayuden a resolver el conflicto.

Por Azi Paybarah