Anuncios

Mandatario de Singapur dice que tomará un tiempo acordar un protocolo para Mar de China Meridional

El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, hace un gesto durante una conferencia de prensa con el primer ministro de Australia, Anthony Albanese, tras una reunión bilateral en la cumbre especial ASEAN en Melbourne, Australia, el martes 5 de marzo de 2024. (AP Foto/Hamish Blair)

MELBOURNE, Australia (AP) — El proyecto de los países del sureste asiático de acordar con China un código de conducta para el disputado Mar de China meridional tomará un tiempo, con cuestiones difíciles aún por resolver pese a los esfuerzos recientes de acelerar el proceso, según dijo el martes el primer ministro de Singapur en una cumbre regional.

La creciente agresividad militar china en la transitada región hacia países vecinos con reclamaciones territoriales rivales ha sido un tema prioritario en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés). La cumbre de tres días, que se celebra en Melbourne para conmemorar los 50 años desde que Australia se convirtió en el primer socio externo de la ASEAN, termina el miércoles.

Los líderes del bloque de 10 naciones confían en que un código de conducta con China sirva para reducir el riesgo de confrontaciones navales.

El primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, dijo que se había escrito un primer borrador del acuerdo, pero que aún hacían falta más negociaciones.

“Los asuntos no son fáciles de resolver y, en realidad, negociar un código plantea de forma inevitable cuestiones sobre cuáles van a ser los resultados definitivos, y por lo tanto, como las respuestas definitivas son difíciles, también negociar el código tomará algo de tiempo”, explicó.

En el último incidente peligroso, barcos guardacostas chinos bloquearon el paso a embarcaciones filipinas a un disputado banco de arena en el Mar de China Meridional, lo que provocó una colisión menor, según guardacostas filipinos.

Funcionarios filipinos de seguridad han acusado a la Guardia Costera china y a barcos que se sospecha son de milicias de cortar el paso a embarcaciones filipinas y utilizar cañones de agua y un láser militar que cegó temporalmente a algunos tripulantes filipinos en una serie de hostilidades en alta mar el año pasado.

Los líderes acordaron el pasado septiembre en una cumbre de ASEAN en Indonesia acelerar el proceso de negociación con vistas a completar el código en tres años. A esa cumbre asistieron la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris; el primer ministro de China, Li Qiang, y el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

La ASEAN espera que el código refleje las normas, principios y normas internacionales, haga referencia al derecho internacional y aspire a lograr un “Mar de China Meridional estable, seguro y pacífico”, según documentos publicados por el Ministerio indonesio de Exteriores.

El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., dice que la situación legal de la disputa quedó clara en 2016 con la victoria filipina sobre China en un arbitraje en La Haya, Holanda, que invalidó las amplias reclamaciones territoriales de Beijing en el Mar de China Meridional. China no aceptó la decisión.

“Es desafortunado que pese a la claridad ofrecida por el derecho internacional, las acciones ilegales, unilaterales y provocativas siguen infringiendo nuestra soberanía, nuestros derechos y jurisdicciones soberanas”, dijo Marcos el lunes.

Australia y Filipinas han instado a sus vecinos a mantenerse unidos con más firmeza para defender el estado de derecho en la región, mientras que China ha construido fortalezas en varias islas artificiales para reforzar sus reclamaciones.

El primer ministro de Malasia, Anwar Ibrahim, que se ha resistido a las presiones de tomar partido en la disputa, dijo el lunes que “no tenemos un problema con China”.

Nueve mandatarios de ASEAN y el primer ministro de Timor Oriental, Xanana Gusmão, fueron recibidos oficialmente en la cumbre el martes con una ceremonia tradicional indígena que incluye quemar hojas.

La ASEAN ha aceptado en principio incluir a Timor Oriental y le ha concedido condición de observador. No se permitió que Myanmar, que es el 10mo país del grupo, tuviera representación política en la cita porque no ha frenado la violencia desde que una junta militar tomó el control del país en 2021.

Gusmão dijo el martes a los periodistas que le gustaría que ASEAN hiciera más por restaurar la paz y la democracia en Myanmar.