Por malos olores, vecinos exigen cierre de crematorio

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- Los vecinos inconformes con la operación de un crematorio en la colonia San Bernardino, junto al estadio Nemesio Diez, pidieron al alcalde de Toluca, Raymundo Martínez Carbajal, que frene la actividad del negocio.

Los vecinos sostuvieron que si bien el crematorio cuenta con permisos de instancias de salud federal y estatal, sólo es como funeraria y no para cremar cuerpos.

Tras la presentación del programa Canje de Armas, en la plaza Fray Andrés de Castro, se presentaron frente al edil y le señalaron que tenían una reunión con autoridades municipales esta mañana para definir su intervención, pero fue cancelada para realizarse por la tarde.

"Los vecinos que están en la mesa de diálogo vinieron, pero a la mera hora nos cancelaron, nos dicen que es por la tarde, por eso le decimos al presidente municipal que no se vale", dijo una de las inconformes.

El edil les indicó que hay muchos crematorios operando en diversos puntos, por lo que les pidió esperar a que haya una definición sobre los pasos a seguir en este caso; sin embargo, los vecinos afirmaron que no se van a detener hasta que sea suspendido el lugar.

Una de los inconformes, rechazó que este tema tenga tintes políticos o derive de alguna extorsión contra el dueño de la funeraria La Paz, puesto que los permisos fueron expedidos en la administración anterior por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem), pero únicamente para ser funeraria, por lo que dijeron, opera como crematorio de forma ilegal.

Reiteraron que la inconformidad se debe a que este sitio emana olores fétidos, que dañan el medio ambiente y la salud de los vecinos que habitan en la zona.