Anuncios

Madre de jóvenes que cayeron en coladera pide justicia en el Congreso

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 24 (EL UNIVERSAL).- Se destruyó una familia por una negligencia, dijo la madre de Esmeralda y Sofía desde la tribuna del Congreso. En un hecho sin precedentes, María Elvira Canchola, madre de Esmeralda y Sofía, quienes murieron al caer en una coladera sin tapa en la alcaldía Iztacalco, subió a la tribuna del Congreso de la Ciudad de México y con lágrimas en los ojos exigió justicia por esta tragedia.

Tras movilizarse desde el lugar en donde sus hijas perdieron la vida, la madre de las menores, acompañada de su esposo, familiares y amigos, llegaron hasta las instalaciones del Congreso, en la colonia Centro, y para sorpresa de todos ingresaron hasta el salón de plenos, escoltados por legisladores del PAN. Ya dentro del salón, la legisladora panista Daniela Álvarez pidió que se le permitiera a la madre de las menores fallecidas el uso de la palabra desde la tribuna. Gerardo Villanueva, quien fungía como presidente de la Mesa Directiva, titubeó un poco y tras recibir el visto bueno de las diputadas de Morena, permitió, sin someter a votación, que María Elvira Canchola hablará desde la máxima tribuna del Congreso.

"Les pido encarecidamente como una madre a quien le arrebataron la vida, pues mis niñas eran mi vida, les pido por favor que se haga justicia. Quiero creer que la justicia de verdad existe, quiero que todas las personas que tuvieron culpa para que mis niñas pasaran lo que están pasando, sean castigadas acorde a la justicia", subrayó con voz entrecortada por el llanto. Confió en que los diputados serían empáticos con su dolor de madre y de nueva cuenta exigió justicia "porque como cualquier ciudadano, como todos los demás, tenemos el derecho de tener justicia".

"Por favor, pido de corazón justicia por mis niñas, por favor, no saben lo que como familia estamos sufriendo, no tienen idea de lo que nos espera ya sin mis niñas. Mis niñas eran la luz de mi casa, la luz de mi hogar, se destruyó una familia por una negligencia, porque fue una negligencia lo que pasó. Encarecidamente les piso justicia para que la voz de mis niñas sea escuchada", declaró.

Una situación extraordinaria e irrepetible

Tras estas palabras, los aplausos de todos los legisladores y presentes resonaron por todo el salón. Luego de dirigir este mensaje, los familiares de Esmeralda y Sofía fueron recibidos por una comisión de diputados de todas las fracciones.

Al respecto, el presidente de la Mesa Directiva aceptó que esta situación fue extraordinaria e irrepetible. "Yo pido también comprensión de que la situación fue, y espero que haya sido, extraordinaria e irrepetible. Por último, también reconocer que la aceptación de esta decisión fue de todas y de todos los diputados, fue un consenso un tanto mudo pero que ser expresaba en el momento en que todos levantaban la mano y asentían en el sentido de que se tomara esa definición (que se le diera el uso de la palabra)", dijo.