Anuncios

Macron pone fin a la operación Barkhane en el Sahel pero Francia seguirá allí

París, 9 nov (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció el fin oficial de la operación militar Barkhane que Francia llevó a cabo desde hace ocho años en el Sahel contra los grupos terroristas, pero sus tropas seguirán allí en apoyo a los Ejércitos de la región, en misiones acordadas con sus gobiernos.

"He decidido, en concertación con nuestros socios oficializar hoy el fin de la operación Barkhane", explicó Macron en un discurso dedicado a presentar la revisión de la política de defensa en las instalaciones militares del puerto de Tolón, al sureste de Francia.

Macron precisó que la presencia militar en los países del Sahel "continuará, pero en función de los nuevos principios que hemos decidido con ellos".

Eso significa que en cada país será diferente en función de "las necesidades manifestadas en términos de equipamiento, de formación" y de operaciones, pero sobre todo se hará "en apoyo de los esfuerzos civiles" que esos mismos gobiernos pongan en marcha "para responder a las tensiones comunitarias, a las vulnerabilidades sociales y económicas que tratan de explotar las organizaciones terroristas".

Lo que se conoce como Barkhane comenzó en enero de 2013 con el nombre de Serval -que luego se cambió-, a petición de las autoridades de Mali, que temían que los grupos terroristas yihadistas que se habían hecho fuertes al norte se hicieran con el control de todo el país, y en particular de la capital, Bamako.

Aunque hubo más de 5.000 militares en Mali y en los países vecinos, el dispositivo se ha modificado sensiblemente, entre otras cosas porque la junta militar en el poder en Bamako, cada vez más enfrentada con París, exigió la salida de las tropas francesas, que se ha llevado a cabo desde 2021 y que terminó el pasado mes de agosto.

La animadversión por la presencia militar francesa en una región en la que fue la potencia colonial no se limita a Mali, donde se han desplegado mercenarios de la compañía rusa Wagner, que se asocia con los intereses del Kremlin.

En la actualidad quedan unos 3.000 soldados franceses en el Sahel, desplegados esencialmente en Chad y en Níger.

Macron explicó que en los próximos días se van a iniciar las discusiones con los países de la región y con el resto de socios (básicamente Estados Unidos y los países europeos implicados en África) para revisar el estatuto y las misiones de las bases francesas en esa región y en el resto del África occidental.

Adelantó que las intervenciones serán de menor duración porque "no podemos estar implicados sin límite de tiempo en operaciones en el exterior".

Desde 2013 han muerto en las operaciones en el Sahel 59 militares franceses.

(c) Agencia EFE