Macron partidario de un encuentro amistoso entre Francia y Argelia

·2  min de lectura

Túnez, 26 ago (EFE).- El presidente francés Emmanuel Macron, en visita oficial en Argel, defendió este viernes la celebración de un partido amistoso entre Francia y Argelia, que disputaron por última vez hace más de dos décadas, para "conciliar" los dos países que dejan atrás un año de fricciones diplomáticas.

El encuentro, que tuvo lugar en octubre de 2001 en París, fue cancelado después de que los hinchas argelinos invadieran el campo de juego en el minuto 76 y con el marcador 4-1. Una iniciativa que ha sido evocada en varias ocasiones por el seleccionador de los "Fenecs" (apodo de la selección magrebí), el franco-argelino Djamel Belmadi.

En su segunda jornada en el país, Macron instó a los jóvenes a deshacerse del "sentimiento anti-francés" y abogó por "conjurar el pasado", en referencia a la historia colonial (1830-1962) y la guerra de independencia, que celebra este año su 60 aniversario.

"El deporte y la cultura son terrenos en los que debemos estar juntos, aunque a veces podemos enfrentarnos pero nos enfrentamos amistosamente", insistió el mandatario ante los periodistas.

Macron llegó este jueves para una visita oficial de tres días acompañado de una importante delegación formada por 90 miembros, entre ellos los ministros de Economía, Interior, Exteriores, Defensa, Cultura y Deportes, pero también parlamentarios, intelectuales, empresarios y responsables de organismos económicos y culturales.

Las desavenencias han marcado la relación entre Francia y su excolonia, que causó una crisis diplomática el pasado año cuando el presidente francés acusó a Argelia del uso rentista de la memoria histórica por lo que Argel respondió con la retirada de su embajador durante tres meses.

Esta es la segunda visita a Argelia- la anterior fue en 2017- y la primera desde la llegada al poder de Tebboune a finales de 2019, que coincide con un delicado momento para una Europa que busca remplazar a Rusia como proveedor de gas y pone la mirada en el Magreb.

(c) Agencia EFE