Anuncios

Macron insiste en la necesidad de la reforma a las pensiones

Camiones cisterna estacionados en la refinería Donges, en el oeste de Francia, el viernes 10 de marzo de 2023, en París. (AP Foto/Jeremias Gonzalez)

PARÍS (AP) — El presidente francés Emmanuel Macron envió una carta a los sindicatos en la que insistió en la necesidad de incrementar la edad de jubilación de los 62 a los 64 años para que el sistema de pensiones de Francia sea financieramente sostenible en los próximos años.

El mandatario dio a conocer la misiva después de que más de un millón de personas marcharon en ciudades y pueblos en todo el país, y que los conductores de trenes y el metro, trabajadores de refinerías y otras personas iniciaron huelgas sin límite de tiempo contra el plan del gobierno.

Los sindicatos exhortaron a efectuar más protestas el sábado. Exigen el retiro de la propuesta de ley, que el Senado someterá a debate esta semana.

Según la carta proporcionada por la presidencia, Macron dijo que decidió elegir “hacer que los franceses trabajen un poco más” porque las otras opciones, que él rechazó, habrían involucrado “reducir las pensiones, aumentar los impuestos o permitir que nuestros hijos y nietos carguen con el peso financiero”.

François Hommeril, líder del sindicato CFE-CGC que representa a trabajadores del sector energético, entre otros, dijo el viernes que la carta de Macron parece ser otra “oportunidad perdida” para que el mandatario implemente reformas a la vez que escucha a los trabajadores preocupados.

El presidente “actúa como si no existiera el movimiento social”, dijo Hommeril, según lo citó la televisora francesa BFM TV. “Estoy muy decepcionado y preocupado por la respuesta” de Macron.

Las encuestas de opinión muestran sistemáticamente que una mayoría de los franceses se opone al cambio. Legisladores de la izquierda argumentan que las empresas y las personas acaudaladas deben contribuir más para financiar el sistema de pensiones.

Macron también recordó que la medida fue una promesa clave de su campaña presidencial del año pasado, y agregó que hizo una concesión al acordar poner el límite de edad en 64 años y no en los 65 que inicialmente había planeado.

“Ustedes expresan enfáticamente su desacuerdo”, escribió Macron a los sindicatos. “No subestimo su disgusto… así como la ansiedad expresada por muchos franceses preocupados por no recibir nunca ninguna pensión”.