Anuncios

Mueren cinco personas en tiroteo de militares mexicanos

CIUDAD VICTORIA, México (AP) — Un tiroteo presuntamente ejecutado por elementos del Ejército mexicano dejó cinco muertos en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, incidente que desató un enfrentamiento entre militares y habitantes de esa localidad que acudieron al lugar para protestar.

Los militares estaban investigando un hecho violento en el área y abrieron fuego contra una camioneta la madrugada del domingo después de que no obedeciera una orden de detenerse, según un informe de las autoridades estatales que se levantó en la escena del crimen al que tuvo acceso el lunes The Associated Press.

El reporte señala que se localizaron cinco cuerpos dentro o cerca del camión acribillado a balazos en Nuevo Laredo, que está frente a la ciudad estadounidense de Laredo, Texas. La Fiscalía General de la República ya inició una investigación sobre el caso.

El incidente provocó una riña entre soldados y un nutrido grupo de residentes enojados que creían que las “víctimas no estaban armadas ni había motivo para que les privaran de la vida en forma arbitraria", dijo el grupo Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo en un comunicado.

Los videos del incidente publicados en las redes sociales muestran a civiles peleando con los uniformados en una calle cerca de una camioneta. En una grabación, se ve a habitantes lanzando puñetazos, tirando al suelo a un militar y pateándolo repetidamente. En medio de la pelea, se escuchan disparos y personas corriendo, pero no está claro quién hizo las detonaciones.

En una declaración en video, Raymundo Ramos, activista del comité de derechos humanos, afirmó que los soldados dispararon contra la multitud, pero no tenía información inmediata sobre víctimas adicionales. También dijo que los fallecidos regresaban de un club cuando fueron asesinados.

El informe sobre los hechos de las autoridades estatales refiere que se encontró un documento de identificación emitido por Texas en uno de los cadáveres. La Embajada de los Estados Unidos no pudo confirmar de inmediato si había ciudadanos o residentes estadounidenses involucrados.

Tres de los cuerpos fueron encontrados en la camioneta y dos en una acera cercana, señala el reporte de las autoridades. Dichos informes generalmente señalan cualquier arma encontrada en la escena del crimen, pero no se mencionó ninguna en este caso.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), unas de las principales organizaciones de derechos humanos de México, exigió el lunes que el caso sea investigado con “debida diligencia por autoridades civiles” y dijo en su cuenta de Twitter que es preocupante que la Fiscalía General de la República y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos no se hayan pronunciado hasta el momento ni intervengan “mostrando en los hechos subordinación a los castrenses”, aunque el Ministerio Público ya ha iniciado una investigación.

Asimismo, la organización pidió que se garantice la seguridad de testigos y sobrevivientes y de los activistas y periodistas que cubrieron el caso. “Los hechos muestran las preocupantes consecuencias de la innegable #militarización en curso”, afirmó el Centro Prodh al reiterar sus críticas contra la reforma que aprobó el Congreso que extendió hasta el 2028 la permanencia de los militares fuera de los cuarteles en labores de seguridad pública.

Nuevo Laredo está dominado por el violento cartel del Noreste, una rama de la antigua organización criminal de los Zetas. Los militares han sido frecuentemente atacados por sicarios de cárteles en Nuevo Laredo.

No es la primera vez que en la ciudad hay acusaciones contra los militares por sus actuaciones.

En 2021, la Armada de México entregó a 30 marinos a fiscales civiles para que enfrentaran a la justicia en casos de personas que desaparecieron durante operaciones contra el crimen en Nuevo Laredo en 2014. Los marinos también fueron acusados ​​de detener a supuestos sospechosos, algunos de los cuales desaparecieron. Durante 2018, decenas de personas desaparecieron en Nuevo Laredo.

De acuerdo con la ley mexicana, los tribunales militares solo pueden conocer de casos que involucren violaciones del código militar. Los delitos contra civiles deben juzgarse en tribunales civiles.