México se pinta de rosa por marcha pro-INE; fue un ‘striptease político’, opina AMLO

Durante la mañana y mediodía del domingo 13 de noviembre, México se pintó de rosa y blanco en defensa del Instituto Nacional Electoral (INE), ante la reforma electoral que promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador. Bajo la consigna “El INE no se toca”, miles de ciudadanos, funcionarios, expresidentes, dirigentes de partidos y figuras mediáticas marcharon en diferentes ciudades como Cuernavaca, Monterrey, Ciudad Victoria y Veracruz. El llamado fue claro entre los asistentes: “Sí a la democracia”.

En punto de las 10:30 horas, el contingente salió del Ángel de la Independencia hacia el Monumento a la Revolución, Ciudad de México,  formando una marea rosa. En primera instancia, la movilización solo ocupaba el carril de extrema derecha sobre Paseo de la Reforma, pero horas más tarde esta se extendió por toda la avenida, asistencia multitudinaria  evidenciada con fotografías aéreas capturadas por drones. Con pancartas en mano, los gritos más pronunciados fueron “marcha por la democracia” y “ni clasista ni racista”.

Lo anterior porque, previo a la marcha, durante la conferencia matutina del 9 de noviembre, López Obrador apuntó que los grupos que nutrían las manifestaciones estarían integrados por personas racistas y clasistas. Este discurso fue desmentido por la oposición. Sin embargo, en redes sociales distintos usuarios criticaron la actitud de algunos asistentes, “quienes dejaron exhibido su racismo por expresiones peyorativas”.

“Indio de Macuspana, tienes unas patas rajadas que ni el mejor zapato que te pongas te quita lo naco, pendejo”, dijo una mujer de apariencia senil, en un video que se viralizó en Twitter haciendo referencia al presidente, quien es originario de Macuspana, Tabasco. 

Los manifestantes aseguraron que la iniciativa, enviada por López Obrador a la Cámara de Diputados en abril pasado, representa una estrategia para eliminar el órgano electoral autónomo del país. Según Martí Batres, secretario de Gobierno de la Ciudad de México, asistieron entre 10,000 y 12,000 personas a la marcha, aunque críticos afirman que en realidad fueron 200,00 personas aproximadamente solo en la capital del país. 

“MÉXICO NO MERECE REGRESAR AL PASADO”: JOSÉ WOLDENBERG 

En el Monumento a la Revolución, José Woldenberg, primer presidente del entonces Instituto Federal Electoral (IFE) y único orador en la protesta, llamó a defender al sistema electoral mexicano ante el “oficialismo de alinear los órganos electorales a la voluntad del gobierno”. Hecho que llevaría, dijo, a la incapacidad de garantizar la imparcialidad en todo el proceso de elecciones. 

En Xalapa, Veracruz, miles de ciudadanos se movilizaron para protestar en contra de la reforma electoral impulsada por el presidente de la República. (Foto: Yerania Rolón Rolón/Cuartoscuro)

“Nuestro país no merece regresar al pasado porque lo construido permite elecciones auténticas, piedra angular de todo sistema democrático (…) México no puede centralizar todos los procesos electorales en dos instituciones descomunales, no solo porque somos, según la Constitución, una república federal, sino porque ni el INE ni un solo Tribunal podrán realizar con eficacia lo que hoy encuentra cauce y solución en 32 entidades soberanas”, aseveró.

Conforme a su discurso, desde la última reforma electoral en 2014, se han disputado en los estados y la CDMX 55,336 cargos de elección popular, entre ellos 55 gubernaturas, 93 legislaturas y 5,932 ayuntamientos. Tan solo en 2021, los institutos estatales registraron 275,424 candidaturas locales.

“Con tales números, ¿es deseable y posible concentrar, centralizar y administrar ese universo político en una sola institución? México no puede deshacerse sin contemplaciones del entramado federalista en materia electoral sin perder en eficacia y confianza”, apuntó.

Entre los políticos que se unieron a la marcha pro INE incluyeron al expresidente Vicente Foz, Santiago Creel, Fernando Belaunzarán, la exprimera dama y candidata presidencial Margarita Zavala. Así como el dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, y las priistas Claudia Ruis Massieu y Beatriz Paredes.

“FUE UN STRIPTEASE POLÍTICO PÚBLICO”, SEÑALA AMLO SOBRE LA MARCHA PRO-INE

Este lunes 14 de noviembre, López Obrador calificó como “striptese político público y una manifestación en contra de la Cuarta Transformación” la marcha pro INE del domingo, durante su conferencia de prensa desde Palacio Nacional. Aunado a ello, hizo un llamado a que organicen otra movilización, pero que tenga como destino el Zócalo capitalino a fin de demostrar su fuerza de convocatoria. 

“No participó mucha gente (…) les falta mucho más. Quienes marcharon lo hicieron a favor de los privilegios que ellos tenían antes del gobierno que represento. Lo hicieron a favor de la corrupción, lo hicieron a favor del racismo, clasismo, de la discriminación”, indicó.

A pesar de las cifras dadas por Martí Batres, el mandatario mexicano estimó que la afluencia fue de entre 50,000 y 60,000 personas. En esa vía, también denostó a algunas personalidades del sector político que se dieron cita el domingo, como la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación,  Elba Esther Gordillo.

“Ni modo que (Roberto) Madrazo, Elba Esther y Fox sean demócratas. El mismo Woldenberg, que convalidó fraudes electorales, cuando estuvo en el IFE. Le voy más a la maestra Elba Esther porque ella no se da baños de pureza, que Woldenberg”, agregó. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

‘El INE no se toca’: opositores a la reforma electoral de AMLO alistan marcha

Tres proyectos impulsarán el desarrollo sostenible durante el Foro Mar de Cortés

Estado de derecho, un indicador endeble en México