Gobierno mexicano: capacidad hospitalaria no está desbordada

1 / 2

CORONAVIRUS-LATINOAMERICA

Un pasajero del autobús usa una máscara protectora como precaución contra la propagación del nuevo coronavirus en la Ciudad de México, el lunes 27 de abril de 2020. (AP foto/Marco Ugarte)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Aunque un par de hospitales privados de la capital mexicana anunciaron recientemente que ya no tienen capacidad para atender a pacientes con COVID-19, las autoridades aseguraron el martes que aún no hay riesgo de que se desborde la capacidad hospitalaria.

El fin de semana, el hospital Español informó que ya no tenía camas disponibles y la víspera la clínica Médica Sur reportó que ya no podía recibir a más personas con coronavirus. Una de las sucursales del hospital ABC, también en la capital, dijo que su número de camas disponibles para enfermos de COVID-19 era variable.

“Tenemos el 23% de las camas ocupadas. El restante no lo está, es la reserva que existe en el país”, dijo el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, quien informó que en la capital la capacidad está ocupada en un 50%. “En terapia intensiva y con ventilación mecánica vemos que hay una reserva suficiente para el manejo de la enfermedad en todas las entidades y a nivel nacional”.

Hasta el lunes por la noche, las autoridades sanitarias habían reportado 15.529 contagiados y 1.434 muertos. De esa cifra, 3.966 se localizan en la capital, una megalópolis con más de 20 millones de habitantes.

Las autoridades esperan que el pico de contagios se produzca a mediados de mayo y que el número crezca mucho más deprisa en los próximos días como ha ocurrido en otros países.

El martes las autoridades de salud volvieron a convocar a médicos que quieran integrarse al sistema sanitario para lo que se espera sean las horas más difíciles de la crisis por la pandemia.

Más tarde, en un primer dato oficial sobre el impacto del coronavirus en la economía de Argentina, se reportó que el costo de la canasta básica alimentaria en el país sudamericano —los alimentos y cantidades que se requieren para satisfacer las necesidades de calorías de un hogar promedio— aumentó 3,4% en marzo respecto al mes anterior. El dato es relevante ya que sirve para determinar otros indicadores como pobreza (35,5% en segundo semestre de 2019) y el costo de vida (3,3% en marzo).

Por su parte, Migración Colombia informó que desde el 4 de abril han regresado más de 13.000 migrantes venezolanos a su país debido a la pandemia. El director del organismo, Juan Francisco Espinosa, señaló que se ha hecho un estricto control sanitario a esos ciudadanos y que ninguno estaba infectado. Los migrantes fueron retornados por carretera en 326 autobuses.

Según el último censo 1,8 millón de migrantes venezolanos residen en Colombia, que hasta ahora ha registrado 5.949 casos positivos y 269 fallecidos.

A su vez, el ministro de Industria y Comercio, José Manuel Restrepo, indicó que 4.000 empresas de la construcción y manufactureras ya fueron habilitadas con sus respectivos protocolos de bioseguridad para reanudar sus tareas luego que el gobierno autorizara la reactivación de parte de la economía a pesar de la cuarentena obligatoria que finalizará el 11 de mayo.

Restrepo destacó que esta semana estarán listos y autorizados los protocolos de bioseguridad para unas 96.000 compañías pero que la cuarentena seguirá vigente para otros sectores hasta nuevo aviso.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que en Ecuador se registraron 871 fallecidos a causa del COVID-19 y 1.212 personas que probablemente murieron por la misma causa aunque no se les tomaron pruebas a tiempo. Además hay 24.240 contagiados y 1.643 pacientes que ya recibieron el alta.

Ecuador ha realizado un total de 64.558 pruebas de COVID-19. La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con 10.200 casos.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei informó que el número de casos en el país aumentó a 541, con 16 decesos.

Además, el mandatario señaló que otros 49 guatemaltecos han muerto fuera del país a causa del virus.

El presidente reiteró su llamado a la población a mantener el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

En Chile, unos 400 bolivianos —incluidos niños y mujeres embarazadas— acampan hacinados frente al consulado de Bolivia en Santiago en esperan de que el gobierno de la presidenta interina boliviana Jeanine Añez les permita retornar.

No cuentan con medidas sanitarias y enfrentan el otoño chileno con frazadas instaladas como carpas, montones de maletas y bolsos y la incertidumbre sobre su futuro. José Luis Siñañi dijo a la AP que “aquí no está llegando agua, no tenemos baños ni qué comer y el cónsul no nos ha dado la cara”.

Vecinos de la barriada de Providencia están ayudándolos con botellones de agua y comida, pero no es suficiente. “A cada minuto están llegando más”, señaló Siñañi.

Tras informar que en Chile hay 14.365 contagiados y 207 fallecidos, la subsecretaria de Salud, Paula Daza, dijo que el gobierno “está trabajando fuertemente” con su par boliviano para que, después de que terminen una cuarentena obligatoria, a los bolivianos les permitan retornar a su país.

Chile y Bolivia no tienen relaciones diplomáticas y mantienen sus fronteras cerradas desde marzo. A comienzos de mes, otros centenares de bolivianos estuvieron en las calles de ciudades del norte chileno y en terminales de autobuses hasta que los dejaron retornar.

Por la noche, el gobierno de Bolivia postergó para el miércoles la decisión sobre la ampliación de la cuarentena, que inició el 22 de marzo y está programada para concluir el 30 de abril.

El ministerio de Salud informó de 34 nuevos casos, que elevan el total a 998 y 55 fallecidos.

“La epidemia va ascendiendo aunque los decesos no están al mismo ritmo pero les pedimos que no arriesguen a sus familias”, dijo el jefe nacional de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto.

Cuba reportó un acumulado de 1.379 casos positivos y 58 fallecidos por complicaciones del COVID-19.

Según las autoridades, hasta ahora se han realizado unas 43.500 pruebas que permiten detectar incluso casos asintomáticos. Unos 3.000 pacientes se encontraban en vigilancia epidemiológica mientras otras 6.000 permanecían en sus hogares completamente restringidas por haber tenido algún tipo de contacto, aunque no dieran positivo.

A punto de llegar al pico de contagios de la enfermedad, las autoridades intensificaron las “pesquisas” casa a casa que realizan miles de estudiantes de medicina en todo el país, especialmente en lugares a donde se dieron focos, como el la provincia de Mayabeque colindante con la capital, constató la AP.

“Es bueno que las personas sean sinceras y nos digan si presentan un dolor de garganta para poder informárselo al médico y así eliminar si es sospechoso o no y la cadena de contagio”, dijo a la AP Getchell Marín, una estudiante de 21 años que el martes por la mañana tocaba todas las puertas en la comunidad de Zaragoza en Mayabeque, donde habló con los vecinos y trataba de determinar cualquier síntoma sospechoso.

Cuba continúa con movimiento restringido, pero la cuarentena no es obligatoria en todos lados.

En América Latina hay más de 169.000 contagiados y unos 8.400 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de 3,1 millones de personas y causado la muerte a más de 216.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.