Anuncios

Este método prueba las teorías de Einstein sobre la expansión del universo


Un equipo de la Universidad de Ginebra (Unige), en Suiza, desarrolló el primer método para poner a prueba conjuntamente las teorías de Albert Einstein y Leonhard Euler sobre la expansión acelerada del universo y la materia oscura mediante una medida que no había sido utilizada antes: la distorsión del tiempo, según publican en la revista Nature Astronomy.

Leonhard Euler (1707-1783) describió los movimientos de los objetos celestes, mientras Albert Einstein (1879-1955) explicó la forma en que esos cuerpos distorsionan el universo. Desde el descubrimiento de la materia oscura y la aceleración de la expansión del universo, la validez de sus ecuaciones se ha puesto a prueba.

Las teorías de ambos revolucionaron nuestra comprensión del cosmos. Con la famosa ecuación que lleva su nombre, Euler proporcionó a los científicos una poderosa herramienta para calcular los movimientos de las galaxias en el universo. Con su teoría de la relatividad general, Einstein demostró que este no es un marco estático: puede ser distorsionado por cúmulos de estrellas y constelaciones.

Los físicos han puesto a prueba estas ecuaciones de todas las maneras posibles, las cuales hasta ahora han resultado exitosas. Sin embargo, dos descubrimientos buscan comprobar estos modelos: la aceleración de la expansión del universo y la existencia de materia oscura invisible, que se cree que representa 85 por ciento de toda la del cosmos.

Los investigadores siguen sin poder responder a esta pregunta de si siguen obedeciendo estos misteriosos fenómenos a las ecuaciones de Einstein y Euler.

LA DISTORSIÓN DEL TIEMPO, MEDIDA DESPLAZADA POR EINSTEIN Y EULER

“El problema es que los datos cosmológicos actuales no nos permiten diferenciar entre una teoría que rompe las ecuaciones de Einstein y otra que lo haga con la de Euler. Esto es lo que demostramos en nuestro estudio. También presentamos un método matemático para resolver este problema. Es la culminación de 10 años de investigación”, señaló Camille Bonvin, profesora asociada del Departamento de Física Teórica de la Facultad de Ciencias de la Unige y autora principal del estudio.

Los investigadores eran incapaces de diferenciar la validez de estas dos ecuaciones en los confines del Universo porque les faltaba un ingrediente: la medición de la distorsión del tiempo. Hasta entonces, solo sabían medir la velocidad de los objetos celestes y la suma de la distorsión del tiempo y el espacio. Por ello, desarrollaron un método para acceder a esta medida adicional, y “es una primicia”, afirma Bonvin.

Si la distorsión del tiempo no es igual a la suma del tiempo y el espacio, es decir, el resultado que arroja la teoría de la relatividad general, significa que el modelo de Einstein no funciona. Si la distorsión temporal no se corresponde con la velocidad de las galaxias calculada con la ecuación de Euler, significa que esta última no es válida.

“Esto nos permitirá descubrir si existen en el universo nuevas fuerzas o materia que violen estas dos teorías”, sostuvo Levon Pogosian, profesor del Departamento de Física de la Universidad Simon Fraser, en Canadá, y coautor del estudio publicado en la revista Nature Astronomy.

DETERMINAR EL ORIGEN DE LA EXPANSIÓN DEL UNIVERSO

Estos resultados supondrán una aportación crucial a varias misiones cuyo objetivo es determinar el origen de la expansión acelerada del universo y la naturaleza de la materia oscura. Entre ellas se encuentran el telescopio espacial Euclid. Este será lanzado en julio de 2023 por la Agencia Espacial Europea, en colaboración con la Unige, y el Instrumento Espectroscópico de Energía Oscura (DESI, por sus siglas en inglés).

Este último comenzó su misión de cinco años en 2021 en Arizona. También está el proyecto internacional del radiotelescopio gigante Matriz de Kilómetros Cuadrados (SKA, por sus siglas en inglés), en Sudáfrica y Australia. Este comenzará sus observaciones entre 2028 y 2029.

“Nuestro método se integrará en estas diferentes misiones. Ya es el caso de DESI, del que nos hemos convertido en colaboradores externos gracias a esta investigación”, subrayó Camille Bonvin. El equipo de investigación probó con éxito su modelo en catálogos sintéticos de galaxias.

La próxima etapa consistirá en probarlo utilizando los primeros datos suministrados por DESI. Así como en identificar los obstáculos y minimizar los rasgos sistemáticos que podrían dificultar su aplicación. N

(Con información de Europa Press)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Euclid, el telescopio que explorará el lado oscuro del universo

Este es Sagitario A*, un agujero negro del espacio que apenas despertó

Cuando una sociedad nazi puso precio a la cabeza de Albert Einstein

Manuscrito de Einstein, a precio récord